Iniciar un nuevo viaje: Del trabajo infantil a la educación y la formación

Páginas:18-20
RESUMEN

La educación es fundamental para erradicar el trabajo infantil. Los últimos informes de situación sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y de la Educación para Todos (EPT) han identificado al trabajo infantil como el mayor obstáculo para acceder a la educación. Trabajo analiza el trabajo del IPEC en la promoción de la educación y formación para jóvenes y niños trabajadores.

 
CONTENIDO

Page 18

GINEBRA.- Una alianza entre diversos organismos constituida recientemente, el Grupo de Trabajo Global sobre Trabajo Infantil y Educación para Todos (Global Task Force on Child Labour and Education for All), desarrolla vínculos más sólidos entre las iniciativas emprendidas para abordar el trabajo infantil, y las concebidas para impulsar el acceso de los niños a la educación.

Con los ODM se pretende garantizar que, para 2015, todos los niños puedan completar sus estudios de enseñanza primaria. Sin embargo, en el informe de seguimiento mundial sobre la EPT de 2007 se indica que 77 millones de niños en edad de recibir enseñanza primaria siguen sin matricularse, y que abundan los países que corren el riesgo de no alcanzar el objetivo de 2015. El informe señala que: "La educación para todos... requiere la adopción de un planteamiento inclusivo que haga hincapie en la necesidad de extender la actuación a grupos que, de otro modo, podrían no disponer de acceso a la educación y el aprendizaje". Se aboga por la formulación de políticas encaminadas a "favorecer a los desfavorecidos", incluidas las destinadas a superar la necesidad de trabajo infantil.

Los vínculos entre las iniciativas para abordar el trabajo infantil y las diseñadas para impulsar el acceso a la educación han sido objeto de un reconocimiento creciente en el ámbito de la comunidad de de desarrollo internacional. En noviembre de 2003, se organizó la primera Mesa Redonda Interinstitucional sobre Trabajo Infantil y Educación, con ocasión de la reunión anual en Nueva Delhi del Grupo de Alto Nivel sobre la Educación para Todos dirigido por la UNESCO. La Mesa redonda publicó una Declaración en la que se insta al refuerzo de la coordinación entre iniciativas y recursos orientados a la provisión de educación de calidad para todos los niños y a la eliminación del trabajo infantil. El Page 19 Grupo de Trabajo Global sobre Trabajo Infantil y Educación para todos se constituyó en respuesta a esta necesidad percibida, e inició sus actividades formalmente en noviembre de 2005.

El objetivo general del Grupo es contribuir a la consecución de los objetivos de la EPT mediante la erradicación del trabajo infantil. Su estrategia principal consiste en movilizar la voluntad y el impulso políticos hacia la inclusión de la consideración de la cuestión del trabajo infantil en los marcos de formulación de políticas nacionales e internacionales, contribuyendo a la consecución de los objetivos de la EPT. Esta estrategia se sigue mediante el refuerzo de la base de conocimientos, las actividades de concienciación y la promoción de la coherencia entre políticas.

El Grupo de Trabajo Global ha convenido recientemente planes de colaboración sobre trabajo infantil en el servicio doméstico y educación (que serán dirigidos por UNICEF), iniciativas de escala nacional para integrar el trabajo infantil en los marcos de actuación en el terreno de la EPT (gestionadas por la OIT), e investigaciones sobre los vínculos entre trabajo infantil y educación.

Los miembros de esta nueva alianza son la OIT (que proporciona la Secretaría), la UNESCO, UNICEF, el Banco Mundial, el PNUD, Education Internationl (una organización mundial de sindicatos de docentes) y la Marcha Mundial contra el Trabajo Infantil. Los Gobiernos de Noruega y Brasil participan asimismo en las tareas del Grupo, aportando puntos de vista importantes. En diciembre de 2008, Noruega albergará el Grupo de Alto Nivel sobre la EPT, y está interesada en reforzar la prioridad otorgada al trabajo infantil y a cuestiones más generales de exclusión de la educación. Brasil acumula una notable experiencia en el fomento de la educación, y respalda activamente la cooperación Sur-Sur en materia de trabajo infantil y educación.

En Turquía, donde un 65% de los niños menores de 15 años trabaja en la agricultura, el Ministerio de Educación Nacional de Turquía (MONE) está implementando un programa OIT-IPEC 82005- 2007) para hacer frente a las necesidades específicas de los niños que realizan tareas agrícolas estacionales en la región de Baratas cerca de Adana. En las áreas de cultivo de algodón del sur del país, muchos niños de trabajadores migrantes laboran junto a sus padres y emigran con ellos en los ciclos de la siembra. Para estos niños es muy difícil ir a la escuela, ya que la estación del algodón va de mayo a noviembre y se solapa con el curso escolar. La mayoría de ellos termina abandonando los estudios, Alguno de ellos ni siquiera llega a comenzarlos.

El programa se centra en la creación de programas anuales de internado escolar y en un sistema escolar basado en el seguimiento del trabajo infantil (CLM) que aúna a educadores y padres, empleadores (dueños de explotaciones), trabajadores sociales y administradores locales con el fin de identificar a los niños que trabajan y hacerles un seguimiento para que no retomen su actividad laboral.

El proyecto consta de dos componentes principales. El primero pretende crear un entorno propicio de formulación de políticas. El segundo se dirige directamente a los niños, retirándoles de labores peligrosas en la agricultura, evitando que realicen tareas agrícolas estacionales e incorporándoles a programas de educación, ya sea o no reglada, o a actividades de formación preprofesional o profesional. Estos componentes engloban aspectos como el de género y la concienciación.

En Karatas se ha establecido un centro de asistencia social (CAS) de base comunitaria con el fin de atender las necesidades específicas de los niños considerados como objetivo del programa, y de contribuir a integrar a éstos en las diversas alternativas emprendidas en su beneficio. El centro ha recibido además el mandato de realizar un seguimiento de los niños en su progreso en el sistema educativo.

FORMACIÓN SOBRE TRABAJO INFANTIL Y POLÍTICA EDUCATIVA

Representantes de los ministerios de trabajo y de educación, así como de los sindicatos de docentes participaron recientemente en un nuevo programa de formación sobre trabajo infantil y política de educación. La iniciativa, emprendida en el Centro Internacional de Formación de la OIT en noviembre de 2007, permitió considerar los planteamientos respecto a las políticas de educación que pueden contribuir a eliminar las barreras a la educación con que se encuentran los niños que trabajan.

Unos diecisiete países contaron con representanción en el evento, en el que se concentró una amplia gama de experiencias prácticas en el ámbito del tratamiento del trabajo infantil. La necesidad de abordar las barreras económicas a la educación, tanto las matriculas escolares, como los costes indirectos de la formación, constituyó un tema recurrente en los debates. Los representantes de Brasil refirieron el efecto positivo ejercido por los programas de transferencia de efectivo en la asistencia a los centros escolares y la atenuación del trabajo infantil.

Los participantes debatieron asimismo los problemas prácticos que puedan plantearse cuando los países consiguen impulsar la matriculación escolar, pero adolecen de una preparación insuficiente para proporcionar una educación de calidad a los niños que se inscriben. Los representantes de la organización mundial de sindicatos del profesorado, Education International, llamaron la atención respecto a la importancia de la Recomendación de la OIT y la UNESCO relativa a la Situación del Personal Docente, con el fin de garantizar el objetivo de un estatus elevado de la profesión docente y una buena calidad de la educación.

En el programa se consideró asimismo los enfoques específicos necesarios al tratar con niños que trabajan y han abandonado el sistema de enseñanza, la repercusión del VIH/SIDA en el trabajo infantil, y los vínculos entre la educación y los mercados de trabajo.

El curso volverá a impartirse en el Centro de Formación de Turín en 2008 (véase el calendario de cursos de Turín, pp. 26-29). El IPEC confía asimismo en poder impartir el programa de formación a escala regional y nacional. Para más información, pónganse en contacto con ipec@ilo.org.

Otra actividad importante del proyecto es un amplio servicio encargado de asistir a los niños que trabajan en áreas rurales remotas de manera innovadora, por ejemplo, mediante programas de forma-Page 20ción entre iguales, o la creación de redes con otros programas cuyo objetivo es el bienestar de los niños.

El programa comenzó en 2005 y, hasta la fecha, se ha identificado y registrado a más de 1.400 niños (un 45% de niñas). Casi la mitad de ellos han sido retirados de las labores agrícolas y se han matriculado en centros de enseñanza primaria. Más de 100 niños (en su mayoría, varones) se han retirado de la actividad laboral y se han matriculado en internados ubicados en Karataÿ, Kozan, Mustafabeyli y Hilvan. El resto se han beneficiado de programas de educación complementaria y actividades sociales organizados por el CAS y las escuelas de primaria ubicadas en el área circundante, en el marco del programa.

En Indonesia, un programa de aprendizaje hincado por Apindo (Asociación Empresarial de Indonesia), con el apoyo del IPEC se dirigió a sacar de trabajos peligroso a niños de mayor edad (15+) y que necesitan comenzar una nueva vida. Tres empresas participantes -PT Astra Honda, PT Unitex y PT Bogasari- ofrecieron formación en el puesto de trabajo a unos treinta jóvenes (chico y chicas) que anteriormente habían trabajado en tiendas del calzado en Ciomas, como traficantes de drogas o que habían sido niños de la calle. El objetivo era no sólo ofrecer a estos niños y niñas la oportunidad de aprender cualificaciones sino prepararles para que pudieran ganarse la vida, vendiendo estas cualificaciones a empresas de pequeño nivel.

Meta y sus amigas/os trabajaban en condiciones peligrosas en los talleres informales del calzado de Ciomas. Tener que caminar 10 kilómetros hasta la fábrica PT Unitex no apagaba su entusiasmo; el cansado viaje que tenían que hacer cada día durante tres meses no podía comparase con las penurias que habían sufrido anteriormente. El grupo de jóvenes estaba entusiasmado con la oportunidad de aprehender destrezas relacionadas con la industria del vestido. Al mismo tiempo, tenían que aprender la forma de trabajar en una fábrica. Aunque algunos de ellos encontraron difícil al principio ajustarse al nuevo ritmo de vida y a la disciplina que se esperaba de ellos, el trabajo les otorgó un nuevo orgullo y el sentimiento de tener cierto control sobre su futuro.

Desde la finalización de la formación en el puesto de trabajo, Meta y sus amigas/os han estado ocupados. Tras recibir una máquina de coser, otra para hacer dobladillos y telas de la OIT, Apindo y PT Unitex, el grupo de aprendices debatió sus opciones y decidió por unanimidad utilizar las herramientas para crear su propio negocio. Los ahorros del dinero para transporte proporcionado por la OIT y Apindo les permitieron iniciar el negocio con suficiente capital para realizar fundas de cama y de almohadas. El asesoramiento lo proporcionó ELSPPAT, una ONG de Bogar que trabaja con OIT-IPEC para sacar a niños de trabajos peligrosos de la industria del calzado.

Las discusiones diarias del grupo versaban sobre cuestiones de marketing, cómo mejorar la calidad de sus productos y actualizar sus cualificaciones. El grupo consiguió ayuda de un diseñador y ya ha realizado un curso avanzado de costura que le permitirá mejorar la calidad de sus productos. El marketing conlleva mostrar los productos que elaboran. Confían que sólo es cuestión de tiempo para que comiencen a llegar los pedidos.

Meta señala con estusiasmo, "estoy contenta de participar en la planificación, inicio y marketing de nuestro propio negocio. Esta es la mejor forma de poner en práctica las cualificaciones y el conocimiento que hemos aprendido durante el período de aprendizaje. Se trata de una mejora que no puede comparase con el trabajo que hacíamos antes".

La experiencia de Meta y sus amigos han tenido su eco en otros alumnos del programa de aprendizaje que, de igual manera, están tratando de crear su propio negocio. Los que aprendieron a hacer bollos y pan con PT Bogasari han seguido los mismos procesos sobre las estrategias y marketing de sus productos. Los jóvenes que recibieron aprendizaje en el puesto de trabajo en AT Honda siguen en ello a fin de profundizar y mejorar sus cualificaciones.

"Estamos aprendiendo de la experiencia del primer grupo de aprendices. Por ejemplo, organizar aprendizajes para niños que poseen antecedentes laborales de este tipo exige una sólida enseñanza, un gran sentido del compromiso, y respeto por todas las partes que participan en el programa. Si estos tres principios no son seguidos en su totalidad, entonces el programa ni tendrá éxito ni será sostenible", señaló Nina Tursinah, jefa de Apindo de Mujeres, Asuntos Sociales y de Género.

La esperanza del IPEC es que el programa de aprendizaje sea ejemplo y se repita en otras áreas y que se convierta en una herramienta, tanto para empresarios como para gobiernos, en la lucha contra las peores formas de trabajo infantil en Indonesia.