Sector financiero: la OIT pide nuevas y urgentes políticas para abordar la creciente pérdida de empleos en el sector financiero

Páginas:49-49
RESUMEN

Representantes de trabajadores, empleadores y gobiernos realizaron un llamamiento urgente a favor de la adopción de nuevas políticas y medidas encaminadas a mitigar los graves efectos de la crisis financiera y económica en los más de 20 millones de trabajadores del sector financiero a escala mundial y a promover una recuperación económica sostenible. En el Foro de Diálogo Mundial sobre el Impacto de la Crisis Financiera en los Trabajadores del Sector Financiero, de dos días de duración y celebrado en la OIT, se señaló que una respuesta eficaz a la creciente contracción del empleo en el sector financiero debería equilibrar las necesidades económicas y reglamentarias con la repercusión en el empleo, las condiciones de trabajo, los requisitos en materia de cualificaciones y la protección social en el sector.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

Page 49

Un informe preparado para la reunión señala que, desde agosto 2007, unos 325.000 trabajadores del sector perdieron su puesto de trabajo, y un 40% de ellos desde octubre de 2008. Indica también que la cifra es probablemente más alta, y que el número de pérdidas de puestos de trabajo en el sector podría aumentar en los próximos meses a medida que la recesión se hace más profunda y se extiende hacia otros países.

En las conclusiones del Foro se insta al establecimiento de un diálogo entre empleadores, sindicatos y representantes de los trabajadores, y a que los despidos se utilicen únicamente como "último recurso" después de que se hayan agotado las demás alternativas.

En las conclusiones también se destacan las medidas prácticas que podrían adoptarse para atenuar la repercusión social de la crisis, entre las que figuran las siguientes:

* tener en cuenta los principios y derechos fundamentales en el trabajo, incluida la libertad sindical, el derecho de sindicación y a la negociación colectiva, e involucrar a los interlocutores sociales en el proceso de reforma en lo que concierne a la dimensión laboral y social;

* basar la reestructuración en el diálogo y la consulta entre dirección, sindicatos y representantes de los trabajadores;

* garantizar la empleabilidad de los trabajadores a través del desarrollo de las cualificaciones profesionales, la formación permanente y políticas activas en el mercado del trabajo para sostener el ajuste;

* mantener los avances en las políticas de igualdad, en especial, para el amplio número de mujeres que trabajan en el sector;

* dar un trato justo a los trabajadores con empleo atípico;

* coordinar las medidas para evitar las políticas proteccionistas que agravarían la crisis.

En las conclusiones también se alude a la Declaración Tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la política social de la OIT, la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo de 1998, la Declaración de la OIT sobre justicia social para una globalización equitativa de 2008, y las Conclusiones de la Conferencia Internacional del Trabajo 2007 relativas a la promoción de empresas sostenibles, como elementos clave de las respuestas políticas que deben formularse.

Por último, en las conclusiones se efectúa un llamamiento a la OIT para que continúe vigilando la repercusión de la crisis y las reformas en el empleo y en la dimensión social y laboral en el sector, elabore un plan de acción sobre estos temas en cooperación con gobiernos e interlocutores sociales, y ayude a gobiernos e interlocutores sociales a abordar la dimensión social y laboral de la crisis financiera y el proceso de reforma.

ALIMENTOS: SEMINARIO TÉCNICO TRIPARTITO SOBRE EL IMPACTO DE LA CRISIS DE LOS PRECIOS DE LOS ALIMENTOS EN EL TRABAJO decente

La OIT organizó un seminario de dos días de duración (5 y 6 de marzo de 2009) sobre la crisis mundial de los alimentos y su repercusión en el trabajo decente. La reunión recomendó una serie de medidas tendentes a alcanzar la seguridad alimentaria a escala mundial y a involucrar a las redes de organizaciones de empleadores y trabajadores en el desarrollo y la aplicación de planes nacionales con este fin. La OIT trabajará conjuntamente con el Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre la Crisis Mundial de la Seguridad Alimentaria de las Naciones Unidas para garantizar que el Trabajo Decente sea parte integral de la respuesta global a este problema.