El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales

Autor:Esteban Beltrán Verdes
Páginas:72-77
72
6
El Pacto Internacional de Derechos
Económicos, Sociales y Culturales
Esteban Beltrán Verdes
I. NUEVA URGENCIA: A LA BÚSQUEDA DE UN JUEZ PARA LA SALUD,
LA EDUCACIÓN Y LA VIVIENDA
«Todos los DD HH son iguales». Esta afirmación es impecable, incuestiona-
ble, correcta y nos deja a los defensores de DD HH técnicamente tranquilos.
Parte de un principio simple y revolucionario: los DD HH son universales, indi-
visibles e interdependientes. ¡Eureka, el mínimo común denominador de la hu-
manidad! Un chino, una española, un colombiano y un pakistaní deben tener
los mismos derechos.
Si realmente hay un precedente de Internet como herramienta global de co-
municación, estos son los DD HH. Hace exactamente 60 años la humanidad ha-
bía perdido 60 millones de seres humanos en la Segunda Guerra Mundial. Ese día
10 de diciembre de 1948 los gobiernos aprobaron la única Constitución planeta-
ria vigente hasta hoy: la Declaración Universal de Derechos Humanos. Treinta
artículos que transmitían un mensaje poderoso: toda persona tiene derechos; esa
es la esencia de nuestra humanidad. Cada persona tiene el deber de alzar su voz,
no sólo para reclamar sus propios derechos, sino también los de sus semejantes.
Treinta artículos buscando liberarnos «del temor y la miseria», treinta aldabonazos
a la conciencia que empezaban con «todos los seres humanos nacen libres e
iguales en dignidad y derechos» y reafirmaban «toda persona tiene todos los
derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de
raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen
nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición».
Sin embargo este impulso inicial se ha ido debilitando por la traición de los
gobiernos a la universalidad e indivisibilidad de los DD HH. El año 1966 fue clave
en la historia, y marca un punto de inflexión del que todavía no hemos logrado
recuperarnos. Se aprueban los pactos que desarrollaban la Declaración Uni-
versal y ésta se divide, para siempre, en derechos civiles y políticos y derechos
económicos, sociales y culturales.
El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, aprobado el 16 de di-
ciembre de 1966, prohíbe taxativamente la tortura, la pena de muerte a menores
de edad, la esclavitud, la detención o la prisión arbitrarias. No hay excepciones o
medias tintas y, además, si son violados estos derechos, cualquier persona tiene
derecho a interponer un recurso efectivo ante los jueces. En esta misma fecha se
aprueba el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Cultura-
les, el cual sin embargo no estableció la creación de un mecanismo internacional
Derecho_Internacional.pmd 18/09/2009, 13:2872

To continue reading

Request your trial