Formas inaceptables de trabajo. Un modelo multidimensional

AuthorJudy FUDGE, Deirdre McCANN
DOIhttp://doi.org/10.1111/ilrs.12054
Publication Date01 Jun 2017
Revista Internacional del Trabajo, vol. 136 (2017), núm. 2
Derechos reservados © Las autoras, 2017
Compilación de la revista y traducción del artículo al español © Organización Internacional del Trabajo, 2017
Formas inaceptables de trabajo.
Un modelo multidimensional
Deirdre McCANN* y Judy FUDGE**
Resumen. Las formas inaceptables de trabajo (FIT) son una de las «esferas de
importancia decisiva» que la OIT se ha jado de cara a su centenario. Hacía falta
pues un estudio exhaustivo de sus dimensiones, causas o manifestaciones, que las
autoras presentan aquí. En primer lugar, se examinan varios conceptos fundamen-
tales sobre el trabajo contemporáneo, con objeto de indagar qué pueden aportar a
una concepción de las FIT basada en un análisis riguroso. Después se esboza un
nuevo modelo multidimensional del que pueden valerse los actores locales para
identicar y combatir las FIT en países con diversos niveles de renta.
L
a Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha denido las formas ina-
ceptables de trabajo (FIT) como aquellas «condiciones que vulneran
los principios y derechos fundamentales en el trabajo, ponen en peligro la
vida, la salud, la libertad, la dignidad humana y la seguridad de los trabajado-
res o mantienen a los hogares en situación de pobreza extrema» (OIT, 2013a,
párrafo 49). El Director General de la OIT, en su Memoria a la Conferencia
Internacional del Trabajo, incluyó las FIT entre las esferas de importancia de-
cisiva para la Organización (OIT, 2013d). La Declaración de la OIT relativa
a los principios y derechos fundamentales en el trabajo de 1998 recogía un
conjunto de reivindicaciones universales que toda relación de trabajo debe
respetar en materia de derechos colectivos, igualdad, trabajo forzoso y tra-
bajo infantil. Una década después, en la Declaración de la OIT sobre la jus-
ticia social para una globalización equitativa1, se recalcó la indivisibilidad de
* Durham Law School; deirdre.mccann@durham.ac.uk. ** Kent Law School; J.A.Fudge
@kent.ac.uk. Las autoras agradecen a Manuela Tomei y Laura Addati, Anita Amorim, Beate
Andrees, Simonetta Cavazza, Richard Cholewinski, Colin Fenwick, Horacio Guido, Susan Hayter,
Christian Hess, Richard Howard, Coen Kompier, Christiane Kuptsch, Thetis Mangahas, Shengli
Niu, Martin Oelz, Mustafa Hakki Ozel, Natalia Popova y dos revisores anónimos de la RIT, por
los comentarios sobre borradores anteriores de este artículo, y a Susie Choi por su inestimable
asistencia en la labor de investigación.
La responsabilidad de las opiniones expresadas en los artículos solo incumbe a sus autores,
y su publicación en la Revista Internacional del Trabajo no signica que la OIT las suscriba.
1 Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa, adoptada
por la Conferencia Internacional del Trabajo en su nonagésima séptima reunión, Ginebra, 10 de
junio de 2008 .
Revista Internacional del Trabajo
148
los objetivos de la OIT y se reiteró la perseverancia de la Organización en sus
tradicionales aspiraciones respecto de los salarios decentes, una jornada labo-
ral razonable y un entorno de trabajo saludable y seguro. Ahora que se acerca
la conmemoración de su primer centenario, es ineludible que la OIT afronte
el complejo reto de detectar y eliminar las FIT, a n de cumplir los objetivos
formulados en ambas declaraciones.
Sin embargo, la OIT ha reconocido que no se han estudiado exhausti-
vamente las principales dimensiones de las FIT, ni las causas de este fenóme-
no, ni su manifestación en diversos contextos económicos o normativos bien
conocidos (OIT, 2014a, pág. 19). Con el objetivo de solventar estas carencias,
la Organización abogó por «una comprensión más precisa de las dimensiones
y los descriptores de las [FIT] [...] para orientar la acción práctica de la OIT
y de sus mandantes» (OIT, 2015, pág. 1). En este artículo se exponen los re-
sultados de un proyecto de investigación que, en respuesta a este reto, plan-
tea un nuevo marco para entender y combatir las FIT (véase también Fudge
y McCann, 2015).
Una de las premisas de este trabajo es que, en todo intento de identi-
car y erradicar las FIT, es preciso reconocer la complejidad inherente a la
aspiración de mejorar la vida laboral contemporánea en el siglo . Son mu-
chos los países donde se ha observado la existencia de grupos de trabajadores
cuyas condiciones laborales distan mucho del ideal del trabajo decente. En los
debates nacionales e internacionales se emplean diversos términos para de-
signar esa forma de vida laboral: trabajo precario, informalidad, trabajo forzo-
so, etcétera. La heterogeneidad de la nomenclatura pone de maniesto cierto
grado de confusión en cuanto a cómo identicar, categorizar y mejorar tales
relaciones laborales. No obstante, cada debate al respecto aporta observacio-
nes útiles, a saber: que algunos trabajadores están empleados en condiciones
inaceptables; que ello es cada vez más frecuente, tanto en los países del sur
del planeta como en las economías industrializadas más avanzadas; que las
FIT afectan principalmente a aquellos grupos que ya se encuentran en riesgo
de precariedad social y económica, como las mujeres, los jóvenes, las minorías
étnicas y los trabajadores migrantes, y que las políticas destinadas a reparar
con ecacia las relaciones laborales son una necesidad urgente y un punto de
partida potencial para impulsar una mejora social y económica más amplia.
En este artículo se presenta un nuevo modelo para identicar y abordar
las FIT. No se propone un marco universal, válido para todos los contextos so-
cioeconómicos, puesto que las FIT varían de un país a otro. Además, nuestro
modelo consiste en un continuo que va desde las FIT hasta el trabajo decente
y que integra ciertas formas de trabajo claramente inaceptables, como el tra-
bajo forzoso, junto a otros elementos de inaceptabilidad que deben ser elimi-
nados y otras formas que constituyen trabajos decentes o buenos empleos. En
este artículo empezaremos por seleccionar un conjunto de conceptos asociados
al trabajo contemporáneo —a saber, trabajo decente, buenos empleos, traba-
jo precario, vulnerabilidad, trabajo informal y trabajo forzoso—, que sirven
como fuente de información para identicar lo que hace inaceptables ciertas
Formas inaceptables de trabajo: un modelo multidimensional 149
formas de trabajo. Posteriormente pasaremos a examinar esos seis conceptos
fundamentales, prestando atención a lo que pueden ofrecer para construir una
concepción de las FIT basada en un análisis riguroso y orientada a la formu-
lación de políticas. La segunda parte se dedica a esbozar un nuevo modelo
multidimensional de las FIT, ideado para reejar la complejidad de la vida la-
boral moderna y para que los agentes locales (gobiernos, interlocutores socia-
les y organizaciones de la sociedad civil) puedan utilizarlo como instrumento
de diagnóstico, con el objeto de identicar y combatir las FIT en economías
con distintos niveles de desarrollo.
La inaceptabilidad en los discursos contemporáneos
sobre la vida laboral
El postulado de este artículo es que, para abarcar el concepto de las FIT en
todo su potencial, es indispensable prestar atención a los discursos académicos
y de política que persiguen objetivos similares. Varias tradiciones de política e
investigación académica, fundamentadas en distintos conceptos y metodolo-
gías, estudian cómo identicar y eliminar las formas de trabajo inaceptables.
En este artículo se pasa revista a esa bibliografía con la nalidad de argumen-
tar que los modelos existentes, aunque resultan insucientes por sí solos, son
cruciales para formular un concepto sólido de las FIT. Se aplican tres criterios
para seleccionar los conceptos evaluados: la pertinencia para la identicación
del trabajo inaceptable; la aceptación por los responsables de la formulación
de políticas o por las instituciones normativas fundamentales, y la prevalen-
cia en la bibliografía académica pertinente (jurídica, normativa y sociológica).
Dos de los conceptos, a saber, el trabajo decente y los buenos empleos, reejan
el debate internacional sobre cuestiones fundamentales relativas al desarro-
llo, en particular la creación de empleo y la calidad del trabajo. Proporcionan
una caracterización general de una forma de vida laboral que es la antítesis
del trabajo inaceptable. Los restantes conceptos, a saber, los de trabajo pre-
cario, trabajadores vulnerables, trabajo informal y trabajo forzoso, se centran
en manifestaciones especícas e interrelacionadas de trabajo inaceptable que
preocupan a los responsables de la formulación de políticas o que requieren
una intervención normativa.
Trabajo decente
El trabajo decente se ha convertido en el paradigma de una vida laboral acep-
table o deseable. Este concepto, formulado como el compromiso de «pro-
mover oportunidades para que los hombres y las mujeres puedan conseguir
un trabajo decente y productivo en condiciones de libertad, equidad, seguri-
dad y dignidad humana» (OIT, 1999), es el punto de convergencia de cuatro
principios, también enunciados como los «objetivos estratégicos» de la OIT, a
saber: la promoción de los derechos fundamentales en el trabajo, el empleo,
la protección social y el diálogo social (ibid.; véase, más recientemente, OIT,

To continue reading

Request your trial