El papel de las Organizaciones No Gubernamentales y de la sociedad civil en el desarrollo del Derecho Internacional de los Derechos Humanos

Autor:José Antonio Gimbernat Ordeig
Páginas:164-169
164
16
El papel de las Organizaciones No
Gubernamentales y de la sociedad civil
en el desarrollo del Derecho Internacional
de los Derechos Humanos
José Antonio Gimbernat Ordeig
Al mirar el futuro, observo infinidad de oportunidades para
reforzar los vínculos que nos unen. Veo que la Organiza-
ción de las Naciones Unidas está profundamente conscien-
te de que para acometer un proyecto a escala mundial la
unión con la sociedad civil no es una alternativa, sino más
bien una necesidad. Observo que la Organización de las
Naciones Unidas reconoce la revolución de las ONG —como
el nuevo poder del pueblo— lo mejor que ha podido ocurrir
en nuestra Organización desde hace mucho.
Discurso del secretario general de la ONU,
KOFI ANNAN, ante la sociedad civil de Wellington,
Nueva Zelanda, el 29 de febrero de 2000
Los DD HH son una decisiva autoafirmación de lo mejor de la humanidad.
Hay que situar su raíz colectiva en el siglo XVIII. Deben ser entendidos dentro del
gran movimiento intelectual y ciudadano que en los siglos posteriores reivindicaron
la dignidad humana. Es en el siglo XX, tras el desastre que supuso la Segunda
Guerra Mundial, cuando toma fuerza la idea de que hay que crear una nueva Socie-
dad de Naciones, que superara la anterior fracasada, y consecuentemente habría
que proveerla de nuevas bases organizativas e intelectuales. En el centro de ellas
habría que situar los DD HH. Para garantizar la paz futura por medio de las nuevas
Naciones Unidas se consideró que ésta no sólo era un asunto de los Estados, sino
que debía implicarse lo que hoy llamamos sociedad civil. Desde el inicio de su
nueva andadura consecuentemente estuvieron presentes las organizaciones no
gubernamentales. Es significativo que sea así en sus primeros momentos, en los
que la mayor parte de la humanidad trataba de superar su mayor fracaso colectivo.
Las organizaciones civiles están activas desde el primer instante en el que se
elabora la Carta fundacional de las Naciones Unidas (en adelante la Carta). En ella,
con la colaboración de todos, se proclama que el código de convivencia para la
nueva humanidad, por el que se deben de regir los Estados en su mutua relación y
con respecto a los ciudadanos, deben ser los Derechos Humanos. De este modo, la
Carta plantea el futuro y para ello se decide desde el inicio que es necesaria la
elaboración de una Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Las posiciones de la Carta, tomadas una vez finalizada la contienda, habían
tenido su prolegómeno en el avance bélico y el conocimiento de sus atrocidades.
Derecho_Internacional.pmd 18/09/2009, 13:28164

To continue reading

Request your trial