La migración debería ser una opción: Relato sobre Sharmila

Autor:Hans von Rohland - Marcel Crozet
Páginas:6-12
 
CONTENIDO
NEPAL | REPORTAJE ESPECIAL
6
WORLD of WORK magazine
Relato sobre Sharmila
En Nepal, casi uno de cada cuatro hogares cuenta con un miembro familiar
que trabaja en el extranjero; en su conjunto, esos trabajadores remiten a su
país de origen el equivalente a una tercera parte del producto interno bruto de
Nepal. La OIT presta apoyo al país para promover vías de migración equitativas
y formular políticas orientadas al mercado de trabajo que fomenten el empleo
y los medios de vida en el país de origen. Estas actividades facilitan las
actividades de recuperación de los efectos del terremoto, habida cuenta de la
disminución de las remesas de los trabajadores migrantes.
Por Hans von Rohland y Marcel Crozet (fotografías)
CHARIKOT (NEPAL) – Sharmila Rai Gurung, de 27 años,
vive con su suegra y sus dos hermanos menores que aún van a
la escuela en Charikot, localidad a la que se accede tras recorrer
durante seis horas una tortuosa carretera desde Katmandú, la
capital de Nepal.
Las personas que visitan Charikot no dejan de sorprenderse
por el contraste existente entre el exuberante y espléndido
paisaje de la zona, una de las preferidas por los acionados al
senderismo y a la aventura, y la difícil vida de sus habitantes.
La familia de Gurung vive en una parcela que arrienda por
10.000 rupias nepalesas anuales (aproximadamente 92 USD),
y obtiene sus ingresos del cultivo de hortalizas y la cría de aves.
Su antigua casa de tres plantas, situada en una zona elevada
sobre la colina, quedó destruida tras el terremoto de 2015. Solo
queda en pie un muro de lo que antaño fue su hogar.
Cuando el marido de Gurung regrese de Dubái dentro de
un mes, probablemente ambos se quedarán a vivir en Nepal
durante el resto de su vida. La pareja ha adquirido un terreno
en el que prevén construir su propia vivienda y tener hijos.
Gurung había viajado a Arabia Saudita hace diez años, con
solo 16 años, con un pasaporte en el que guraba una edad
falsa de 26 años, puesto que entonces la edad mínima para
trabajar en el servicio doméstico en ese país era de 25 años.
“Éramos siete hermanos y mis padres eran pobres. De ahí
que me alentaran a emprender el camino de la emigración,
señala Rai Gurung.
Gurung había utilizado una vía ilegal de migración a través
de la India, país en el que permaneció un mes antes de viajar a
la península arábiga.
Pagó 35.000 rupias nepalesas (318 USD) a un agente de
contratación en la India. Tardó seis meses en obtener un
permiso de trabajo de las autoridades sauditas. Durante los
primeros nueve meses, el cabeza de familia no le permitió
hablar con los demás miembros de su familia. Puesto que sus
tres primeros meses de trabajo fue un período de prueba, solo
percibió el equivalente a 8.000 rupias nepalesas (74 USD), en
lugar de 10.000 rupias nepalesas (92 USD), según se estipulaba
en el contrato que convino con la agencia de contratación india.
Después de dos años, su primo le encontró un
empleo en Omán, país en el que él ya trabajaba. Allí las
autoridades descubrieron que la edad que guraba en el
pasaporte de la Sra. Gurung no era la verdadera. Tuvo
suerte al poder permanecer en el país.
Gurung pasó dos años (de 2010 a 2011) en Omán, y
posteriormente regresó a Charikot, pero al no poder encontrar
un empleo, volvió a migrar, en esta ocasión a Kirguistán. Por
último, pasó dos años en el Iraq asolado por la guerra, porque
el agente de contratación nepalés le engañó en relación con su
destino. No obstante, logró ahorrar el dinero necesario para
comprar una parcela de terreno en Charikot.
ESTANCIA EN NEPAL
Tras su última experiencia migratoria, Gurung
decidió permanecer en Nepal, lugar en el que amplió sus
conocimientos sobre avicultura gracias al apoyo de la OIT y
POURAKHI, su organización asociada nepalesa, encargada de
la elaboración de una guía práctica en el marco del Programa de
Cooperación OIT-Departamento de Desarrollo Internacional del
LA MIGRACIÓN
DEBERÍA SER UNA OPCIÓN
NEPAL | REPORTAJE ESPECIAL
7
revista TRABAJO
SPECIAL 2015 ISSUE
NEPAL | REPORTAJE ESPECIAL
8
WORLD of WORK magazine
Gobierno del Reino Unido sobre contratación equitativa y trabajo
decente para las trabajadoras migrantes de Asia meridional y
Oriente Medio (“Trabajo en Libertad”). El programa se destina
a unas 200.000 mujeres y niñas de Asia meridional, incluidas
40.000 en Nepal.
En la actualidad, los ingresos de Gurung oscilan entre
15.000 y 20.000 rupias nepalesas (entre 138 y 184 USD)
mensuales, más de lo que ganaba habitualmente en el
extranjero. “Aún debo ocuparme de mi familia. Pero si trabajara
a tiempo completo podría duplicar esos ingresos. Ahora
deseo quedarme aquí; si hubiera sabido antes que existían
estos cursos no hubiera atravesado la India para trabajar en el
extranjero, pero entonces no sabía que existían”, arma Gurung.
Esta antigua migrante nos relató su experiencia migratoria
en una reunión de uno de los grupos de orientación celebrada
en el marco del programa “Trabajo en libertad”. Esas reuniones
tienen por objeto fomentar el intercambio de opiniones y la
adopción de decisiones fundadas sobre la migración entre
antiguos trabajadores migrantes y trabajadores que estudien la
posibilidad de migrar, así como facilitar las vías de migración
lícitas que eviten la explotación laboral y el tráco de mano de
obra.
Sabitai Karki, de 17 años de edad, también asistió a la
reunión informativa y escuchó atentamente el relato de
Sharmila. Al preguntársele si aún deseaba marcharse después
de lo que había escuchado, armó que anhelaba una vida
mejor y que pensaba que la migración es segura. “Mi hermano
se informará por mí, pero opino que mi experiencia será
satisfactoria, por lo que he podido deducir de las sesiones
informativas en las que he participado”.
Le queda un año para tomar una decisión, ya que aún no
ha cumplido 18 años. Sharmila podría haber decidido migrar
siendo aún demasiado joven. Pero en aquel momento no
existían en Nepal asesores sociales como Saangita Pokharel
para organizar este tipo de sesiones informativas.
ADOPCIÓN DE UNA DECISIÓN FUNDADA
Posteriormente nos reunimos en el mismo lugar con
otra joven, Pratima Poudel, de 23 años. Casada y madre
de una hija de tres años, posee un salón de belleza en
Charikot.
Tras haber previsto ir a trabajar en Dubái, decidió
quedarse. Ya tenía todos los documentos necesarios,
pero no estaba de acuerdo con el precio que le pedía su
Tras muchos años en el extranjero, Sharmila Rai Gurung ha decidido quedarse con su marido en Nepal.
Pratima Poudel y su sueño de un salón de belleza en Nepal
NEPAL | REPORTAJE ESPECIAL
9
revista TRABAJO
SPECIAL 2015 ISSUE
Quedarse o marcharse: la educadora aconseja a la madre y
la hija de la familia Tamang
agente de contratación, que le exigía 150.000rupias
nepalesas, alrededor de 1.380 USD, por sus servicios.
La organización POURAKHI le ayudó a formarse como
esteticista y le proporcionó varias herramientas de base
para poner en marcha su salón; también obtuvo un
préstamo bancario para abrir una pequeña tienda de
alimentación.
“Estoy satisfecha con mi decisión y deseo permanecer
en Nepal”, arma.
Para las personas que no pueden desplazarse durante
dos horas para asistir a esas sesiones informativas,
educadores a domicilio como Samana Budhathoki
visitan a las personas que estudian la posibilidad de
migrar. Al día siguiente conocimos a esta mujer de
21años. No duda en viajar durante dos horas para visitar
a dos de sus clientes que viven en una parcela situada en
la ladera en la que se estableció Sharmila Rai Gurung.
La educadora vive en una casa que resultó
parcialmente dañada por el terremoto de 2015; la
vivienda contigua quedó totalmente derruida. Las
mujeres a las que hoy visita, madre e hija, también han
perdido su hogar, y actualmente viven en un edicio
improvisado; utilizan el sótano de su antigua vivienda
como almacén. La madre siguió una formación sobre
cultivo de hortalizas y recibió una pequeña subvención
del programa “Trabajo en libertad” para poner en
marcha un pequeño negocio.
Su hija, Manisha Tamang, de 22 años, desea viajar
a Dubái como empleada doméstica, o trabajar en una
empresa procesadora de café. Budhathoki le informará
sobre el proceso de migración para evitar que tenga que
afrontar las mismas dicultades que encontró su madre,
Sushila Tamang, de 48 años, cuando emigró.
Sushila viajó al Líbano, país en el que la familia
para la que trabajaba la encerró en su casa, antes de
que pudiera huir para encontrar trabajo con una
mujer de edad avanzada, a la que prestaba cuidados
durante jornadas ininterrumpidas y sin vacaciones,
con la obligación de permanecer siempre en casa. En
La educadora Samana Budhathoki frente
a su casa, que resultó gravemente
dañada por el terremoto
NEPAL | REPORTAJE ESPECIAL
10
WORLD of WORK magazine
Nepal había abonado 40.000 rupias nepalesas (368 USD)
a un agente de contratación para obtener ese empleo.
“Los ingresos que obtuve durante el primer año en el
extranjero no fueron sucientes para pagar los intereses
(35%) del préstamo que solicité con objeto de abonar
las 40.000rupias nepalesas a la agencia de contratación,
arma Sushila.
Por otro lado, su hija no vio a su madre durante tres
años. “Si hubiera recibido anteriormente formación sobre
cultivo de hortalizas no habría emigrado al Líbano”, añade
la madre.
CENTROS DE RECURSOS PARA LA
MIGRACIÓN
Los Centros de recursos para la migración (CRM)
situados en Katmandú y en varios distritos de Nepal, entre
ellos Charikot, refuerzan la oferta del programa “Trabajo
en libertad” a las personas que sopesan la posibilidad de
migrar al extranjero.
El CRM de Charikot forma parte de la administración
gubernamental que expide pasaportes. Las personas
que no disponen de tiempo suciente pueden consultar
una lista de vericación para migrantes, y el resto puede
acudir a la ocina del CRM; en ella nos reunimos con
Roshana Gautam, funcionaria del CRM, y con dos futuras
migrantes que acaban de obtener su pasaporte, Ishwari
Budhathaki, de 26 años, que lleva un vestido tradicional de
Nepal y prevé viajar a Dubái como trabajadora doméstica,
y Sunita Karki, de 20 años, que viste atuendos occidentales
y desea estudiar en un país de habla inglesa.
En Katmandú, la OIT brinda asistencia desde 2015 a
la Junta de Promoción del Empleo en el Extranjero y al
Departamento de Empleo en el Extranjero para gestionar
un centro de información en la “Ciudad del trabajo,
con nanciación de la UE. La “Ciudad del trabajo” es un
complejo de edicios con varias ocinas administrado por
el Ministerio de Trabajo y Empleo en el que docenas de
migrantes esperan pacientemente a que se les llame para
obtener los documentos que necesitan para migrar.
Cada trabajador aporta una contribución de
1.000rupias nepalesas (9,20 USD) al Fondo por el
Bienestar de los Migrantes en la ocina que un banco
local posee sobre el terreno. Esa cuantía cubre el riesgo
de incapacidad y de fallecimiento, y es necesario abonar
de 5.000 a 6.000 rupias nepalesas adicionales (46 a
55,20USD) para contratar un seguro de vida obligatorio.
En la Ciudad del trabajo existe asimismo una ocina que
proporciona servicios de traducción de documentos.
La puesta en marcha de la “Ciudad del trabajo” en 2014
pone de maniesto el objetivo del Gobierno de Nepal de
NEPAL | REPORTAJE ESPECIAL
11
revista TRABAJO
SPECIAL 2015 ISSUE
unicar la prestación de todos los servicios relacionados
con el empleo en el extranjero. Un año después, el
Gobierno de Nepal estableció la política de “visado
gratuito, billete gratuito, en virtud de la cual las personas
que deseen migrar no deben pagar más de 20.000rupias
nepalesas (184 USD) a las agencias de contratación
privadas en concepto de costos y tarifas de tramitación,
y el empleador debe sufragar los costos de los billetes y
del visado. La reglamentación se aplica con respecto a
siete países de destino, a saber, Arabia Saudita, Bahrein,
Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Malasia, Omán y Qatar.
“También se alienta a recurrir a los servicios que se
presta en la ‘Ciudad del trabajo’ a aquellos trabajadores
que utilizaron vías irregulares de migración y que, en
consecuencia, no se inscribieron previamente, con objeto
de llevar a cabo un proceso de regularización”, según
explica Niyama Rai, Coordinadora Nacional del Proyecto
de la OIT para el programa FAIR (Programa integrado
sobre contratación equitativa). Financiado por la Agencia
Suiza para el Desarrollo y la Cooperación, el programa
FAIR constituye un nuevo programa piloto para promover
prácticas equitativas de contratación entre Nepal y
Jordania en relación con los trabajadores migrantes en el
sector de la industria de la confección.
NEPAL | REPORTAJE ESPECIAL
12
WORLD of WORK magazine
FORMACIÓN DE LOS TRABAJADORES
MIGRANTES
La organización de cursos de formación de 210 horas
de duración sobre tareas de servicio doméstico y
conocimientos lingüísticos de base, de carácter obligatorio
para todos los trabajadores migrantes que viajen a Oriente
Medio a n de realizar tareas de servicio doméstico, es otro
de los principales programas ofrecidos a las trabajadoras
migrantes. La Junta Nepalí de Promoción del Empleo en el
Extranjero, dependiente del Ministerio de Trabajo y Empleo,
ha facultado a 17 institutos de formación privados para
impartir dichos cursos. El programa “Trabajo en libertad”
prestó apoyo técnico al gobierno para revisar los programas
académicos de esos centros de enseñanza e impartió
capacitación a los instructores de dichos institutos.
Las mujeres que participan en el curso de idiomas de
Sakura Associates, uno de los institutos localizados en
Katmandú, nos dan la bienvenida en la sala con el saludo
en árabe “Salam aleikhoum”. Además de hebreo o árabe
aprenden a planchar, limpiar, cocinar y cuidar de niños o
personas de edad avanzada (en el caso de las que viajan a
Israel).
En este lugar conocemos a Shobha Sapkota, trabajadora
doméstica retornada de 38 años de edad. Puesto que su
marido padecía parálisis y era incapaz de trabajar, decidió
marcharse a Kuwait durante cinco años para brindarle
ayuda a él y a sus hijos.
“No conocía el idioma... el propietario me gritaba y yo me
sentía muy aigida”, recuerda. “Al principio trataban mejor a
su perro que a mí, pero cuando empecé a hablar su idioma
y aprendí a ocuparme de los niños, dejaron de gritarme”.
Shobha solo necesitó tres meses para adquirir nociones
básicas de árabe, y posteriormente mantuvo una buena
relación con su empleador. Este le procuró un nuevo
empleo en un supermercado de Kuwait, en el que
trabajaba únicamente doce horas al día, y seis días y
medio por semana, a diferencia del empleo con dedicación
permanente que había tenido anteriormente con la familia
para la que trabajaba.
Shobha opina que el proceso de formación reducirá
sustancialmente el tiempo necesario para adaptarse al
nuevo entorno en el extranjero: “En la actualidad, en Nepal
disponemos de un medio de aprendizaje idóneo antes de
marchar al extranjero; cuando abandoné el país por primera
vez no existía dicho medio”. Maniesta su deseo de ir a
Dubái, aunque mejor informada y con un mayor grado de
capacitación y preparación. “Si nuestro empleador está
satisfecho, nosotros también lo estaremos”, añade.
“En los últimos tres meses, más de 2.000 trabajadores
domésticos migrantes han superado nuestros cursos,
y el apoyo de un consultor internacional de Bahrein ha
permitido ampliar a 210 días la duración de la formación,
que hace cinco años era de 120 días; actualmente se
hace más hincapié en la enseñanza de idiomas y en las
competencias profesionales”, arma Khem Bhandari,
director de Sakura Associates.
Sanju Nepali, que también es trabajadora doméstica,
sostiene a su hija de dos años en su regazo. La niña
permanecerá al cuidado de una institución mientras su
madre trabaje en el extranjero, puesto que no tiene padre
ni parientes. ¿Recordará la pequeña a su madre cuando
regrese después de dos años?
En el último ejercicio scal, en la “Ciudad del trabajo
se expidieron alrededor de 500.000 permisos de migración
laboral, y el gobierno concedió 757 licencias a agencias de
contratación acreditadas. Dichas licencias pueden revocarse
en caso de abuso o fraude. Miles de personas acuden a este
lugar para obtener folletos informativos sobre los países
de destino y solicitar asesoramiento e información que les
permita adoptar una decisión fundada.
“Nos inquieta en gran medida que menos del 10%
de los permisos tramitados en la ‘Ciudad del trabajo’ de
Katmandú se conceda a nepalesas, según se desprende
de datos ociales, y que solamente una pequeña parte de
las personas que acuden al CRM sean mujeres. Muchas
de ellas siguen escogiendo el método más arriesgado que
constituyen las vías de migración ilícita, que en la mayoría
de las ocasiones pasan por la India, como consecuencia de
una serie de complejos factores”, arma Rai.
En el pasado mes de diciembre, con motivo del
50ºaniversario de la asociación OIT-Nepal, el Director
General de la OIT, Guy Ryder, visitó la Ciudad del trabajo.
Al preguntársele por sus impresiones señaló que “la
migración no debería ser una obligación, sino una opción”.
Pidió que se ampliaran las iniciativas de contratación
equitativa y que se formularan políticas al respecto
aplicables a todos los trabajadores migrantes del país, en
particular a los que proceden de las regiones más distantes.