Iniciativas Estrategicas No-Tradicionales en las relaciones chino-chilenas: un caso de poder blando de China en America del Sur/Non-Traditional Strategic Initiatives in Chinese-Chilean relations: a case of soft power of China in South America?

Autor:Borquez, Andres
 
EXTRACTO GRATUITO

INTRODUCCION

La cara de las cooperaciones chinas a nivel internacional se encuentra cambiando (Yue 2008; Xun 2017). Junto con sus socios estrategicos, la nacion oriental ha desplegado una serie de iniciativas que van mas alla de los intereses transaccionales, relacionadas con la complementariedad economica y la generacion de plataformas regionales que posicionan la imagen de China como un socio facilitador y sofisticado. Esto se ha observado para el caso latinoamericano donde, por ejemplo, la Republica Popular China (RPCh) ha establecido una plataforma regional para la expansion de la moneda china, la apertura de centros de investigacion en ultramar, la creacion de centro de datos, el desarrollo de zonas economicas especiales, la apertura de sedes regionales de empresas estrategicas, etc. (Borquez, 2019).

El siguiente articulo explora esta dinamica, argumentando que durante los ultimos cinco anos China ha ido diversificando su forma de cooperar en America del Sur. Beijing ha pasado de la concentracion de sus operaciones en la extraccion de recursos naturales hacia una cooperacion multidimensional, que incluye el desarrollo de iniciativas estrategicas no tradicionales (IENs) con sus socios mas cercanos.

Esta logica envuelve nuevas implicaciones. Se observa como China ha ido incorporando una forma de interdependencia compleja, basada en el desarrollo de iniciativas benignas, las cuales en cierta medida compiten con el rol de los paises desarrollados. En este sentido, China se ha ido posicionando como una nacion facilitadora, donde las iniciativas estrategicas no-tradicionales operan como un elemento de poder blando. En este contexto, el gobierno chino invoco por primera vez el concepto de poder blando en el 17 Congreso del Partido en 2007. El otrora presidente Hu Jintao asocio este concepto con la creatividad cultural de China. En este sentido, desde un comienzo, las autoridades chinas tomaron distancia de la vision del poder blando estadounidense, poniendo enfasis en elevar la aspiracion de la gente al progreso y relacionando el poder blando con la capacidad del pueblo chino para desarrollar creativamente soluciones tangibles (Ping & Li, 2015). En la actualidad, esto se traduce en una serie de plataformas y mecanismos internacionales centrados en el desarrollo tecnologico, de infraestructura y de conectividad, y que estos elementos sean la fuerzas para potenciar el poder blando de China.

Para explorar esta dinamica, el siguiente articulo se ha estructurado en cuatro partes: primero se realiza una reflexion teorica en torno al rol del poder blando como un juego de suma no nula. En segundo lugar, se discute como las iniciativas estrategicas no tradicionales funcionan como un poder blando con caracteristicas chinas. En tercer lugar, se presenta a Chile como un caso crucial del desarrollo de IENs chinas en el cono sur. Finalmente, se discuten posibles implicaciones de estas iniciativas como herramientas de poder blando de China en America del Sur.

Este articulo contribuye preliminarmente con una base teorica y casuistica en la discusion sobre si la estrategia de generacion de IENs representa un comportamiento con logicas de suma cero o, por el contrario, incorpora un rol participativo basado en intenciones benignas.

MARCO TEORICO: EL PODER BLANDO COMO UN JUEGO DE SUMA NO NULA

El poder blando o tambien conocido como la segunda cara del poder es un concepto desarrollado por Nye a principios de los '90, y del cual derivaria su obra publicada en 2004, titulada "El poder blando: los medios para el exito en la politica internacional". Para Nye (2004), el poder no solamente es un acto de coaccionar, sino que tambien la habilidad de cooptar. Es decir, lograr que otros estados quieran los resultados que desean. En terminos practicos, el poder blando es considerado una herramienta paulatina, donde tanto las naciones como instituciones internacionales disponen de diferentes formas de influencia indirecta, que van desde la persuasion mediante valores culturales hasta la puesta en escena de modelos alternativos de cooperacion.

Este articulo reopera el concepto de poder blando para el caso chino como un mecanismo de no suma cero mediante la apertura de iniciativas estrategicas. El desarrollo de actividades a nivel internacional involucra a una empresa compleja donde no solo la distribucion de capacidades tiene un impacto, sino tambien la percepcion de que colaborar o competir son elementos necesarios para vivir juntos o para empoderarse. Como menciona el trabajo de Clegg & Haugaard (2009, 31), las relaciones de poder no siempre implican un juego de suma cero, ya que en algunos casos tambien involucran interacciones reciprocas, donde ambas naciones comparten los costos y beneficios.

En esta configuracion, el poder blando opera como un tipo de calculo que va mas alla de la idea de sobrevivir en un sistema anarquico. Los estados deciden influir ajustando su comportamiento para mostrar la voluntad de estar alli y desbloquear un beneficio mutuo. En este sentido, empoderarse no solo significa maximizar las capacidades y la seguridad, sino que tambien conlleva la busqueda de la trascendencia en un mundo lleno de posibles conflictos de intereses. En este punto, el poder blando implica que colaborar y competir no se separaren tan facilmente. Las naciones colaboran para que los agentes puedan competir libremente, al igual que ellos compiten para mantener su soberania.

Como argumentan Hargreaves-He-ap y Varoufakis (2002, 679), muchas interacciones entre naciones entrelazan el beneficio mutuo con una porcion de conflicto. Para estos autores, el beneficio mutuo es una especie de "equilibrio de equidad" en el que las naciones tienen la necesidad de tener razones para aceptar las convenciones que regulan el comportamiento. Esto, a su vez, genera una busqueda de equilibrio entre lo que es y lo que deberia ser, dando una vision etica a favor de la cooperacion, pero reconociendo que existe una fuerza opuesta que es mas compleja que el conflicto y que busca mutar.

En dicha configuracion, los acuerdos, las redes y las organizaciones son los vehiculos que proporcionan el impulso de estas acciones, por lo que estan sujetos a influencias e incentivos de intercambio. En esta dinamica, el poder blando funciona como un elemento productivo que rompe con la idea de avanzar mientras limita al otro, pero tambien implica la capacidad de actuar de manera conjunta y solidaria (Clegg y Haugaard, 2009, 34). En esta misma linea, Nye (2004, 2-4) afirma que influir en terceros implica diferentes caminos, que no solo incluyen coercion y estimulo economico, sino que tambien hay naciones que tienen caracteristicas atractivas que son menos fungibles, pero que permiten estimular relaciones de trabajo.

Este comportamiento es una de las explicaciones a la pregunta de por que la mayoria de los paises eligen participar en organizaciones internacionales como la Organizacion Mundial de Comercio o las Naciones Unidas. Obviamente, no todos los casos operan con estos parametros, pero estas logicas se aplican en actividades donde tiene lugar la competencia o colaboracion con otros. Este fenomeno se conoce como el efecto del co-actor o coautor en la Teoria de la Facilitacion Social (Zajonc, 1965) y el efecto de la internalizacion en la Teoria de la Influencia Social (Kelman, 1958). Extrapolando estas teorias al sistema internacional, la interaccion...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA