Un ejemplo de colaboración intergubernamental regional: La conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa. Una perspectiva histórica, de Helsinki a Budapest (1972-1994)

Autor:Francisco José Rodrigo Luelmo
Cargo del Autor:Universidad Complutense - Madrid
Páginas:445-466
UN EJEMPLO DE COLABORACIÓN
INTERGUBERNAMENTAL REGIONAL:
LA CONFERENCIA SOBRE LA SEGURIDAD Y
LA COOPERACIÓN EN EUROPA. UNA PERSPECTIVA
HISTÓRICA, DE HELSINKI A BUDAPEST (1972-1994)
Francisco José Rodrigo Luelmo
Universidad Complutense - Madrid
INTRODUCCIÓN
El año 1945 trajo consigo el final de la Segunda Guerra Mundial, conflic-
to que dejaría a Europa destrozada y dividida. En la Conferencia de Yalta de
1945, Franklin D. Roosevelt, Winston Churchill y Iosif Stalin se repartieron
el territorio europeo en zonas de influencia. Las potencias vencedoras del
conflicto, Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Soviética, a las que luego
se uniría Francia, no firmaron un tratado de paz que pusiera final jurídico
al enfrentamiento bélico y consolidase el statu quo surgido de la guerra. Las
posteriores discrepancias entre Washington y Moscú provocaron el inicio de
la Guerra Fría y, por consiguiente, la división de Europa en virtud del con-
flicto bipolar. Se cumplía de esa forma lo que el ex primer ministro británi-
co había denunciado en su histórico discurso en Fulton (Missouri): “Desde
Stettin, en el Báltico, a Trieste, en el Adriático, ha caído sobre el continente
europeo un telón de acero”.
La Unión Soviética fue haciéndose con el control de los países de Europa
centro-oriental, ocupados por el Ejército Rojo, además de parte de la de-
rrotada Alemania y de su capital, Berlín. Fue implantando las denominadas
“democracias populares”, en realidad dictaduras de signo comunista bajo
el férreo dominio de Moscú, tanto en política interna como en relaciones
externas. Al mismo tiempo, Occidente se fortificaba con medidas económi-
cas como el Plan Marshall, o defensivas como el Tratado de Bruselas o la
creación de la OTAN. Sin embargo, la Comunidad Europea de Defensa, em-
* Proyecto Investigación MEC HAR 2009-13530 / GHISTRI UCM-CAM 941072.
Investigador FPU del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (referencia AP2008-00299).
446 Francisco José Rodrigo Luelmo
brión de “ejército europeo” que pretendía la integración de la República Fe-
deral de Alemania en el sistema defensivo occidental, fracasó por el rechazo
francés en 1954.
Una vez fallecido Stalin, Moscú moderó sus posiciones para alcanzar su
gran objetivo en el exterior: la convocatoria de una conferencia que trata-
se la seguridad colectiva europea para “congelar” las fronteras surgidas de
la Segunda Guerra Mundial y convertirlas en definitivas. Europa occidental
y Estados Unidos desconfiaron de las reiteradas propuestas de la URSS y
sus Estados satélites. Por ejemplo, en 1954, Moscú ofreció a través del “Plan
Molotov” a los países de la OTAN el establecimiento de un “sistema de segu-
ridad colectivo europeo” para mantener la paz en en el Viejo Continente,
pero los aliados la rechazaron. Ello, unido al rearme de la República Federal
de Alemania, a la que los Acuerdos de París permitían reconstruir sus fuer-
zas militares, integrarse en la recién creada Unión Europea Occidental y en-
trar en la OTAN en 1955, dieron lugar a distintas reuniones sobre seguridad
europea a las que sólo acudieron los países comunistas, y que condujeron al
nacimiento en 1955 del Pacto de Varsovia.
Otras iniciativas fueron el Plan Stoica de no nuclearización de los Balcanes;
la transformación del Báltico en “mar de paz”, proposición hecha por el jefe de
Gobierno de la RDA, Otto Grotewohl; el Plan Rapacki de no nuclearización de
Centroeuropa; y la Declaración de Bucarest de 1966, que impulsó a los países
comunistas a defender incondicionalmente la propuesta de la Conferencia ante
el resto de la comunidad internacional y cuya organización conceptual fue el
boceto sobre el que luego se elaboraría el posterior trabajo en las distintas fa-
ses de la Conferencia; las críticas a Estados Unidos y a la República Federal de
Alemania repelieron a Occidente de tenerla en cuenta. Mientras, en 1965, en
sendos comunicados tras las reuniones bilaterales de Polonia con Yugoslavia y
Reino Unido, apareció el concepto “Conferencia Europea de Seguridad y Co-
operación”, muy similar al término que se acabaría adoptando luego.
Las cancillerías occidentales acordaron negociar sólo cuando vieron que
se cumplían las condiciones oportunas. En 1967 la OTAN se mostró recep-
tiva por primera vez a la propuesta del bloque socialista de reunir una Con-
ferencia sobre la Seguridad Europea a través del Informe Harmel, ministro
de Asuntos Exteriores belga1; y en 1968 el Consejo Atlántico de Reykjavik
aprobaba el inicio de conversaciones con Moscú y sus aliados al respecto2,
pese al abrupto final de la Primavera de Praga.
El hielo lo rompió Hungría, quien, en nombre del Pacto de Varsovia, en
marzo de 1969, lanzó el denominado “Llamamiento de Budapest” a todos
1 “Report by the North Atlantic Council on the Future Tasks of the Alliance (Harmel Report),
Brussels, December 14, 1967”, The Conference on Security and Cooperation in Europe: public statements and do-
cuments, 1954-1986, Washington D.C., United States Department of State-Office of the Historian, 1986,
págs. 37-38.
2 “Communiqué and Declaration of the North Atlantic Council at the Ministerial Level, Reyk-
javik, June 25, 1968 [Extracts]”, The Conference on Security and Cooperation in Europe: public statements and
documents, 1954-1986, pág. 39.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba