Moral de la guerra y de la paz

Autor:Carlos Corral Salvador
Páginas:177-193
177
CAPÍTULO XIII. MORAL DE LA GUERRA Y DE
LA PAZ
Con la evolución desarrollada sobre todo a partir de la II
Guerra mundial, la Ética de la guerra (atinente al ius ad bellum
[derecho a la guerra] y al ius in bello [derecho en la guerra]
ha quedado desplazada y hasta sustituida –como sostiene G.
Higuera200– por la Ética de la Paz.
1. Moral de la guerra
La guerra no deja de ser en toda hipótesis una cruel patolo-
gía de la realidad en transformación de la paz y de la conviven-
cia. Por guerra se entiende, pues, “una situación de violencia
entre dos o más Estados, acompañada de la ruptura de las
relaciones pacíficas201”. Con todo, hay que distinguir entre la
Moral atinente al ius ad bellum y la atinente al ius in bello.
Respecto a la guerra en general, como aprecia Juan Pablo
II, en la Encíclica Centessimus Annus [CA n. 17 y 25]
200 “Guerra y paz”, en Manual de Doctrina Social de la Iglesia (Madrid,
BAC 1993) 791-814.
201 Verdross, O. c., 408.
Carlos Corral Salvador
178
“El contenido de la libertad se transforma entonces en
amor propio, con desprecio de Dios y del prójimo; amor
que conduce al afianzamiento ilimitado del propio interés
y que no se deja limitar por ninguna obligación de justicia
[n. 17].
Por otra parte, el hombre creado para la libertad lleva
dentro de sí la herida del pecado original que lo empuja con-
tinuamente hacia el mal y hace que necesite la redención.
Esta doctrina no sólo es parte integrante de la revelación
cristiana, sino que tiene también un gran valor hermenéu-
tico en cuanto ayuda a comprender la realidad humana.
El hombre tiende hacia el bien, pero es también capaz del
mal; puede trascender su interés inmediato y, sin embargo,
permanece vinculado a él” [n. 25 c].
Este error precisamente llega a sus extremas consecuencias
durante el trágico ciclo de las guerras que sacudieron Europa
y el mundo entre 1914 y 1945.
1.1. Moral de la guerra atinente al ius ad bellun
En la doctrina clásica su fundamento era la teoría del be-
llum iustum (guerra justa) que, remontando hasta el derecho
fecial romano, fuera profundizada por S. Agustín y alcanzara
su madurez en el tomismo, y en particular con Vitoria y Suárez.
Posteriormente con el fin de la I guerra mundial, dicha teoría
volvió a renacer sobre todo a través de Kelsen y Guggenheim.
Con una diferencia: de que para estos era concebida como
reacción contra un hecho ilícito, mientras que para aquellos,
estaba también justificada como una violación del derecho
natural.
Con el Pacto de la Sociedad de Naciones se establecía el
principio que prohíbe en cualquier circunstancia todas las
guerras, aun la emprendida contra un acto ilícito, antes de la

To continue reading

Request your trial