La inversion extranjera directa: el caso de los capitales brasilenos en Chile.

Autor:L

Resumen

El crecimiento de los flujos de inversión extranjera directa entre los países de América Latina es un fenómeno reciente. En este contexto, Brasil se ha convertido en importante polo de atracción de inversiones para Chile, a pesar de que los capitales provenientes de ese país representan un bajo porcentaje del total recibido. El presente artículo examina las inversiones brasileñas en Chile, con especial referencia a las percepciones de los principales actores de los sectores público, académico y privado involucrados en el proceso de inversión, tanto chilenos como brasileños. Si bien en Chile hay consenso en la importancia de atraer capitales brasileños y en que el país continúa siendo un destino atractivo para los inversionistas, el reducido tamaño de su mercado, los recientes conflictos laborales y los altos costos así como el hecho de que el país no esté adecuadamente preparado para convertirse en una plataforma de exportaciones plantean la necesidad de reformular el escenario para hacerlo más atractivo para los inversionistas. Finalmente, se proponen temas para una posible agenda de carácter bilateral en esta materia.

PALABRAS CLAVE: Inversión extranjera directa, fluios de capitales brasileños, inversión en Chile, plataforma de exportaciones, agenda bilateral.

Foreign direct investment: the case of Brazilian capitals in Chile

Abstract

The increasing investment flows within Latin American countries is a recent experience. In this context, Brazil has become a relevant investment pole for Chile, although capitals from that country represent a low percentage of overall investment. This paper examines Brazilian investments in Chile, with special reference to perceptions of public, academic and governmental actors involved in developing investment. There is consensus on benefits of Brazilian investment for Chile and that the country continues to be attractive for foreign capitals. However, the small size of its market, labor conflicts and costs, and the fact that it is inadequately prepared to act as a hub for the rest of the world, urgently requires reformulating the Chilean scenario for investors. Finally, some topics for a bilateral agenda in this field are proposed.

KEY WORDS: Foreign direct investment, Brazilian capital flows, investment in Chile, exports hub, bilateral agenda.

  1. INTRODUCCIÓN

    Dentro de la activa política de inserción internacional aplicada por Chile, la inversión extranjera directa (IED) se ha convertido en uno de los ejes fundamentales de la economía, al punto que en los últimos veinticinco años dicha inversión ha jugado un importante rol en su sostenido crecimiento económico. De 1990 a la fecha, el país ha recibido alrededor de 91.000 millones de dólares de IED y en 2007 el monto autorizado tan solo por el Comité de Inversión Extranjera representó un crecimiento de 24% respecto del año anterior.

    La región ha ocupado un lugar importante en la definición de esta política de inserción económica, si bien entre los países de América Latina el aumento en la tasa de inversión es un proceso muy reciente. Este fenómeno naciente se ha acompañado de un aumento del número de empresas transnacionales de la región, las denominadas >, que representan un motor de crecimiento y podrían desempeñar un papel importante en los flujos de IED intrarregional. Estas empresas provienen principalmente de Argentina, Brasil, Chile y México (CEPAL, 2005).

    Asimismo, las políticas de atracción de inversiones aún son incipientes, en particular en lo que se refiere a la incorporación de la región como un potencial inversionista. Históricamente, Chile ha orientado sus esfuerzos de promoción como destino atractivo de capitales en especial hacia Estados Unidos y Europa. Sin embargo, América Latina, en particular Brasil, ha adquirido creciente interés para nuestro país, si bien ello no parece reflejarse en una política de carácter discriminatorio, como resultado de la aplicación del principio de neutralidad, pero sí en estrategias de orientación más definidas.

    Este es el contexto en que se enmarca la relación de ambos países. Si bien dentro de Sudamérica Chile es importante receptor de IED, particularmente si se si considera el tamaño de su economía y Brasil el segundo país de destino de las inversiones directas de capitales chilenos en el mundo y concentra un 17% del total, la inversión brasileña directa (IBD) en Chile representa solamente un 0.51% del total de IED. (1) De acuerdo con datos del último censo de las inversiones en el exterior realizado por el Banco Central de Brasil, en 2005 el stock de inversión brasileña en Chile era de 242 millones de dólares, lo que representa un 0.3% del total de la inversión de Brasil en el exterior. Asimismo, de acuerdo con informaciones del Banco Central de Brasil, los flujos de inversión ascendieron a 41 millones de dólares, un 0.17% del total, en 2006 y a 689 millones, un 6.3% del total, en 2007 (2).

    Pese a la falta de datos estadísticos adecuados sobre el registro de la inversión, los capitales brasileños en Chile siguen constituyendo un porcentaje menor. Asimismo, a pesar de los riesgos externos e internos que han complicado el manejo macroeconómico, tales como la apreciación del peso, los recientes conflictos laborales, el precio de los commoditties, etc., Chile continúa siendo un destino atractivo para los inversionistas, con excelentes clasificaciones internacionales, tanto en lo que refiere a ambiente de negocios, como a muchos otros factores determinantes para la inversión. Además, estos riesgos no deben considerarse un problema, especialmente en el contexto regional en que las empresas están acostumbradas a mayores complejidades.

    En vista de lo anterior, surge la necesidad de responder a ciertas interrogantes: ¿Qué determina el nivel de la inversión extranjera directa de Brasil en Chile?, ¿Es su volumen tan solo un problema de tamaño del mercado?, ¿Cuáles son las expectativas chilenas en lo que se refiere a las inversiones brasileras?, ¿Cuál es la percepción de las empresas brasileras que tienen inversiones directas en Chile? Además, hay que identificar y analizar temas relacionados con la inversión que son de interés tanto para Brasil como para Chile.

    En la primera sección se analiza la evolución de la IED, con especial referencia a Brasil. Posteriormente, se dan a conocer los resultados de las entrevistas realizadas por los autores a actores relevantes relacionados con la inversión brasileña directa entre los meses de diciembre de 2007 y abril de 2008. Las entrevistas se centraron en las percepciones de los diferentes sectores relacionados con la IBD (gobierno, sector privado y sociedad civil) respecto de los capitales brasileños, así como aquellas de los empresarios brasileños sobre Chile como destino de inversiones. Finalmente, se sugiere una agenda bilateral que tenga por objeto incrementar los flujos de capital entre ambos países.

  2. LA INVERSIÓN BRASILEÑA DIRECTA EN CHILE

    > (Hachette, 1998). El nuevo paradigma por el cual se guiaría el desarrollo nacional estaría basado en una economía de mercado, abierta a la participación de los privados y donde el Estado se limitaría a un rol regulador. Complementariamente y conscientes de la escasez de capitales nacionales, se elaboró una política para atraer IED, en la que destaca la promulgación del D.L. 600.

    A pocos meses de promulgado este Decreto Ley, la IED comenzó a mostrar un dinamismo sin precedentes en la economía chilena. Si bien gran parte de las inversiones ingresadas al país se amparaba en este decreto, > (Zabala, 1987). No obstante que la apertura económica de los años setenta incidió positivamente en la atracción de capitales extranjeros, la situación político-social continuaba siendo un obstáculo para la llegada de IED. El retorno a la democracia en los años noventa marcó un nuevo punto de inflexión en los flujos de capitales extranjeros, que llegaron a su máximo en 1999, durante el proceso de privatización de compañías de servicios básicos (agua, luz y gas). (Ver gráfico 1).

    [GRÁFICO 1 OMITIR]

    Al examinar la materialización de la IED en Chile, puede observarse que esta corresponde principalmente a la explotación de recursos naturales, en que la minería representa más de un 30% del total materializado en los últimos 30 años y a la adquisición de empresas de servicios, con cerca de un 30% del total, tras el proceso de privatización efectuado durante los años noventa, principalmente de empresas eléctricas, sanitarias y de comunicaciones. A su vez, el origen de los capitales invertidos en Chile coincide con las tendencias internacionales y proviene principalmente de países desarrollados. Al respecto, América del Norte (excluido México) y Europa concentran alrededor de un 84% del total de la IED en Chile. Por su parte, las inversiones provenientes de América Latina no superan el 10%.

    A pesar del crecimiento de las corrientes de capitales extranjeros hacia Chile durante los últimos años, las inversiones brasileñas no han mostrado el mismo dinamismo y representan solo un 0.50% del total. Puede observarse un ligero crecimiento de la IBD a partir de 1990, pero no hay indicaciones de que vaya a aumentar sostenidamente en el futuro próximo. Es posible que exista una omisión de tipo contable o estadístico que subvalúe la inversión brasileña debido a la diferencia en los métodos de compilación de datos del Banco Central y del Cinver, así como de la actualización de las bases de datos. Por otra parte, parte importante de los capitales de origen brasileño se invierte a través de terceros Estados (Islas Caimán, Bahamas, etc.), por lo que subvaloran el monto real de la inversión brasileña materializada. Finalmente, existen procedimientos de inversión que no son informados en el país, como son la transferencia de los activos del Bank of America al Banco Itaú, que se examina más adelante. Aun así, la relevancia de la IBD en el total no alcanzaría para revertir el análisis del caso.

    La escasa afluencia de...

To continue reading

Request your trial