Hermanos y enemigos. Liberalismo y relaciones internacionales

Autor:Esther Barbé Izuel, Araceli Mangas Martín y Rafael Arenas García
Páginas:630-633
 
EXTRACTO GRATUITO

Peas, F. J.: Hermanos y enemigos. Liberalismo y relaciones internacionales, Los Libros de la Catarata, Madrid, 2003, 310 pp.

Page 630

En tiempos de turbulencia política y teórica como los que nos tocan vivir, no podemos sino celebrar la aparición de obras tan sólidas y elaboradas como la presente, que nos ayuden a reinterpretar los fundamentos sobre los que se ha asentado la disciplina de las relaciones internacionales. Se trata, en efecto, de una obra densa, intelectualmente sólida, con un sugerente enfoque crítico, y muy rica en cuanto a la diversidad de problemáticas abordadas. No en vano, a partir de un hilo argumental perfectamente delimitado, analiza muchos de los temas más relevantes de la política internacional de nuestros días.

Si tuviéramos que caracterizar la obra en una sola frase, diríamos que constituye un análisis crítico del pensamiento liberal en las relaciones internacionales, desde un enfoque normativo. En efecto, el libro presenta varios ejes o dimensiones:

En primer lugar, es un análisis eminentemente crítico, tanto con la disciplina (con su agenda temática, su utilidad política para el poder, etc.), como con el emergente orden mundial de la posguerra fría. Así, su objetivo de fondo es contribuir a otra forma de pensar, así como a sacar a la disciplina de «la pobreza y la sequedad ética» en que le ha sumido «el atasco espistemológico del positivismo desmedido» (p. 59).

En segundo lugar, es una obra centrada en el análisis del liberalismo, habida cuenta de que, acabada la guerra fría, es hoy «el horizonte moral, político, económico e ideológico único que hegemoniza el mundo y sus miserias...» (p. 15). No sólo es hegemónico, sino que el liberalismo, proporciona el marco de discusión de los problemas y dilemas, y ofrece el vocabulario en el que se produce esa discusión» (p. 24). El libro no pretende esbozar un mapa panorámico y clasificatorio del conjunto de la teoría de la disciplina, sino que, por el contrario, tiene por objetivo el análisis en profundidad de la tradición de pensamiento liberal, considerada como el eje del mainstream de la disciplina.

En tercer lugar, es un análisis desde un enfoque normativo. El estudio se inscribe así en el auge que en la posguerra fría, en el marco de lo que muchos denominan el cuarto debate en la disciplina de las relaciones internacionales, vienen experimentando los análisis normativos, esto es, las cuestiones morales y las discusiones etico-filosóficas, tradicionalmente marginados por el positivismo dominante y por la reticencia del realismo a operar moralmente en un mundo anárquico y violento. Una de las tesis básicas del libro es la importancia de las ideas, los valores y los discursos en la conformación del orden inter-Page 631nacional: no en vano, el poder requiere no sólo de una relación de fuerzas determinada, sino también de un discurso que le legitime como servidor de unos ciertos valores (p. 21).

Tiene razón el autor cuando justifica la pertinencia que tiene proceder a una reflexión ético-normativa. El discurso ético-normativo es importante, pues define nuestra identidad, es instrumento de justificación de los estadistas, al tiempo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA