Voto Particular de Corte Interamericana de Derechos Humanos de 2 de Agosto de 2008. Caso Del Penal Miguel Castro Castro Vs. Perú. Serie C No. 181

Ponente:Cançado Trindade
Fecha de Resolución: 2 de Agosto de 2008
Emisor:Corte Interamericana de Derechos Humanos
Caso:Del Penal Miguel Castro Castro Vs. Perú
Acto:Interpretación de la Sentencia de Fondo, Reparaciones y Costas
Solicitante:República Dominicana

VOTO RAZONADO DEL JUEZ A.A. CANÇADO TRINDADE

  1. He concurrido con mi voto a la adopción de la presente Sentencia de Interpretación que viene de adoptar la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso de la Prisión de Castro Castro versus Perú, en la cual declara admisibles las demandas de Interpretación sometidas a su consideración tanto por el Estado recurrente como por los representantes legales (otros que la interveniente común) de un grupo de víctimas, y en la cual busca aclarar los puntos planteados por dichas demandas. Sin embargo, considero el razonamiento de la Corte insuficiente e insatisfactorio en relación con algunos puntos por ella abordados, por lo que me veo en la obligación de dejar constancia, en el presente Voto Razonado, de mi propio razonamiento, como fundamentación de mi posición sobre la materia tratada. Antes de pasar a los puntos sustantivos en cuestión, permítome trazar algunas consideraciones previas, a empezar por el contenido mismo, en particular, de la demanda estatal de Interpretación de Sentencia sometida a la consideración de la Corte.

    1. El Contenido de la Cuestión Central Objeto de la Sentencia de Interpretación de la Corte.

  2. Demanda Estatal de Interpretación.

  3. En su demanda de Interpretación de Sentencia, del 15 de marzo de 2007, en el presente caso de la Prisión de C.C., el Estado peruano se refiere a distintos puntos de la Sentencia de fondo y reparaciones en el cas d'espèce de esta Corte (del 25.11.2006), resumidos en la presente Sentencia de Interpretación que viene de adoptar la Corte (párrs. 2, 6, 12 y 28-32). La preocupación que se desprende de dicha demanda de interpretación, de 33 páginas, es, sin embargo, obtener de la Corte aclaraciones, en forma de obiter dicta, acerca de todo el conjunto de los miles de victimados en el conflicto armado interno peruano, o sea, las víctimas de los actos terroristas tanto del Sendero Luminoso como de agentes del Estado. En su demanda, el Estado argumenta tener presente la protección debida a la totalidad de estas víctimas, "sin asimetrías que corren el riesgo de ser percibidas como injusticias por la reacción concernida" (párr. 6.20).

  4. La Corte debe, naturalmente, atenerse a los hechos constantes de la demanda inicial, que conllevó a la Sentencia de fondo y reparaciones. El propio Estado recurrente declara, al inicio de su demanda de interpretación, que no busca de modo alguno una revisión de la anterior Sentencia de la Corte, ni una rediscusión de cuestiones de hecho o de derecho ya determinadas por la Corte (párr. 3.4). Declara, además, que, "honrando el principio pacta sunt servanda", respeta y acatará los mandatos emanados de la Sentencia de la Corte (párr. 3.2). Lo que busca el Estado recurrente son sobre todo aclaraciones sobre los puntos expuestos en su demanda de Interpretación de Sentencia, inclusive los avances doctrinales sobre "la responsabilidad de grupos no-estatales por violaciones de derechos humanos y delitos de lesa-humanidad" (párr. 6.2).

  5. Escritos Sometidos a la Corte sobre la Demanda Estatal de Interpretación.

  6. Varios escritos fueron presentados a la Corte en relación con la demanda de Interpretación de Sentencia interpuesta por el Estado. En uno de sus tres escritos (todos del 31.07.2007) sometidos a la Corte, la Representante legal e interveniente común de las víctimas (Sra. M.F. Tinta) observó que

    "Un conjunto considerable de víctimas representado por esta representación legal está constituido por familiares de personas que nunca estuvieron en detención, ciudadanos peruanos quienes nunca han sido sometidos a proceso penal alguno y contribuyentes de sus impuestos como todo ciudadano, así como víctimas directas del ataque a los pabellones 1A y 4B que fueron absueltos o indultados en los procesos que motivaron su detención y otros que habiendo sido sentenciados no son miembros de Sendero Luminoso. Este conjunto de víctimas por tanto no considera relevante para sí las consideraciones hechas por el Ilustrado Estado peruano en relación a un grupo minoritario de personas que serían miembros de Sendero Luminoso a cuyo nombre les corresponde pronunciarse a sus representantes legales. (...) La Sentencia de la Corte en el caso del Penal de M.C.C. es la afirmación de la recta ratio por sobre una lógica que pretende desdeñar el hecho que existen reglas de derecho también en las guerras y que existen normas de jus cogens que no son derogables ni en el caso extremo de una situación de conflicto armado y que no descansan en principios de reciprocidad.

    (...) Entre los deudos y familiares de los prisioneros que fueron asesinados o que sufrieron el ataque representados por la suscrita se encuentran todo tipo de personas, incluidas, miembros de la Policía peruana. Acaso ello sirva de reflexión al Estado peruano para entender que los efectos de lo sucedido al conjunto de personas afectadas por la masacre ocurrida en el Penal de Castro Castro alcanzó a todo sector de la sociedad peruana y que por tanto la insistencia en estigmatizar a dicho conjunto como ‘terroristas' que hemos visto reflejada en algunos sectores, se desdice con la realidad" (párrs. 7-8).

  7. A su vez, los abogados del "Grupo Canto Grande 92" de víctimas (Srs. D.C. y S.O.'Brien) señalaron, en su escrito del 01.08.2007, que la demanda estatal de interpretación se refería a entidades y personas no participantes en el presente proceso (p. 3), y que la condenación por el Estado al terrorismo tiene que darse mediante "procesos judiciales, conforme a los principios de un Estado de Derecho" (p. 8). Recordaron, al respecto, que la Corte Interamericana, en el caso L.B. versus Perú (Sentencia del 25.11.2004, párr. 91), dejó bien claro su "más enérgico rechazo" a la "violencia terrorista - cualesquiera que sean sus protagonistas - que lesiona a los individuos y al conjunto de la sociedad" (p. 11); asimismo, recordaron que la Corte Interamericana, en su Sentencia (del 25.11.2003, párr. 134.8-13) en el caso M.M.C. versus Guatemala, en su "ampliación del contexto histórico" del caso, "no pretendió condenar a ninguna entidad o persona ausente del proceso" (p. 4).

  8. De su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en su escrito del 01.08.2007, observó que la demanda estatal de interpretación se refiere a materias que "no fueron objeto de la litis, como lo reconoce el mismo recurrente" (párr. 5), y agregó que la Sentencia de la Corte en el presente caso de la Prisión de Castro Castro (párrs. 424-428) estableció con claridad que "las indemnizaciones deben ser entregadas a sus beneficiarios" (párr. 21). Finalmente, la Corte recibió un escrito (el 11.05.2007), en calidad de amici curiae, del Instituto de Defensa Legal (IDL) y de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDH), sometiendo nuevos argumentos a su consideración. Observaron que "la calidad de víctima de violación de los derechos humanos no depende de la conducta previa de la persona perjudicada", y sostuvieron que lo ocurrido en la Prisión de C.C. "fue un crimen cometido por agentes estatales", en el cual "deliberadamente se privó de la vida a 41 personas encarceladas en el citado centro penitenciario, violándose también otros derechos fundamentales de los internos e internas sobrevivientes" (párrs. 5-6).

  9. En seguida, el IDL y la CNDH solicitaron a la Corte que considerara, en su Sentencia de Interpretación,

    "el sufrimiento y los graves problemas sociales, económicos y políticos que Sendero Luminoso generó al Perú. Creemos que ello podría contribuir a que la sociedad peruana entienda mejor, y sin apasionamientos, el trascendental rol que cumple la Corte Interamericana en la defensa de los derechos humanos en la región (...).

    (...) Todo Estado tiene el deber de asegurar que todas las medidas adoptadas para combatir el terrorismo se ajusten a sus obligaciones contraídas en virtud del Derecho Internacional, en especial las normas de derechos humanos, el Derecho de los Refugiados, y el Derecho Internacional Humanitario.

    (...) [Según la Comisión de la Verdad y Reconciliación] Sendero Luminosos fue el causante del 54% de las víctimas del conflicto armado, siendo los pobres e indefensos la población más afectada. (...) Ésta fue una de las excusas - aunque no la única, por cierto - para que el Estado peruano reaccionara de forma abusiva y extrema y con ello aumentara el número de víctimas de graves violaciones de derechos humanos.

    (...) La ilustre Corte podría `ejercer una función narrativa' (...), enriqueciendo su análisis sobre el contexto histórico del conflicto armado interno vivido en el Perú (...). Ésta no sería la primera vez que la honorable Corte efectuara una ampliación del análisis del contexto histórico (...). En el caso M.M.C. versus Guatemala (2003), se realizó un breve análisis del contexto social que atravesaba Guatemala en el momento en que se produjo el lamentable asesinato de la investigadora y socióloga M.M.C." (párrs. 7, 14. 21-22 y 26-27).

  10. Nuevos Escritos Sometidos por las Partes.

  11. Más recientemente, el Estado sometió nuevos escritos, el 26.02.2008 sobre los beneficiarios de reparaciones con base en la Sentencia de fondo y reparaciones en el cas d'espèce y sobre el monumento "El Ojo que Llora", y el 23.07.2008 con datos adicionales a su demanda de interpretación[1]. La R. legal e interveniente común de las víctimas presentó, en su escrito del 26.03.2008 (recibido en la Corte el 03.04.2008), argumentos contrarios a los del Estado sobre estos puntos[2], y se refirió a la Sentencia de fondo y reparaciones de la Corte como "un triunfo de la razón y del Estado de Derecho"[3]. Tal como señalado en la presente Sentencia, los representantes de las víctimas, en sus observaciones del 30.07.2008, solicitaron a la Corte que desestimara el escrito del 23.07.2008 del Estado (párr. 18).

    1. Consideraciones Preliminares sobre la Referida Demanda de Interpretación de Sentencia.

  12. Fueron éstos, en suma, los argumentos principales sometidos a la Corte por los intervenientes en...

To continue reading

Request your trial