Cooperación judicial civil en la Unión Europea. El cobro de las deudas

Autor:Fernando Gascón Inchausti
Páginas:906-909

    Otero García-Castrillón, C., Cooperación judicial civil en la Unión Europea. El cobro de las deudas, Madrid, Dykinson, 2007, 208 pp.

Las relaciones jurídicas transfronterizas no constituyen, a día de hoy, ninguna novedad. Tampoco son novedosos, desafortunadamente, los problemas adicionales que comporta el carácter transfronterizo de una deuda a la hora de reclamar judicialmente su cobro. La institución de un espacio de integración económica y jurídica como es -y aspira a ser cada vez más- la Unión Europea requiere una acción normativa encaminada a tratar de superar esos obstáculos, de modo que la obtención coactiva del cobro de las deudas impagadas no se vea dificultad por las fronteras nacionales y por las divergencias en los ordenamientos jurídicos internos. El final del camino debería conducir a que, tanto de iure como de facto, los titulares de créditos transfronterizos no satisfechos puedan recibir tutela judicial en iguales términos y condiciones que los acreedores nacionales.

Éste es el tema -y el problema- al que se enfrenta en este trabajo Carmen Otero García-Castrillón, Profesora de Derecho internacional privado en la Universidad complutense de Madrid, que se adentra con maestría en los delicados vericuetos de la construcción

del tan traído y llevado «espacio europeo de libertad, seguridad y justicia». Se trata, en efecto, de una materia que sólo puede abordarse -adecuadamente, se entiende- desde una perspectiva multidisciplinar, que obliga a combinar facetas internacionales y procesales: la dimensión internacional permite comprender cuál es el alcance actual de las competencias de las instituciones europeas para legislar en este ámbito, y explica, entre otras cuestiones, por qué los recientes reglamentos sobre el proceso monitorio europeo y el proceso europeo de escasa cuantía se ciñen a las reclamaciones de carácter transfronterizo; el enfoque procesal, por su parte, es necesario para comprender el funcionamiento de los instrumentos creados por las instituciones europeas para alcanzar el objetivo de agilización del cobro de deudas, así como su engarce con los sistemas jurisdiccionales de cada Estado miembro de la Unión Europea.

Pues bien, tras recorrer esta obra no le cabrá duda alguna al lector de que Carmen Otero demuestra un sólido manejo de ambas esferas y ha sabido construir, a lo largo de sus páginas, un sólido edificio dogmático en el que encuadrar la actividad normativa de las instituciones comunitarias en el ámbito del proceso civil. A tal fin, ha estructurado su trabajo en dos partes. La primera se centra en el papel que ocupan el Derecho procesal civil y la cooperación judicial civil...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba