La hegemonia estadounidense es lo que el presidente hace de ella: politica exterior y multilateralismo durante las administraciones Obama/US hegemony is what the president does of it: foreign policy and multilateralism during the Obama administrations.

Autor:Cruz, Arturo Santa
 
EXTRACTO GRATUITO

INTRODUCCION

En su intervencion ante la Asamblea General de la Organizacion de las Naciones Unidas (ONU), el Presidente estadounidense afirmo que "un regimen que ha perdido la legitimidad, tambien perdera el poder" (United Nations, 2002). A pesar de la razonable logica del planteamiento--tanto desde el punto de vista politico como legal--, la frase no la pronuncio el ex profesor de Derecho, Barack Obama, sino su antecesor, el impetuoso George W. Bush, en 2002, al argumentar a favor de la accion coercitiva del maximo organismo multilateral en contra de Irak, a cuyo regimen hacia referencia.

Unos anos mas tarde, luego del conocido y lamentable desarrollo de los acontecimientos liderados por Estados Unidos en ese pais, Obama prometeria como candidato presidencial que de ser electo iria a la ONU y diria "hemos regresado". Las citas anteriores ilustran tres puntos: 1) la naturaleza del ejercicio del poder y, por tanto, de la hegemonia; 2) la ambivalente relacion de Estados Unidos, como pais hegemonico, con el multilateralismo, y 3) que una, sino es que "la" diferencia fundamental entre los gobiernos de Bush hijo y Obama en cuanto a la politica exterior, seria la vocacion multilateralista del segundo, en contraste con el unilateralismo del primero. Mas fundamentalmente, las tres cuestiones anteriores apuntan a un acertijo teorico: para la potencia hegemomica es mas efectivo socializar el poder que intentar monopolizarlo. El puzzle analitico, sin embargo, no es mera discusion bizantina: su correcta elucidacion tiene efectos concretos importantes en la politica internacional.

En este articulo se explora el acertijo teorico de marras a traves de los tres puntos mencionados, argumentando que la concepcion del ejercicio del poder ha sido un factor clave en el desempeno de Estados Unidos como pais hegemonico desde el fin del Segunda Guerra Mundial, que el recurso al multilateralismo o al unilateralismo por parte de Washington se explica, en mayor medida, por dicho entendimiento que por su hegemonia medida en terminos exclusivamente materiales, y que Estados Unidos bajo el gobierno de Obama, en efecto, regreso a la politica multilateral.

Cabe notar que no se afirma que durante los anos de Obama, Estados Unidos haya abrazado plenamente el multilateralismo--ahi esta, por ejemplo, el creciente uso de drones para atacar objetivos especificos, sobre todo en Afganistan y Pakistan, politica que muchos cuestionan no solo por su tinte unilateral, sino tambien ilegal--. En ultima instancia, un cambio radical en este sentido no depende del ocupante de la Casa Blanca, pues existen obstaculos estructurales tanto de indole interno (e.g., el debilitamiento del Poder Ejecutivo) como externo (e.g., la disminuida aquiesencia de los aliados estadounidenses una vez desaparecida la Union Sovietica) que dificultan su consecucion (Skidmore, 2012; Rose, 2015). Estamos pues hablando de un cambio relativo, y en este sentido mi argumento es simplemente que durante los gobiernos de Barack Obama ha habido un retorno significativo al multilateralismo; la hegemonia estadounidense se ha ejercido, en buena medida, a traves de dicho recurso diplomatico.

Este trabajo esta organizado de la siguiente manera: en la primera seccion se aborda el debate sobre la naturaleza de la hegemonia y el poder en las relaciones internacionales; la segunda se centra en la discusion en torno al declive de la hegemonia estadounidense, y su relacion con el multilateralismo. Finalmente, en la ultima seccion se realiza una somera revision de la politica exterior estadounidense durante los anos de Barack Obama en la presidencia, concentrandose en tres temas relevantes para la politica internacional: las negociaciones sobre el cambio climatico, el acuerdo sobre las capacidades nucleares iranies y, finalmente, el pivote a Asia. En las conclusiones se destaca que la concepcion y ejercicio del poder importan en la politica internacional, y que la variante social de la misma ha sido mas eficiente para el estado hegemonico.

  1. HEGEMONIA Y PODER EN LA TEORIA Y PRACTICA DE LA POLITICA INTERNACIONAL

    La hegemonia conlleva la practica del poder, pues el origen mismo del termino remite al mando, guia o dominio ejercido sobre otros. Para Max Weber (Weber, 1983) la dominacion era un tipo de poder, uno que esta imbuido de autoridad; en tanto que esta ultima es eminentemente social, pues describe una relacion entre individuos (autoridad viene del verbo augere, que significa aumentar, y hacia referencia a la garantia que ofrecia el que estaba investido de ella, de aumentar el bienestar de su comunidad). Tanto la hegemonia como el poder en el que descansa son conceptos y, por tanto, practicas sociales.

    Sin embargo, tanto en el ambito academico como en el de la practica politica internacional es comun encontrarse con una vision materialista y social del poder. De acuerdo con este entendimiento, el poder es una cosa o atributo que poseen los actores. Ya sea en la version paradigmatica del neorealismo, de la Teoria de la Estabilidad Hegemonica o en los mas recientes planteamientos de Stephen Brooks y William Wohlforth, en la politica internacional el poder de los Estados emana de los recursos materiales que poseen (Wohlforth, 1999; Brooks y Wohlforth, 2002). En este tipo de planteamientos, el poder es el equivalente funcional en la politica internacional del dinero en la economia, pues ademas de ser altamente intercambiable, su posesion se traduce en la consecucion de los objetivos perseguidos. De esta manera, la distribucion de capacidades determina la polaridad del sistema internacional (Waltz, 1979; Brooks y Wohlforth, 2002), o la hegemonia del mismo (Gilpin, 1981).

    De manera similar, en el ambito de la politica internacional existen tambien ejemplos de una lectura meramente materialista del poder. Asi, por ejemplo, el nucleo duro del gobierno del Presidente George W. Bush sostenia que el mero grado de concentracion de recursos militares y economicos de su pais, lo convertia automaticamente en el mas poderoso del planeta. Asi, la Estrategia de Seguridad Nacional de 2002 iniciaba afirmando: "Estados Unidos posee una fortaleza e influencia en el mundo que no tiene precedentes ni tiene rival" (White House, 2002).

    El error del entendimiento del poder descrito radica en la concepcion del poder como cosa. Es decir, se asume que entre mayores sean la capacidades materiales de un Estado (sean estas armamentos belicos, recursos financieros, territorio o incluso poblacion), este gozara de mayor poder en todos los ambitos de la politica internacional. Aun mas, dicha concepcion implica tambien la idea de que los diferentes recursos de poder funcionan de manera similar en las diferentes areas tematicas de la agenda internacional, e independientemente de que se este tratando con aliados o adversarios.

    Pero el poder y su practica es eminentemente social. El poder que no descansa en la legitimidad --como lo sugeria la cita con la que inicia este capitulo--no puede perdurar. Sin embargo, la legitimidad no es un atributo consustancial de los actores, es una cualidad conferida por otros; por tanto, un fenomeno social. De lo anterior se desprende que la influencia que un actor tiene sobre otros no depende simplemente de las capacidades materiales a su disposicion--como lo sugeria el pasaje citado de la Estrategia de Seguridad Nacional de George W Bush--, sino tambien del grado de aceptacion con que cuente por parte de los demas actores relevantes (Reus-Smit, 2004). Asi pues, en tanto que el modus operandi del poder basado exclusivamente en las capacidades materiales seria la coercion o la fuerza, el de uno que se funde en la autoridad sera la legitimidad y la persuasion.

    Este ultimo recurso, el de la persuasion, pareceria estar intimamente relacionado con un concpeto que se ha popularizado en los ultimos anos, en el contexto del discutido declive de la hegemonia estadounidense: el poder suave. De acuerdo al creador del termino, Joseph Nye, el poder suave se refiere a la capacidad de "hacer que otros quieran los resultados que tu quieres" (Nye, 2004). Pero el poder suave no es simplemente persuasion, "es tambien la habilidad de atraer" y "los recursos del poder suave son los activos que producen dicha atraccion" (Nye, 2004). Los principales recursos son la cultura, los valores politicos y las politicas publicas. Ahora bien, como Nye mismo reconoce, la "atraccion no siempre determina las preferencias de los otros, pero esta brecha entre el poder medido en terminos de recursos y el poder estimado como los resultados de comportamiento, no es exclusivo del poder suave" (Nye, 2004).

    Para los fines de esta discusion, lo interesante del concepto de poder suave es que tanto su creador como muchos de sus seguidores lo conciben como una cosa, de ahi la referencia a este como un "recurso" o "activo". Bien visto, el poder suave es un hecho social cuya mera existencia requiere de cierto acuerdo social o "intencionalidad colectiva" (Searle, 1995). Debido al papel que la conciencia humana desmpena en su existencia, los hechos sociales no deben confundirse con objetos materiales (Durkheim, 2005). La concepcion comun del poder suave es un error categorial. Y es que "el poder no reside en un recurso, sino que proviene de la relacion particular en que las habilidades se ponen en practica" (Guzzini, 2013).

    Todavia mas, los diferentes recursos de poder no solamente no funcionan de manera uniforme en diferentes areas de temas ni en diferentes tipos de relaciones, como se sugirio anteriormente, sino que no son simplemente "acumulables" (Guzzini, 2013). Contra lo que sugiere Nye, el poder blando no seria susceptible, entonces, de ser "objetivamente medido" (Nye, 2004). De ahi la discrepancia entre el poderio estadounidense, medido en terminos de la suma de las capacidades de poder duro (como armamento y producto interno bruto) y suave (como peliculas y universidades), y su influencia politica real. Despues de todo, como senala...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA