Inmunidades procesales y tutela judicial frente a Estados extranjeros

AutorRafael Arenas García
Cargo600-603

Page 600

Gascón Inchausti, Fernando: Inmunidades procesales y tutela judicial frente a Estados extranjeros, Navarra, Thomson/Aranzadi, 2008, 448 pp.

  1. Seguramente pocas cuestiones resultan tan atractivas para el jurista como las inmunidades estatales de jurisdicción y de ejecución. Se trata de un tema que podría parecer no excesivamente difícil en una primera aproximación; pero que no tarda en volverse ya no complejo, sino diabólico; pareciera que uno está siempre cercano a la comprensión de los distintos problemas que se encuadran en esta materia y, sin embargo, la solución se aleja cuando ya parecía que se tocaba con la mano. Quizás la explicación de esta paradoja sea tan esquiva como el análisis mismo de las inmunidades estatales; pero podría especularse con que parte de tales dificultades son consecuencia de la intrínseca interdisciplinariedad de la figura. El acercamiento a las inmunidades estatales puede –y debe– hacerse tanto desde el Derecho internacional público como desde el Derecho internacional privado, desde el Derecho procesal e, incluso, el Derecho administrativo, el Derecho civil y el mercantil tienen bastante que decir sobre el régimen de las inmunidades estatales.

    Esta inevitable transversalidad de las inmunidades no afecta tan sólo a los conocimientos necesarios para abordarlas, sino también a la propia perspectiva. Seguramente no ven lo mismo en las inmunidades quienes se acercan a ellas desde el Derecho internacional público que quienes lo hacen desde el Derecho administrativo o el procesal. La figura, de esta forma, solamente será percibida a través de alguno de sus reflejos posibles, permaneciendo, en cierta forma, oculta su verdadera esencia. En este sentido, el que se acerque a las inmunidades estatales deberá tener siempre presente la metáfora de Luis Ignacio Sánchez Rodríguez, quien escribió, refiriéndose a las distintas manifestaciones de la inmunidad estatal, que éstas no eran más que «figuras proyectadas en distintos espejos, a partir de un objeto único» (L.I. Sánchez Rodríguez, Las inmunidades de los Estados extranjeros ante los tribunales españoles, Madrid, Civitas, 1990, p. 29). Aprovechando esta imagen diría que no solamente los distintos supuestos de inmunidad (del propio Estado, de los diplomáticos, de los buques del Estado, de los Jefes de Estado, etc.) son reflejos de un único objeto; sino que la propia figura de la inmunidad, tal como es entendida por los especialistas en las distintas ramas del Derecho, no es más que una imagen de una esencia que se resiste a manifestarse de forma clara.

    Es por esto que resulta necesario, imprescindible, que las inmunidades no sean abordadas solamente por los especialistas de Derecho internacional público, sino que también internacionalprivatistas, procesalistas, constitucionalistas, administrativistas y privatistas se acerquen a los problemas que plantean las inmunidades estatales. Sucede, sin embargo, que la mayoría de los trabajos sobre esta materia son obras de internacionalpublicistas, por lo que el trabajo que aquí se comenta, un estudio amplio y documentado de la inmunidad del Estado elaborado por un procesalista, debe, en principio, ser acogido con expectación y satisfacción. Si, como sucede en este caso, el contenido de la obra responde a estas expectativas no podemos más que adelantar que...

To continue reading

Request your trial