El Director General de la OIT celebra el rescate de los mineros chilenos

RESUMEN

El 13 de octubre, Juan Somavía, Director General de la OIT, expresó su profunda emoción por el operativo de rescate encargado de liberar a los 33 mineros atrapados bajo tierra durante más de dos meses en una mina al norte de Chile.

 
CONTENIDO

“Como Director General de la OIT y como chileno, comparto la emoción de tantos millones personas de todo el mundo al asistir al regreso de estos héroes desde las profundidades de la Tierra”, dijo Somavía en un comunicado emitido mientras el operativo de rescate de los trabajadores atrapados seguía su curso.

“Detrás de este impresionante hecho, hemos de admirar, sobre todo, la serenidad, el coraje, la organización y el amor a la vida demostrados por los mineros. Su fortaleza frente a la catástrofe nos asombró a todos y ha sido un incentivo constante para las tareas del rescate. Siento un profundo respeto por ellos”, dijo Somavía.

Somavía resaltó “la tenacidad, capacidad y eficiencia de todos los que unieron sus conocimientos, chilenos y extranjeros, públicos y privados, para perseverar en un gran logro colectivo”.

“Pero, por encima de todo, rindamos tributo a la solidaridad demostrada por las familias de los mineros y la nación entera, y a su confianza en que, lo que parecía imposible, era de hecho posible”, añadió.

En el comunicado, Somavía señaló que la odisea de los mineros había dejado muchas lecciones al mundo: “no podemos permitirnos olvidar cómo comenzó esta dramática historia: un grupo de mineros quedó atrapado bajo tierra, sencillamente, porque las medidas de seguridad aplicadas eran inadecuadas. La seguridad en el trabajo es una preocupación fundamental de la OIT”.

Somavía dijo que “en Chile, el tema de la seguridad en el trabajo es parte de la agenda conjunta cuya aplicación persiguen el Gobierno, los empleadores y los trabajadores. La OIT, guiada por los principios del trabajo decente, seguirá colaborando con ellos en la realización de los objetivos que establezcan”.

Agregó que, en cualquier caso, queda mucho por hacer para mejorar las condiciones de trabajo en la industria minera y en otras actividades peligrosas en todo el mundo.

“Según nuestras estimaciones, el sector de la minería emplea a cerca de 1% de la población activa mundial y, sin embargo, al mismo tiempo, concentra el 8% de los accidentes fatales… Cada día fallecen en el mundo 6.300 personas a causa de lesiones o enfermedades relacionadas con el trabajo, lo que representa más de 2.300.000 muertes anuales. A esto hay que añadir otros 337 millones de accidentes en el trabajo por año”, señaló.