Igualdad, competencia y deslealtad en el sistema español de derecho interregional (y en el de derecho internacional privado)

Autor:Santiago Álvarez González
Cargo:Catedrático de Derecho Internacional Privado Universidad de Santiago de Compostela
Páginas:50-73

Page 50

    Concluida ya la redacción de este trabajo ha visto la luz el artículo de GONZÁLEZ CAMPOS, J. D., ´La reforma del sistema español de Derecho internacional privado: Algunas propuestas para un debateª, REDI, vol. LII, 2000(2), pp. 351-369. Como las presentes, sus reflexiones son instrumento de debate; en lo que atañe a las dos dimensiones que aquí analizo (las exigencias de la plurilegislación para el Derecho interregional y las exigencias para el Derecho internacional privado), el Profesor Julio GONZÁLEZ CAMPOS realiza diversas propuestas que afectan directamente a la primera. Existe coincidencia en la necesidad de reforma y discrepancia en el modelo de base: el continuar con el modelo seguido desde 1889, con la proyección al Derecho interregional de las soluciones previstas para los conflictos internacionales, con las particularidades necesarias (p. 363) me parece una solución continuista que difícilmente optimiza las exigencias que en este trabajo desarrollo. Como en las conclusiones indico, creo que el modelo ha de invertirse: soluciones específicas para los conflictos internos que, ocasionalmente, puedan coincidir con las de Derecho internacional privado. En cuanto a la sede formal de tales soluciones, aunque aquí propongo una ley especial para el Derecho interregional, no veo obstáculo para que un último título de una sola ley especial (p. 367; pero en tal caso ´De Derecho internacional privado y de Derecho interregionalª) contenga una regulación singular, con la autonomía sustancial que reivindico. Sin duda ello tendría la virtud de implicar a nuestra comunidad científica en un ámbito problemático en el que creo que tenemos mucho más que decir de lo que hemos dicho hasta la fecha, y de proclamarlo al resto de las disciplinas jurídicas.

EL Autor: En la elaboración de las presentes reflexiones he disfrutado de las observaciones que me han hecho RAFAEL ARENAS, MANUEL ATIENZA, ALBERT FONT y PEDRO DE MIGUEL. A ellos mi más sincero agradecimiento. La responsabilidad de lo escrito es, no obstante, enteramente mía. Aunque por motivos expositivos han quedado al margen de la misma, además de las referencias bibliográficas que contienen las notas a pie de página, han sido efectivamente utilizados para poner a punto la redacción los siguientes trabajos: ÁLVAREZ RUBIO, J. J., ´La actual configuración de los presupuestos generales del sistema español de Derecho interregionalª, Revista Vasca de Administración Pública, núm. 48, 1997, pp. 9-42; ARENAS GARCÍA, R., ´Derechos forales, derechos locales y derecho consuetudinario en España: origen histórico y determinación de su ámbito de vigencia territorialª, Revista Jurídica de Asturias, núm. 21, 1997, pp. 93-113; BORRÁS RODRÍGUEZ, A., Calificación, reenvío y orden público en el Derecho interregional español, Barcelona, 1984; DEL-GADO ECHEVERRÍA, J., ´Comentario al artículo 14 del Código civilª, Comentarios a las reformas del Código civil, R. BERCOVITZ RODRÍGUEZ-CANO, coordinador, Madrid, 1993, pp. 511-512; DEL-GADO ECHEVERRÍA, J., en Comentarios al Código Civil, I, Título Preliminar, J. RAMS ALBESA coordinador, Madrid, 2000; GONZÁLEZ BEILFUSS, C., ´Nuevas normas catalanas: el Código de familia y la Ley de uniones estables de parejaª, REDI, vol. L, 1998(2), pp. 307-311; GONZÁLEZ CAMPOS, J. D., ´El marco constitucional de los conflictos internos en Españaª, en Europäischer Binnenmarkt IPR und Rechtsangleichung, Hommelhoff/Jayme/Mangold, Heidelberg, 1995, pp. 7-32; ZABALO ESCUDERO, E., ´Pluralidad legislativa y conflictos de Leyes internos en el ordenamiento españolª, Cursos de Derecho internacional de Vitoria-Gasteiz 1994, Madrid, 1995, pp. 253-302. Esta enumeración muestra bien a las claras que en ningún momento he pretendido un análisis exhaustivo de la bibliografía existente, dada la finalidad esencialmente polémica de estas reflexiones.

I Introducción

La reciente STC 236/2000, de 16 de octubre, se suma a las ya numerosas que inciden en una de las características de la realidad jurídica española que mayor riqueza encierra: su carácter plurilegislativo y, en lo que a las presentes reflexiones interesa, la convivencia en España de distintos Derechos civiles. La sentencia aborda el tema desde la perspectiva de la presunta vulneración del principio de igualdad por el distinto tratamiento que el Código civil y la Compilación navarra deparan a determinados aspectos de las acciones de filiación: se trata de un recurso de amparo que es desestimado con argumentos que a priori se averiguaban. Nada que objetar al respecto (salvo las paradojas que la plurilegislación encierra frente a casos sustancialmente idénticos; algo que, además de ´políticamente incorrectoª, no es objeto de mi reflexión actual).

Sin embargo, el mismo supuesto de hecho que conduce al recurso me invita a meditar sobre alguna de sus variantes (hipotéticas) y la incidencia que las mismas tendrían en la comprensión del sistema español de Derecho interregional que, como se sabe, es de origen estatal y de configuración uniforme. Más en concreto, me invita a reflexionar sobre el alcance de la norma estatal que resolvió el problema legal de la identificación de la ley civil española aplicable a la reclamación de filiación efectuada por el recurrente en amparo. Norma estatal, artículo 9.4 del Código civil, que puede no estar a la altura de las circunstancias de lo que exige el marco constitucional de resolución de conflictos de leyes internos. Y ya partiendo de este ejemplo (confieso que es una mera excusa) acompañaré otros en los que dicho marco se ve un tanto deformado por la existencia de normas estatales que lo distorsionan. Page 51

De ordinario, suele ser frecuente en este contexto el análisis que, partiendo de la competencia exclusiva del Estado ´...en materia de normas para la resolución de los conflictos de leyes...ª, pone el acento en las zonas grises (para algunos) que se empeñan los legisladores autonómicos en dibujar con trazos gruesos, elaborando presuntas normas autonómicas sobre Derecho interregional que también deforman y distorsionan el sistema: las disposiciones de las Comunidades Autónomas se dirá, ´...no pueden so pena de incurrir en invalidez sino reiterar -en su caso y si así lo exigiera la sistemática de la legislación- lo establecido en la normativa dictada por el Estadoª (STC 156/1993, de 6 de mayo). La discusión sobre la constitucionalidad de los artículos 1.1 y 19.2 de la Ley catalana 10/1998, de 15 de julio, de uniones estables de pareja o el artículo 2.3 de la Ley Foral 6/2000, de 3 de julio, para la igualdad jurídica de las parejas estables resulta tan tópica como necesaria, por más que, a mi juicio, dicha inconstitucionalidad sea más que evidente y el entrecomillado del TC un tanto perturbador por la habilitación a la copia o reiteración 1.

Lo que pretendo en las páginas que siguen es incidir, precisamente, en la otra cara de la moneda: en las cargas o límites del legislador estatal en la configuración del sistema en vez de en los límites (absolutos) de los legisladores autonómicos. øCómo tiene que ser ese sistema de resolución de conflictos internos desarrollado o a desarrollar por el legislador estatal?; o, mejor y más modesto, øcómo no puede ser ese sistema si se quiere ajustar a las exigencias constitucionales? La respuesta a esta pregunta trataré de articularla alejándome de las legítimas opciones de política legislativa (aunque, me temo, que no podré sustraerme a opiniones concretas sobre el tema); la situaré en el plano de la constitucionalidad de las respuestas del legislador estatal, que también puede ponerse en tela de juicio 2. Para ello, realizaré una mínima descripción del sistema y abundaré en algunos ejemplos que cuestionan su idoneidad constitucional: el proporcionado por la sentencia TC aludida y el relativo a la sucesión por causa de muerte son sumamente ilustrativos. El objetivo es, como señalo, poner de manifiesto la no idoneidad de nuestro sistema de Derecho internacional privado para resolver, por llamamiento del artículo 16.1 del Código civil, las cuestiones que plantea el llamado Derecho interregional. Asimismo, pondré someramente de manifiesto cómo este déficit del sistema español de Derecho interregional se puede predicar también del sistema español de Derecho internacional privado, que, incomprensiblemente, presta muy poca atención a la riqueza plurilegislativa española. Page 52

Estas reflexiones encuentran su germen en escritos anteriores 3, de las que son un complemento que sólo aspira a generar la necesaria discusión y el preciso cambio legislativo 4.

II El sistema y sus exigencias

El artículo 149.1.8 de la Constitución consagra la competencia exclusiva del Estado en materia de ´...normas para resolver los conflictos de leyesª. Desde el primer momento se ha considerado que esta competencia exclusiva y cerrada abarcaba tanto la relativa a la elaboración de normas para resolver los problemas planteados por las situaciones privadas internacionales, cuanto la atinente a la elaboración de las normas que resolviesen la duda acerca de la aplicación de un Derecho civil u otro, de los vigentes en España, como consecuencia de la plurilegislación civil (y más allá de lo civil) consagrada por la Constitución y preexistente a ella 5. Ello significa que decidir si una cuestión queda regulada por el Derecho civil de Galicia o por el Derecho civil de Aragón lo determina una norma elaborada en el seno...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba