Panamá y Noruega, los últimos grandes Estados marítimos que suben a bordo y ratifican el Convenio de la OIT sobre el Trabajo Marítimo de 2006

Páginas:50-
RESUMEN

Panamá y Noruega depositaron en febrero los instrumentos de ratificación del Convenio sobre el Trabajo Marítimo, 2006 en la OIT. Ésto significa que la gente del mar que trabaja en más del 40% de la flota mercante mundial (por tonelaje bruto) se verá amparada por las disposiciones sobre trabajo decente de dicho instrumento, una vez que entre en vigor.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

Page 50

Panamá, el Estado de abanderamiento más grande del mundo, cuya bandera es enarbolada por cerca del 25% de la flota mercante mundial, es la cuarta potencia marítima a nivel mundial en ratificar el Convenio, adoptado por la 94ª Conferencia Internacional del Trabajo (Marítima) en febrero de 2006, en Ginebra.

La ratificación por parte de Panamá es especialmente significativa ya que, combinada con las ratificaciones que han realizado otros Estados de abanderamiento fundamentales, Liberia, la República de las Islas Marshall y Bahamas (los tres grandes Estados siguientes en la clasificación), da lugar a que se cumpla con creces uno de los dos requisitos para la entrada en vigor del Convenio (al menos el 33% del tonelaje del transporte marítimo mundial). El progreso que se ha alcanzado en muchos otros países indica que el segundo requisito para la entrada en vigor del Convenio (la ratificación de al menos 30 países) se cumpliría en 2011.

La Secretaria de Estado en el Ministerio del Comer -cio y la Industria, Rikke Lind, subrayó la importancia de fortalecer los derechos de la gente del mar a escala mundial, para lo cual la ratificación del CTM, 2006, constituirá un aporte esencial. Noruega desempeñó un papel de liderazgo durante los más de cinco años de preparación que condujeron a la adopción del Convenio en 2006. La entonces Viceministra del Comercio y la Industria, Karin Yrvin, fue oradora especial invitada en la Conferencia Internacional del Trabajo en febrero 2006, cuando fue aprobado el Convenio.

Noruega también desempeñó un papel fundamental en el desarrollo de las directrices internacionales para las inspecciones del estado de abanderamiento y por parte de los estados rectores del puerto realizadas conforme al Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006, que fueron adoptadas en septiembre de 2008 por una reunión tripartita de expertos. La ratificación de Noruega transmite una significativa señal a otros países europeos, muchos de los cuales, junto con otros importantes Estados marítimos, han avanzado ya de manera sustancial en esta dirección.

"Superconvenio"

La adopción del Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006 (al que se denomina en ocasiones "super-convenio"), significó el acuerdo de gobiernos, armadores y gente del mar respecto a los requisitos internacionales exhaustivos relativos a las condiciones de trabajo y vida de estas personas, que además promueven la igualdad de condiciones para un transporte marítimo de calidad en el sector.

El Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006, además de proporcionar un "ámbito de actuación equilibrado" para los armadores, establece una "carta de derechos" para la gente del mar y está destinado a ser el "cuarto pilar" del régimen regulatorio internacional del transporte marítimo al complementar los principales Convenios de la Organización Marítima Internacional (OMI) sobre protección del medio ambiente y seguridad de los buques. Establece asimismo un sólido mecanismo de cumplimiento y ejecución de sus disposiciones basado en la inspección y la certificación por parte del Estado de abanderamiento de las condiciones de trabajo y vida a bordo de las embarcaciones. A tal mecanismo hay que añadir la inspección de los buques por parte de los Estados rectores de cada puerto, con el fin de garantizar el cumplimiento permanente entre inspecciones. El Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006 contiene asimismo disposiciones que permiten mantener su actualización respecto a las necesidades del sector y contribuyen a la consecución de una aplicación y una ejecución universales. Es un Convenio exhaustivo que reúne y actualiza 37 convenios existentes de la OIT y cubre las condiciones mínimas de trabajo para la gente del mar en un buque, así como lo relativo a condiciones de empleo, horas de trabajo y descanso, salarios, permisos, repatriación, alojamiento, instalaciones de esparcimiento, alimentación y servicio de fonda, seguridad en el trabajo y protección de la salud, atención médica, bienestar y protección social.