FORTIN de la HOGUETTE, Philippe; Catecismo Real, 1645

Páginas:220-222
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 220

París. (1585-1668?)

Page 221

[8] El Rey [menor de edad a su instructor]: Mi gobernador, lo que acaba de decirme está completamente de acuerdo con cómo lo entiendo y es muy cierto que no hay que esperar sacarme partido por la fuerza. Recuerdo a estos efectos que cuando aprendía a andar, los que me ayudaban con dulzura me hacían recorrer más pasos y me atendían más que aquellos que me arrastraban tras de sí y ahora pienso que apenas habría sabido poner juntas mis letras, si hubiese sido tratado rudamente por mi preceptor. Y para probaros cuan agradable me parece esta forma de actuar, heme aquí, presto [9] para aprender todas las cosas que juzguéis que mi niñez sea capaz.

[10][...] [El instructor:] es a propósito, comenzar por el conocimiento de lo que somos. Así V.M. sabrá, si le place, que sois hombre, que sois cristiano y que sois Rey. Que en cuanto que hombre estáis unidos a toda la naturaleza humana que habiéndonos introducido en la comunidad de todos los bienes y todos los males que ello conlleva, os hace humano y tratable como a todo hombre que hay en el mundo. Habéis entrado en la comunidad desnudo, como ellos, sujeto al frio, al hambre [11] a la sed, a las enfermedades, a las heridas y a todas las fiebres y pasiones humanas y de esta sociedad de miseria debe nacer una compasión respectiva, que produzca en vos y en ellos una mutua vigilancia y bondad y es la primera alianza que tenéis en cualidad de hombre con todo ello, SIRE; [...]

[12] Además de ser hombre y de ser cristiano, sois Rey, es decir, que sois el primero en vuestro reino y la imagen visible de Dios en toda su extensión. En esta calidad, V.M. debe estar atento para no ser una mala copia de tan santo y tan adorable original, porque está en vuestra mano el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA