Juárez y el liberalismo político Mexicano. Aportaciones emancipadoras desde las américas

AutorStefan Gandler
CargoUniversidad Autónoma de Querétaro
Páginas233-250
Revista inteRnacional de Pensamiento Político - i ÉPoca - vol. 8 - 2013 - [233-250] - issn 1885-589X
233
JUÁREZ Y EL LIBERALISMO POLÍTICO
MEXICANO. APORTACIONES
EMANCIPADORAS DESDE LAS AMÉRICAS
JUÁREZ AND THE MEXICAN POLITICAL LIBERALISM.
EMANCIPATORIAN CONTRIBUTIONS FROM THE
AMERICAS
Stefan Gandler
Universidad Autónoma de Querétaro
[stefan.gandler@gmail.com]
Palabras clave: Benito Juárez, Modernidad, Liberalismo político, Laicismo, Burguesía revolucionaria.
Keywords: Benito Juárez, Modernity, Political liberalismo, Laicism, Revolutionary bourgeoisie.
Resumen: La modernidad se nos presenta como un enorme cúmulo de
luchas y losofías provenientes de Europa y, en cierta época, de Estados
Unidos. La forma elemental de este proceso parece ser la Revolución
Francesa como primer motor del subcontinente europeo, percibido ge-
neralmente como la cuna de la modernidad. Esta percepción ideológica
carece de fundamento real, pues si de lo que se trata es de dar sustento
a nuestra concepción de la modernidad universal sobre los pies de la
historicidad material: El único europeo que se puede comparar con Benito
Juárez es Maximilien Robespierre.
Abstract: The modernity seems to be an enormous cumulus of ghts
and philosophies coming from Europe and, in certain époque, from
the United States. The elemental form of that process seems to be the
French Revolution as the primary motor of the European subcontinent,
perceived generally as the cradle of modernity. This ideological percep-
tion lacks any real foundation, as the matter is to give substance to
our conception of universal modernity on the ground of the material
historicity: The only European which may be compared with Benito Juárez is
Maximilien Robespierre.
1. El liberalismo político y el continente americano
El liberalismo político es, a pesar de la relevancia de la Revolución Francesa para
este movimiento político, un proyecto ante todo americano. En la época de Juárez,
Europa era preponderantemente un subcontinente feudal, en donde la inuencia re-
Recibido: agosto de 2013
Aceptado: octubre de 2013
Revista inteRnacional de Pensamiento Político - i ÉPoca - vol. 8 - 2013 - [233-250] - issn 1885-589X
234
volucionaria francesa era casi nula, en
contraposición a lo que generalmente se
piensa. Esa situación se ejemplica con
los territorios que hoy en día conforman
Alemania, en particular la ciudad de
Frankfurt. Después de ser ocupada por
las tropas francesas, los habitantes de la
ciudad negociaron arduamente con los
representantes de Napoleón para evitar
que el ghetto judío se abriera y que es-
tos ciudadanos tuvieran los mismos dere-
chos que los cristianos. No fue sino hasta
1812, con la intervención política directa
de Napoleón, que la ciudad aplicó el Code
Napoléon a todos los adultos masculinos,
incluyendo a los judíos. Al liberarse los
territorios alemanes de la ocupación fran-
cesa, lo primero que hicieron los repre-
sentantes de Frankfurt fue restablecer el
ghetto en 1814, obligando a los habitan-
tes judíos a vivir nuevamente ahí, al estilo
de las leyes cristianas medievales, con la
pérdida de sus derechos civiles adquiri-
dos con la aplicación de las leyes demo-
cráticas francesas, inspiradas en la Gran
Revolución. Esta decisión, de cancelar la
aplicación de los ideales franceses de li-
berté, égalité, fraternité, fue apoyada por
uno de los ciudadanos más célebres de
Frankfurt, Johann Wolfgang Goethe.
La liberación alemana de la ocupación
francesa, aun en una ciudad de marcada
tradición liberal, implicó invariablemen-
te el restablecimiento de la mayor parte
de las leyes antiliberales, antimodernas
y que contenían una gran carga feudal.
Estas decisiones, en muchos casos no
fueron impuestas desde las autoridades
especícamente feudales, sino por la
mayoría cristiana ‘burguesa’ (si así se le
puede llamar), que optó por aliarse con
los considerables restos de la clase feudal
para apoyar una legalidad basada estruc-
turalmente en el esquema social y político
proveniente de la Edad Media.
Algo parecido sucedió en la mayor par-
te de Europa. Pueden contarse con los
dedos de una mano, aquellos países del
continente que tuvieron una historia cla-
ramente distinta e intentaron retomar en
serio los logros de la Revolución Fran-
cesa. La reacción antiliberal se prolongó
aún por muchas décadas en el continente
europeo y se expresó maniesta y violen-
tamente durante los años treinta del siglo
XX, con el caso de la oposición del clero
y del ejército español –aliados con una
parte muy numerosa de la clase alta– a
la declaración de la República Española,
lo que llevó a este país a la guerra civil. Y
éste es sólo un ejemplo, de los más visi-
bles, de la tradición profundamente anti-
moderna de muchos países europeos. El
hecho de que España, al igual que un nú-
mero signicativo de países de aquel con-
tinente, sean hoy en día monarquías (aun
con el atributo de ‘constitucionales’) y no
repúblicas, es mucho más que un residuo
supercial de otra época: es una clara ex-
presión del hecho descrito. Sólo hay que
recordar la total ausencia de una risa ge-
neralizada, cuando el actual príncipe de
España declaró, hace algunos años, que
el nacimiento de su hija signicaba, ante
todo, un hecho constitucional; lo cual ex-
presa la poca vocación republicana (en el
sentido estricto del término) que tiene la
mayoría de los españoles y los europeos
hasta nuestros días. No es casual, tampo-
co, que países como Hungría, al liberarse
del control soviético, poco antes de la des-
aparición de la URSS, no haya encontra-
do otros símbolos para su Estado nueva-
mente fundado, que los que se usaban en
la época de la monarquía austro-húngara.
Mientras tanto, en el continente ameri-
cano no existe un solo país al que se le
haya ocurrido, en pleno siglo XX, regresar
a una constitución monárquica. Los idea-

To continue reading

Request your trial