Introducción

Autor:Miquel Palomares Amat
Páginas:19-24

Page 19

El Mar Mediterráneo y, concretamente, los países de su entorno muestran, con espectacular claridad, la mayoría de las tensiones y desequilibrios existentes en la actual Sociedad internacional. En este sentido, M. BEDJAOUI califica al Mediterráneo como un "calidoscopio" político del mundo2. A pesar de los elementos de contradicción y conflicto entre los Estados ribereños del Mediterráneo, es incontestable que este mar se ha erigido a lo largo de la historia, en un centro de atracción, generador de intensas relaciones, entre las diferentes civilizaciones surgidas en sus orillas. Es en este sentido, que ciertos autores como Fernand BRAUDEL, se han referido a un "Mediterráneo heteró-clito... que se presenta en nuestros días como una imagen coherente, como un sistema donde todo se mezcla y se recompone con una unidad original3". En esta tendencia hacia la cooperación, han influido, con especial intensidad, los cálculos geoestratégicos y los intereses comerciales4.

En este marco dialéctico entre contradicción y cooperación, las relaciones entre las Comunidades Europeas (CE) y los PTM, ponen de relieve la actitud y la aptitud de éstas para hacer frente a los distintos problemas comunes a todos los países ribereños del Mediterráneo. Las CE, parecen la "entidad" mejor situada para aportar cauces institucionalizados de cooperación y facilitar, por ello, la estabilización política de la zona. Y ello debido, por un lado, a la inactividad de las otras Organizaciones internacionales presentes en el Mediterráneo y, por otro lado, a una cierta insuficiencia del Estado para hacer frente a la dimensión internacional de aquellos problemas5. En este sentido, se ha argu-Page 20mentado que el Estado soberano está experimentando, en la segunda mitad del Siglo XX, una doble mutación funcional y estructural: por una parte, se ha producido una "perforación" de su soberanía socio-económica e incluso política; y por otro parte, su estructura ha "estallado" en entidades infraestatales6. El propio proceso comunitario de integración supone una rica experiencia de métodos e instrumentos sobre los que asentar una cooperación, cada vez más intensa y con instituciones con mayores poderes, con el objetivo final de lograr la estabilidad de la zona. Por todo ello, la idea del "Mediterráneo" (como la de Europa) puede tener la virtualidad de generar una institucionalización en beneficio no sólo de ambas orillas del Mediterráneo sino también de toda la Sociedad internacional.

El objeto específico de este trabajo se centra en el estudio, desde la perspectiva comunitaria, de los acuerdos internacionales concluidos entre las Comunidades Europeas y los países terceros mediterráneos, así como su interpretación, aplicación y desarrollo a través de protocolos, acuerdos específicos, decisiones unilaterales comunitarias y decisiones de los órganos instituidos por dichos acuerdos.

Por lo que se refiere al interés genérico que ha motivado el trabajo, cabe reseñar que el fenómeno de las Organizaciones internacionales se erige como uno de los objetos de investigación y docencia, al que los iusinternacionalistas han dedicado un mayor esfuerzo. En este sentido, y en palabras del profesor CARRILLO SALCEDO, puede considerarse que la dialéctica Estados soberanos-Organización internacional, constituye una de las tensiones básicas de la Sociedad internacional contemporánea7. Dentro del marco de las Organizaciones internacionales que...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba