La Fuerza de Paz Cruz del Sur: cooperacion chileno-argentina.

Autor:Ruz, Mar
 
EXTRACTO GRATUITO

Resumen

Tras la firma del Tratado de Paz y Amistad de 1984, Chile y Argentina incrementaron sus vínculos políticos y económicos. En el ámbito de la defensa se inició un acercamiento entre las Fuerzas Armadas, favorecido por la llegada al poder de gobiernos democráticos y el impulso de Medidas de Fomento a la Confianza y la Seguridad. En la actualidad los dos países conforman una Fuerza de Paz Combinada que próximamente se pondrá a disposición de las Naciones Unidas. Esta iniciativa contribuye al esfuerzo sudamericano por enfrentar en forma conjunta los desafíos de seguridad regional y global después del 11 de septiembre del 2001. El liderazgo civil en la Defensa cumple una función fundamental para establecer mecanismos de coordinación entre ambos ministerios.

PALABRAS CLAVE: cooperación en defensa, relaciones Chile-Argentina, Fuerza de Paz Combinada, Medidas de Fomento de la Confianza y la Seguridad, >.

The Cruz del Sur Peace Force: Chile-Argentina Cooperation

Abstract

Since the signing of a Peace Agreement, in 1984, Chile and Argentina have increased their political and economic links. In the field of defense, the armies of both countries began a process of rapprochement favoured by the advent of democratic governments and the promotion of a set of affirmative actions known as Confidence and Security Building Measures. At present, Chile and Argentina have established a Joint Peace Force that will shortly be placed at the disposal of the United Nations. This initiative contributes to the region's efforts to cooperatively face regional and global security challenges in the aftermath of 11 September 2001.

KEY WORDS: defense cooperation, Chile-Argentina relations, Joint Peace Force, Confidence and Security Building Measures, >.

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo se propone aportar algunos elementos al análisis de la cooperación desarrollada entre Chile y Argentina en el ámbito de la defensa, particularmente entre los ministerios de defensa de ambos países. Para analizar esta experiencia bajo un prisma más amplio se tendrá en cuenta el contexto histórico-político en que se ha ido produciendo el incremento de los vínculos bilaterales en esta materia. Como ejemplo de este progreso se aludirá a la experiencia reunida hasta ahora, especialmente en la etapa de diseño de la Fuerza de Paz Combinada.

Este iniciativa se puede analizar desde varias variables, puesto que se trata de dos países que hace treinta años estuvieron al borde de la guerra, sufrieron dictaduras militares y vivieron procesos de transición que, en el área de la defensa, impulsaron políticas democráticas de conducción civil. A los efectos de este trabajo, sin embargo, se mencionan solo dos: el cumplimiento de las Medidas de Fomento de Confianza y Seguridad (MFCS), por una parte; y por la otra, la incidencia del rol civil en el avance del proceso, en el respaldo político permanente y en la superación de las dificultades que enfrenta toda dinámica de construcción.

Además, se intenta explicar a través del > (garbage can model, Cohen/March/Olsen, 1972) algunas prácticas que ya son habituales entre los ministerios, tales como los mecanismos de > frente a situaciones complejas, el intercambio de opiniones antes de las reuniones internacionales y la presentación de posiciones previamente concertadas en los mismos foros.

  1. EL CONTEXTO POLÍTICO BILATERAL Y REGIONAL

El Tratado de Paz y Amistad del año 1984 dio forma legal a la conclusión del conflicto en el Canal del Beagle, hace ya treinta años. A partir de entonces, se inició un proceso paulatino de acrecentamiento de confianzas, con la creación de una Comisión Binacional Permanente para promover la integración económica y física, la que se constituyó en octubre de 1985.

En su ensayo sobre el proceso de integración chileno-argentino, Fernando Arancibia Clavel concluye que este hecho fue vital para la transformación de las relaciones chileno-argentinas porque, en paralelo a los gobiernos centrales, adquirieron nuevo protagonismo diversos actores de los ámbitos público y privado, incluyendo autoridades y órganos regionales (Arancibia Clavel, 2007).

En 1991, los entonces presidentes, Patricio Aylwin y Carlos Menem, dieron por resueltas las diferencias limítrofes en otros 22 puntos fronterizos; llevaron a arbitraje internacional la delimitación en Laguna del Desierto y solo dejaron pendiente el límite en la zona de Campos de Hielo. Este se definió mediante un acuerdo suscrito en 1999, en el segundo período de gobierno de Carlos Menem y durante la presidencia de Eduardo Frei en Chile.

Los esfuerzos para despejar las fronteras de cualquier sombra de indefinición limítrofe resultaron armónicos, al aumentar los intercambios económicos y de inversiones alentados por los acuerdos de complementación económica suscritos por ambos países en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) y posteriormente, de la asociación de Chile al Mercosur, en 1996.

No obstante, el proceso de creación de confianza en el ámbito de la defensa fue más lento que la apertura que se experimentó en otras esferas de los gobiernos respectivos, tales como en el campo económico e incluso en la sociedad civil de ambos países. Por ello, solo diez años después de la firma del Tratado de 1984 se realizó la Primera Reunión de Trabajo del Estado Mayor Conjunto de Argentina con el Estado Mayor de la Defensa Nacional de Chile, en octubre del 1994.

Al respecto, es importante tener en cuenta que ambos países...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA