La incorporación de la base naval de rota en el escudo antimisiles de la OTAN

Autor:Miguel Ángel Acosta Sánchez
Cargo:Universidad de Cádiz
Páginas:297-302

Page 297

  1. La firma el 10 de octubre de 2012 del Segundo Protocolo de enmienda al Convenio de Cooperación para la Defensa entre España y Estados unidos de 1988 (BOE, núm. 138, de 10 de junio de 2013), tiene impresionantes consecuencias en materia de seguridad y defensa para nuestro país. Así, este Protocolo implica la incorporación de la base Naval de Rota dentro del Escudo Antimisiles de la OTAN (Ballistic Missile Defence - BMD), creado en la Cumbre aliada de Lisboa de noviembre de 2010. Más concretamente, Rota se incorpora como parte de la aportación de Estados unidos al BMD y dentro del denominado «Enfoque Europeo Adaptable por Fases» (European Phased Adaptative Approach - EPAA) norteamericano. A fin de analizar las repercusiones de esta nueva realidad, procederemos en primer lugar a descifrar qué conlleva el Escudo Antimisiles, para posteriormente centrarnos en el contenido de la modificación del Convenio hispanonorteamericano y sus repercusiones para la OTAN, España y la región gaditana de Rota.

    Page 298

  2. El origen, en su formato actual, del Escudo Antimisiles debemos ubicarlo durante el mandato de G. W. Bush. La finalidad de esta medida era proteger el territorio americano, su población y sus fuerzas de toda agresión por medio de misiles de cualquier alcance, y que pudieran ser destruidos en cualquier fase de la trayectoria y gracias a una red de radares, sensores e interceptores. Posteriormente, la medida se amplía al territorio, población y fuerzas de los países aliados, especialmente en Europa, protegiéndose igualmente a las tropas norteamericanas en el exterior. De este modo, se han instalado interceptores en Polonia y un radar fijo en República Checa (García encina, C., «¿qué es el sistema antimisiles europeo?», Real Instituto Elcano, ARI 2/2012, de 12 de enero de 2012). En septiembre de 2009, el Presidente b. Obama, que ya había rechazado las costosas estructuras defensivas de sus predecesores, anunciaba un nuevo dispositivo contra misiles balísticos que cubriría toda Europa, el «Enfoque Europeo Adaptable por Fases» (EPAA), y que significaría la aportación norteamericana al futuro Escudo Antimisiles de la OTAN, aprobado un año después en la cumbre de Lisboa. Esta EPAA implica un sistema tierra-mar y con cuatro fases cronológicas de desarrollo, las cuales abarcan desde 2010 hasta 2020, si bien la última fase ha sido cancelada recientemente, básicamente por falta de presupuesto y por las dudas sobre su eficacia una vez realizadas varias pruebas.

    Centrándonos en la OTAN, en la Cumbre de Lisboa de noviembre de 2010, los Estados aliados adoptan un nuevo Concepto Estratégico. Además, en paralelo a la EPAA norteamericana y frente a la amenaza de la proliferación de misiles balísticos, se decide desarrollar una capacidad propia de defensa antimisiles (BMD), a partir del ya existente programa Active Layered Theater Balistic Missile Defense (ALTBMD). Este Escudo Antimisiles aliado cubriría el territorio propio y la población de los Estados parte en el Tratado Atlántico. El sistema consiste en un entramado de satélites, comunicaciones, radares y misiles que se encargarán de detectar desde el momento mismo de su lanzamiento cualquier misil balístico de corto y medio alcance que pueda impactar sobre el territorio de la Alianza o sus tropas desplegadas, localizarlo en su órbita y destruirlo. El Escudo tendría dos «patas». La primera de ellas a través de la ampliación de las capacidades de mando, control y comunicación; y la segunda por medio de aportaciones nacionales. Así, Alemania albergará la estructura de mando y control; Francia desarrollará un sistema espacial de alerta temprana y un radar de largo alcance; y los Países bajos incorporarán radares de defensa antimisiles en cuatro buques. Por su parte, Estados unidos contribuirá con la EPAA, la cual incluirá de forma indirecta la participación de España a través de la habilitación de la base de Rota como sede permanente de cuatro destructores norteamericanos con sistema de defensa AEGIS. Este sistema AEGIS implica, en definitiva, un mecanismo naval integrado de detección e interceptación de misiles enemigos.

  3. Sobre la base Naval de Rota, debemos indicar que actualmente es la más grande de la Armada española. En la misma se...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba