Palabras del Rector de la Universidad de Chile, Doctor Ennio Vivaldi Vejar.

Autor:Vivaldi Vejar, Ennio
Cargo:Discurso
 
EXTRACTO GRATUITO

Es un privilegio poder representar a la Universidad para agradecer a dos personas de extraordinaria trayectoria y a quienes la Universidad mucho debe a través de su carrera en el Instituto. También quiero agradecer al Instituto de Estudios Internacionales, por lo mucho y bien que ha hecho llevando adelante la vocación de representar el ideal de la Universidad de Chile. Me refiero al Director saliente y al Director entrante, que en sus discursos expresaron en forma manifiesta esa intención, esa combinación de lo que podríamos resumir como los valores de excelencia y compromiso. Por excelencia, entendemos un nivel académico que genere conocimiento, que forme nuevas generaciones y que sepa manejar, tratar y conocer los grandes problemas vigentes en un momento dado del desarrollo de la humanidad y del país. Por compromiso, la entrega de la Institución a una causa superior a los intereses de cada uno de los que participan en su labor, causa que si ustedes quieren representa a la Patria, al pueblo y, en algún sentido, a la humanidad, pero que nos sobrepasa y que tiene que ver con lo que es la vocación fundacional de esta Universidad.

Esa es la razón por la cual celebramos como creación de la Universidad a esta Institución, que nace dedicada a la formación de una nueva República, la República de Chile, cuya historia está indisolublemente ligada al área de las relaciones internacionales. Allí, la vocación pública se hace más evidente y en la cual la academia va desde lo más especifico, que es desde luego la defensa de nuestras fronteras como nación, hasta la forma en que posicionamos el pensamiento del país, la forma de ver el país, lo que son los grandes problemas de la humanidad o la comunidad internacional en un momento determinado, los temas de derechos humanos o la manera de relacionarse los países, los modelos económicos, el cambio e interacción de los modelos políticos y la representación de las corrientes en que se dan las relaciones entre los países.

Insisto en que este Instituto representa como pocos esta coexistencia de excelencia y compromiso. Quizá se puede tener excelencia sin compromiso, o al menos sin compromiso evidente o que esté presente en la conciencia de quien practica la excelencia, pero lo inverso no es posible, porque no se puede estar comprometido con una realidad si no se tiene de partida la tranquilidad espiritual y la conciencia de que va a hacerlo desde el mayor nivel de conocimiento alcanzable, es decir, desde la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA