Cuando el Nobel corona el diálogo social

Páginas:12-13
 
CONTENIDO
SALIDA DE LA POBREZA | REPORTAJE ESPECIAL
12
WORLD of WORK magazine
El ejemplo de Túnez demuestra asimismo
que el diálogo social a todos los niveles,
en la cumbre y en las bases, puede
contribuir a la lucha contra la pobreza. La
cooperación tripartita entre el gobierno y
los interlocutores sociales, así como la
negociación colectiva ecaz entre ellos,
fomenta una distribución más equitativa de
los ingresos y de la riqueza de un país.
Al conceder el Premio Nobel de la Paz de 2015 al Cuarteto
para el diálogo nacional, la Academia de los Premios Nobel
quiso reconocer su contribución a la preservación de los
avances democráticos de la revolución tunecina.
Entre las cuatro organizaciones premiadas se encuentran
los interlocutores sociales de Túnez, a saber, la Unión
General Tunecina del Trabajo (UGTT) y la Unión Tunecina
de Industria, Comercio y Artesanía (Utica)
Al preguntar a Mahmoud Ben Romdhane, Ministro
de Asuntos Sociales de Túnez, sobre la importancia
Cuando el Nobel
corona el diálogo social
CONSOLIDACIÓN DE LOS AVANCES
DEL DIÁLOGO SOCIAL
Con objeto de seguir fomentando el diálogo
social, la OIT puso en marcha en 2012 un
programa para fortalecer el marco institucional
de dicho diálogo, mejorar la capacidad de sus
actores tripartitos y consolidar la gobernanza
laboral en Túnez.
“Nuestro programa, nanciado por el Gobierno
de Noruega, está consolidando los resultados y
benecios del contrato social, suscrito el 14de
enero de 2013 en presencia de GuyRyder,
Director General de la OIT”, arma Samia
Chouba, coordinadora de la OIT en Túnez y
directora del proyecto de diálogo social.
Entre los factores necesarios cabe destacar
la promoción de las reformas económicas, el
empleo, la formación profesional, los sistemas
de seguridad social, el establecimiento
de un piso de protección social y la
institucionalización del diálogo social mediante
la creación de un Consejo Nacional para el
Diálogo Social.
Los interlocutores sociales rman en los locales de la
Inspección General de Trabajo y Conciliación en Túnez
un acuerdo que evita el conicto.
SALIDA DE LA POBREZA | REPORTAJE ESPECIAL
13
revista TRABAJO
SPECIAL 2015 ISSUE
EL DESEMPLEO JUVENIL, UN OBSTÁCULO PARA EL DESARROLLO
“El desempleo juvenil no sólo constituye una lacra
para Túnez, sino también para otros países de la
región. Es un obstáculo para el desarrollo y la lucha
contra la pobreza”, arma Mohamed Ali Ould Sidi,
Director de la Ocina de la OIT para los países del
Magreb.
Habida cuenta de ello, la OIT fomenta con carácter
prioritario el empleo en la región, en particular
en las economías rurales e informales. También
subraya la necesidad de adoptar medidas para
hacer frente al desempleo juvenil. El reforzamiento
de la capacidad de las mandantes tripartitas para
contribuir de forma más ecaz a un crecimiento
equitativo e inclusivo constituye asimismo una
necesidad acuciante.
“La OIT está dispuesta a colaborar con los
gobiernos y los interlocutores sociales en Túnez,
así como en otros países, para afrontar este reto.
Urge devolver la esperanza a los jóvenes y evitar la
trampa del extremismo que conlleva desilusión”,
concluye Ould Sidi.
de los interlocutores sociales en la preservación de los
avances democráticos, su respuesta es tajante: “Fueron estas
organizaciones las que permitieron que Túnez solucionara
la crisis de su transición política (...), que podría haber dado
lugar a una grave situación si no hubieran tomado la iniciativa
para acometer el diálogo con todos los partidos políticos.
En su ocina, situada a tan sólo varias docenas de
metros de la entrada a la Medina de Túnez, el Secretario
General de la UGTT, Houcine Abassi, nos da la bienvenida.
Desde que se le concedió el Premio Nobel ha recibido
numerosas visitas.
“Cumplimos con nuestro deber nacional, por nuestro
país y nuestro pueblo (...) Todo el mundo conoce nuestras
diferencias de opinión con la Utica como interlocutores
sociales, pero al ser conscientes de los peligros que
amenazaban al país, consideramos que nuestro acuerdo
enviaría un claro mensaje a los partidos políticos y a la
sociedad del país en aras del interés de Túnez”, recuerda.
En el moderno edicio que alberga su sede, alejado
del centro de la ciudad, la presidenta de la Utica, Wided
Bouchamaoui, recibe también numerosas solicitudes de
entrevista. Al evocar la percepción externa del diálogo entre
la UGTT y su organización en aquel momento, su respuesta
es acorde con la de Houcine Abassi.
“No estábamos acostumbrados a ese tipo de relación entre
empresarios y sindicatos porque anteriormente sólo nos
reuníamos cada tres años para llevar a cabo negociaciones
de índole social. Logramos entablar un diálogo, pese a las
múltiples diferencias que nos distancian, reconoce.
Mahmoud Ben Romdhane,
Ministro de Asuntos
Sociales de Túnez
Houcine Abassi,
secretario general de
la UGTT
No obstante, el diálogo social en Túnez no sólo tiene
lugar a alto nivel, sino también en las bases. Los procesos
de conciliación se apoyan en una larga tradición que evita
el conicto. En el barrio de Al Beb Khadhra de Túnez nos
dirigimos a la sede de la Inspección General de Trabajo
y Conciliación. Durante la tarde que pasamos en ella se
celebraron dos reuniones de conciliación en presencia
de un facilitador de la inspección de trabajo y varios
representantes de la UGTT y la Utica. La negociación
es ardua y el tono de las voces se eleva. Pero al nal se
alcanza un acuerdo provisorio.
“Si bien el número de conictos ha aumentado, en
2015 logramos alcanzar un acuerdo para el 75 por ciento
de los casos de conictos laborales colectivos”, arma
Foued Ben Abdallah, Director General de la Inspección
General de Trabajo y Conciliación. Sin embargo, reconoce
que la mejora del sistema debería proseguir mediante el
establecimiento de un Consejo Nacional para el Diálogo
Social.
Tras la sesión de conciliación los negociadores de la
Utica y la UGTT dejan de lado sus diferencias y muestran
su satisfacción por la obtención del Premio Nobel, que
consideran un honor para todo el país. Se hacen eco de
sus líderes nacionales e insisten en que el Nobel exige una
mayor responsabilidad, especialmente si se tiene en cuenta
la coyuntura económica y social actual. También subrayan
la importancia de los retos que aún queda por superar,
un mensaje que transmiten por igual todas las partes, de
Túnez a Sidi Bouzid.
Wided Bouchamaoui,
presidenta de la Utica