XLVIII. Liberalismo y democracia global

Autor:José Manuel Aguilar de Ben
Páginas:183-185
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 183

XLVIII

LIBERALISMO Y DEMOCRACIA GLOBAL


30.03.05

Grandes estados del mundo han experimentado con soluciones finales, con dictaduras militares, personales y hereditarias, como solución a la organización social de los estados. Grandes estados del mundo han experimentado con revoluciones cuando las evoluciones no eran posibles, que luego han desembocado en totalitarismos, partidos únicos y poderes dictatoriales para sus líderes. Algunos quisieron proyectar sus modelos totalitarios hacia otras naciones y regiones. Todos esos experimentos sociales se han hecho con grandes sacrificios humanos, que si bien permitieron salir de situaciones serviles a millones de rusos y chinos por ejemplo, no resolvieron la participación ciudadana en la conducción de los asuntos de interés de los ciudadanos.

Las democracias occidentales con sus grandes olvidos y sus grandes agravios coloniales, son sin embargo las que tienen un modelo de organización social más participativos de la ciudadanía en la conducción de los asuntos del Estado. Ha sido un modelo liberal. Democracia y liberalismo están intrínsecamente unidos, incluso cuando en régimen liberal, llegar al gobierno, partidos no liberales, y subsisten con regimenes monárquicos de origen absolutista. El Reino Unido y el Reino de España son buenos ejemplos de ello.

Sin embargo el actual proceso de expansión y consolidación de los sistemas democráticos como forma de gobierno en gran número de países miembros de Naciones Unidas, evidencia que el modelo democrático liberal a veces unido a nefastas políticas económicas “neoliberales”, pero no siempre ni necesariamente, es el modelo que mejor garantiza la libertad individual, la libertad política y el respeto de los derechos humanos en justicia.

Por eso cuando se plantea cómo logran instituciones democráticas globales, que puedan resolver los grandes desafíos globales humanos

Page 184

y naturales, de la humanidad y del planeta, hay que reconocer que solamente mediante un proceso gradual de implantación de instituciones democráticas liberales progresistas se podría llegar a una organización democrática global en libertad.

Lejos de achacar a los liberalismos particulares en determinados momentos históricos la culpa de los males de un nación, como ha siglo tan frecuente en España durante el siglo pasado, y aún en la alborada del presente siglo y milenio, debe reconocerse al liberalismo, haber contribuido a superar el absolutismo político y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA