A lo largo de 2011 continuará una débil recuperación del empleo

Páginas:42-44
RESUMEN

Habida cuenta de que las cifras oficiales del desempleo mundial han alcanzado unos niveles sin precedentes por tercer año consecutivo desde el comienzo de la crisis económica, la OIT señaló en su estudio anual sobre las tendencias mundiales del empleo1 que es probable que la débil recuperación observada continúe durante 2011, sobre todo en las economías desarrolladas. el informe señala asimismo que el empleo juvenil es una prioridad a escala mundial.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

Page 42

Habida cuenta de que las cifras oficiales del desempleo mundial han alcanzado unos niveles sin precedentes por tercer año consecutivo desde el comienzo de la crisis económica, la OIT señaló en su estudio anual sobre las tendencias mundiales del empleo1que es probable que la débil recuperación observada continúe durante 2011, sobre todo en las economías desarrolladas. el informe señala asimismo que el empleo juvenil es una prioridad a escala mundial.

Page 43

Tendencias Mundiales del Empleo 2011 señala las marcadas diferencias en la recuperación de los mercados de trabajo, con niveles persistentemente elevados de desempleo y un creciente desánimo en los países desarrollados, y con un aumento del empleo y con continuos niveles elevados de empleos vulnerables y de trabajadores pobres en las regiones en desarrollo. Estas tendencias contrastan de forma radical con la recuperación que reflejan diversos indicadores macroeconómicos fundamentales: el PIB mundial, el consumo privado, la inversión, y el comercio y los mercados de valores internacionales, recuperados todos en 2010 hasta superar los niveles anteriores a la crisis.

"A pesar de la manifiesta recuperación de los mercados de trabajo en todo el mundo, los enormes costes humanos de la recesión siguen patentes", sostiene el Director General de la OIT Juan Somavía. "Hay un reto común: tenemos que reconsiderar el modelo de nuestras políticas macroeconómicas de modo que su objetivo esencial sea la creación de empleos de calidad y de trabajo decente, junto con un crecimiento elevado, una inflación baja y unos presupuestos públicos equilibrados. No deberíamos olvidar que la calidad del empleo es lo que define la calidad de una sociedad", añade el Director de la OIT .

A pesar del acusado repunte del crecimiento económico en muchos países, el desempleo mundial oficial se situó en 205 millones de personas en 2010, prácticamente la misma cifra que en 2009 y 27,6 millones más que en vísperas de la crisis económica mundial de 2007. La OIT prevé un tasa mundial de desempleo del 6,1% en 2011, es decir, 203,3 millones de desempleados.

Las economías desarrolladas son las más afectadas

El informe señala que el 55% del aumento del desempleo mundial entre 2007 y 2010 se produjo en las economías desarrolladas y en la Unión Europea (UE), aunque esta región sólo representa el 15% de la población activa mundial. En varias economías del mundo en desarrollo, como Brasil, Kazajstán, Sri Lanka, Tailandia y Uruguay, las tasas de desempleo han alcanzado, de hecho, niveles inferiores a los anteriores a la crisis.

El informe pone de relieve que, a escala mundial, unos 1.530 millones de trabajadores tenían empleos vulnerables en 2009, lo que equivale a una tasa de este tipo de empleo del 50,1%. La incidencia del empleo vulnerable se ha mantenido prácticamente sin cambios desde 2008, en marcado contraste con la caída notable y continua observada en los años anteriores a la crisis.

El informe señala, asimismo, que 630 millones de trabajadores (20,7% de todos los trabajadores del mundo) y sus familias vivían en 2009 con menos de 1,25 dólares de Estados Unidos al día. Esta cifra representa otros 40 millones de trabajadores pobres, es decir, 1,6 puntos porcentuales por encima de lo previsto sobre la base de las tendencias anteriores a la crisis.

Persisten elevados niveles de desempleo juvenil

En 2010 había 78 millones de jóvenes desempleados en todo el mundo, una cifra muy

Page 44

superior a los niveles anteriores a la crisis, 73,5 millones en 2007, aunque inferior a los 80 millones de 2009. La tasa de desempleo entre los jóvenes de 15 a 24 años se mantuvo en el 12,6% en 2010, 2,6 veces la tasa de desempleo de los adultos. Sin embargo, la OIT señala igualmente que, en los 56 países que han aportado datos, hay 1,7 millones menos de jóvenes en el mercado de trabajo en relación con las previsiones de las tendencias previas a la crisis, y que estos trabajadores desalentados no se contabilizan como desempleados porque no buscan activamente trabajo.

"El empleo de los jóvenes es una prioridad a escala mundial", aseguró el Sr. Somavía. "La recuperación débil experimentada en el ámbito del trabajo decente refuerza la incapacidad persistente de la economía mundial para garantizar un futuro a todos los jóvenes. Esto socava las familias, la cohesión social y la credibilidad de las políticas", añadió.

El estudio señala que el retraso en la recuperación del mercado de trabajo en muchos países se observa no sólo en el desfase entre el crecimiento de la producción y el crecimiento del empleo, sino también en que los beneficios de la productividad han tenido escasa repercusión en el aumento de los salarios reales. "Esta situación puede poner en peligro las perspectivas de recuperación futuras, puesto que el crecimiento de los salarios reales, el del consumo y el de las inversiones futuras están estrechamente relacionados", dice el informe.

Tendencias regionales

En Asia Sudoriental y el Pacífico, las tasas de desempleo no aumentaron por término medio durante la crisis, pero el número de trabajadores en situación de empleo vulnerable se elevó a 173,7 millones en 2009, un incremento de 5,4 millones desde 2007. Asia Meridional tiene la tasa más elevada de empleo vulnerable en el mundo, con un 78,5% del empleo total en 2009. En Asia Oriental, el desempleo de los jóvenes sigue constituyendo un problema bastante grave, con un 8,3% en 2010, 2,5 veces mayor que el de los adultos.

En América Latina y el Caribe, la rápida recuperación ha facilitado un fuerte crecimiento del empleo, pero ha aumentado el de carácter vulnerable.

En el África Subsahariana, más de las tres cuartas partes de los trabajadores están en situación de empleo vulnerable, mientras que cerca de cuatro de cada cinco trabajadores viven con sus familias con menos de 2 dólares por persona y día. Por su parte, en África del Norte había un alarmante 23,6% de jóvenes económicamente activos que se encontraban desempleados en 2010, según el informe.

En Europa Central y Sudoriental y CEI, el desempleo se redujo al 9,6%, tras el máximo que alcanzó en 2009 del 10,4%, la tasa regional más alta del mundo.

El informe advierte asimismo de que si las economías desarrolladas se centran en la reducción de los déficit fiscales sin prestar la debida atención al problema de la creación de empleo, se debilitarán aún más las perspectivas de empleo en 2011 para los desempleados, para los que ya no están incluidos en la población activa debido al desánimo y para los recién incorporados al mercado de trabajo.

El informe destaca la importancia de adoptar medidas que puedan ayudar a impulsar la creación de empleo y a poner en marcha una recuperación sostenible de puestos de trabajo, y subraya también que la consecución de unos mejores resultados del mercado de trabajo propiciaría una recuperación macroeconómica más amplia y podría contribuir a contrarrestar los efectos negativos de la consolidación fiscal. ?

Para más información, consulte http://www. ilo.org/global/publications/ilo-bookstore/ order-online/books/WCMS_150440/lang--en/ index.htm.

OTRAS CONCLUSIONES CLAVE DEL INFORME

· El empleo mundial total en la industria se redujo en 2009, lo que lo aleja sustancialmente de la tasa de crecimiento anual histórica del 3,4% registrada durante el período entre 2002 y 2007. En las economías desarrolladas y la Unión Europea, el empleo en la industria disminuyó en cerca de 9,5 millones de personas entre 2007 y 2009, mientras que en las regiones en desarrollo el empleo industrial creció, pero a un ritmo notablemente más lento.

· El empleo mundial en el sector agrícola creció en 2009, lo que refleja un alejamiento de las tendencias históricas y subraya el hecho de que este sector de baja productividad sirve a menudo de amortiguador para los trabajadores que pierden el trabajo en los sectores manufacturero y de servicios.

· El aumento de los precios de los alimentos en todo el mundo representa una amenaza cada vez mayor. Para los sectores no agrícolas, los continuos aumentos bruscos de los precios de los alimentos podrían derivar en pérdidas de empleo si la inflación se transmite a otras áreas de la economía.

[1] OIT: Tendencias Mundiales del Empleo 2011: el desafío de la recuperación del empleo (Ginebra, 2011).