Conferencia Internacional del Trabajo: la OIT insta a adoptar medidas enérgicas en materia de empleo

RESUMEN

La Conferencia anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) concluyó su reunión de 2010 con un firme llamamiento a favor de colocar el empleo y la protección social entre las prioridades de las políticas de recuperación.

 
CONTENIDO

Días antes del comienzo de la cumbre de líderes del G20 que tendrá lugar en Toronto, representantes de -la economía real”, es decir, delegados de gobiernos, empleadores y trabajadores de los 183 Estados miembros de la OIT, manifestaron su honda preocupación porque la recuperación de la economía mundial sigue siendo -frágil y desigualmente distribuida”, y agregaron que -en muchos mercados de trabajo la recuperación del empleo todavía no se equipara a la recuperación económica”.

Los delegados pidieron que se emprendieran acciones encaminadas a poner en práctica el Pacto Mundial para el Empleo de la OIT. El Pacto, que recibió un amplio apoyo durante la cumbre del G20 en Pittsburgh del pasado mes de septiembre, fue adoptado en una cumbre especial sobre la crisis realizada durante la Conferencia Internacional del Trabajo del año pasado.

Los delegados también expresaron un amplio apoyo al llamamiento del Director General Juan Somavía para forjar una estrategia política -equilibrada” encaminada a alcanzar una recuperación -rica en empleo”, así como a su advertencia de que las medidas de reducción del déficit anunciadas recientemente, especialmente las que apuntan a recortar el gasto social, podrían -afectar de manera directa al trabajo y a los salarios” en momentos en que persiste una débil recuperación económica y un alto nivel de desempleo.

La Conferencia reiteró su llamamiento a la OIT para que coloque el empleo pleno y productivo y el trabajo decente en un lugar central de las políticas económicas y sociales, con el objetivo de fortalecer la dimensión social de la globalización.

-Es urgente que la OIT desempeñe plenamente su papel frente a los desafíos que plantea la globalización”, dijo el Presidente de la Conferencia, Gilles de Robien, de Francia.

Los delegados de la Conferencia instaron a la OIT a reforzar su colaboración con las instituciones multilaterales, y en particular con las Naciones Unidas, el FMI, el Banco Mundial, reforzando la coherencia entre las políticas financieras, económicas, comerciales, laborales, sociales y medioambientales.

La Conferencia se desarrolló en un contexto de renovada preocupación por la continua crisis del empleo a escala mundial, que ha elevado el número de desempleados a más de 210 millones, lo que supone un registro sin precedentes, según señaló el Director General en su informe a la Conferencia, titulado -Recuperación y Crecimiento bajo el signo del Trabajo Decente”. El Sr. Somavía señaló que la OIT no había observado a lo largo del ejercicio ningún indicio significativo de reducción de la tasa mundial de desempleo, a pesar de los signos de recuperación económica.

Tanto los delegados de los gobiernos, como los de empleadores y trabajadores señalaron que la continua falta de una recuperación del empleo supone una -carga terrible” para los desempleados, al tiempo que socava los esfuerzos para crear -el entorno adecuado para que las empresas generen empleo”. Otros advirtieron del peligro de recortar las medidas de estímulo de manera prematura, lo cual -sólo empeoraría las cosas”.

-El mensaje de esta Conferencia ha sido bien claro: debemos ubicar el empleo en el centro de la recuperación. En lo que se refiere a la reunión del G20 en Toronto, esto significa cumplir con el compromiso de los líderes alcanzado en Pittsburgh, bajo el liderazgo del Presidente Obama, de ubicar al empleo en el núcleo de la recuperación”, dijo Somavía.

Agenda de la Conferencia

Los delegados debatieron asimismo una amplia variedad de asuntos, entre los que figuran las políticas de empleo, una nueva Recomendación sobre el VIH/SIDA, el trabajo doméstico y el efecto atribuido a las normas del trabajo de la OIT.

El 17 de junio, los delegados a la Conferencia respaldaron de manera abrumadora una nueva norma internacional del trabajo sobre el VIH y el SIDA y el mundo del trabajo. La Recomendación es el primer instrumento internacional de derechos humanos que se ocupa de manera específica del VIH y el ámbito laboral. Contiene disposiciones sobre programas de prevención y medidas de lucha contra la discriminación a escala nacional y en los lugares de trabajo, encaminados a reforzar la contribución del mundo del trabajo al acceso universal a la prevención del VIH, así como al tratamiento, la atención y el apoyo en relación con el virus.

La Conferencia aprobó también una resolución sobre su promoción y ejecución, en la que se invita al Consejo de Administración de la OIT a asignar más recursos para la aplicación efectiva de la nueva norma, y se exige el establecimiento de un Plan de Acción Mundial para lograr la aplicación generalizada de la norma y la remisión periódica de informes por parte de los Estados miembros de la OIT.

La Conferencia celebró igualmente un primer debate sobre nuevas normas internacionales del trabajo para los trabajadores del servicio doméstico. La adopción de tales instrumentos brindaría una oportunidad sin precedentes para facilitar el acceso a unas condiciones de trabajo decentes para este colectivo históricamente desfavorecido, compuesto principalmente por mujeres y niñas. Los instrumentos propuestos plantearían unas medidas de protección mínimas para los trabajadores domésticos en todo el mundo, teniendo en cuenta las especificidades de este tipo de actividad y su heterogeneidad. En junio de 2011 tendrá lugar un segundo debate sobre los instrumentos propuestos.

La Comisión para la Discusión Recurrente sobre el Empleo concluyó que la OIT y sus interlocutores sociales deben desempeñar un importante papel en el avance hacia la consecución del objetivo de establecer un marco macroeconómico centrado en el empleo, y pidió a la OIT que mejore y coordine su capacidad técnica y analítica con el fin de examinar las políticas macroeconómicas desde la perspectiva de las consecuencias para el empleo.

Durante la sesión plenaria, los delegados se refirieron al más reciente informe de la OIT sobre la situación de los trabajadores en los territorios árabes ocupados, en el que se pone de relieve cierta mejora de la situación económica en el territorio palestino ocupado, aunque sigue siendo precaria, sobre todo en Gaza.

El 11 de junio, los delegados examinaron además el Informe Global de la OIT sobre el trabajo infantil. En dicho documento se pone de manifiesto que los esfuerzos mundiales por erradicar las peores formas de trabajo infantil pierden impulso, y se advierte de que, si no se redoblan de manera significativa, el objetivo de 2016 no se alcanzará.

Normas internacionales del trabajo

El Comité de la Conferencia sobre la Aplicación de Convenios y Recomendaciones examinó 25 casos específicos que abarcan toda la gama de intereses abordados por la Comisión de Expertos en la Aplicación de Convenios y Recomendaciones en su informe remitido a la Conferencia (para más información, véase http://www.ilo.org/...).

El Comité celebró nuevamente una sesión especial sobre la aplicación por Myanmar del Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930 (núm. 29), como seguimiento a las medidas adoptadas en el contexto del artículo 33 de la Constitución de la OIT.

Este año, la Encuesta general analizada por el Comité de la Conferencia versó sobre los instrumentos del empleo, a la luz de la Declaración sobre la Justicia Social para una Globalización Equitativa de la OIT de 2008. Con la Encuesta se pretendió promover una mayor coherencia entre la actividad normativa de la Organización y la labor de ésta en materia de política económica y social, mediante un análisis de las leyes, las prácticas y las políticas de los distintos países en el ámbito del empleo.