¿Qué es forma en el derecho contractual comunitario de consumo?

Autor:Esther Arroyo Amayuelas
Páginas:229-249
RESUMEN

I. Introducción - II. El formalismo en el derecho contractual comunitario de consumo - III. Forma externa y forma interna del contrato y de la obligación de informar - IV. ¿Un sistema adecuado de sanciones? - V. Conclusiones

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 229

I Introducción

Es *lugar común en la doctrina la afirmación según la cual se está ante un fenómeno de neoformalismo contractual comunitario, que es especialmente relevante en el Derecho del consumo1. Menos frecuente es encontrar una explicación clara de lo que deba entenderse por forma en el Derecho comunitario. De entrada, las expresiones «forma del contrato» o «forma o formalismo contractual» son ambiguas. Entendidas en sentido estricto, se refieren a la formaPage 230del negocio. Por el contrario, en el Derecho comunitario alcanzan un significado más amplio. Lo que se quiere significar es la presencia de la forma en todo el proceso de contratación, lo que incluye el contrato y todas las obligaciones legales accesorias y complementarias de la prestación principal (artículo 1258 Código Civil), cuando éstas tengan carácter formal. Es el caso, principalmente, de la obligación de información; pero no de la de proporcionar una copia del contrato o elevar éste a escritura pública o, por poner un último ejemplo, la de procurar una traducción del mismo. Por ello, es más correcto utilizar las expresiones «formalismo en la contratación de consumo» o «forma del proceso contractual» para englobar todo el proceso de contratación y, en su caso, precisar oportunamente cuando se quiera significar otra cosa más concreta.

Ese es ahora mi objetivo, más bien modesto. Su delimitación es esencial para establecer un sistema adecuado de sanciones pero, dada la complejidad del tema, en esta ocasión no me detendré en un estudio detallado de este aspecto.

II El formalismo en el derecho contractual comunitario de consumo

Numerosas Directivas exigen forma escrita del contrato y el cumplimiento de otras obligaciones complementarias, especialmente la de proporcionar información que, como se ha adelantado ya, acostumbra a ser formal 2. Las normas comunitarias no siempre precisan de igual manera lo que deba entenderse por forma escrita. Por ejemplo, referida al contrato ¿es la firma de los contratantes parte de la misma? Ni siempre la forma «por escrito» tipifica indistintamente los signos legibles sobre papel o en cualquier otro soporte duradero3.

Page 231

A veces, lo que ocurre es, más bien, que una y otra modalidad se reputan distintas, aunque frecuentemente se equiparen 4. Con todo, su estudio nos llevaría ahora muy lejos y, en consecuencia, de eso tampoco me voy a ocupar en esta ocasión5. Más importante me parece detenerme en lo que, en sentido amplio, deba entenderse por formalismo contractual en el Derecho privado europeo. Éste puede analizarse desde dos perspectivas: una, de política legislativa; y otra, de Derecho material.

1. La política legislativa

El formalismo del Derecho privado europeo se manifiesta esencialmente en la contratación de consumo, que generalmente incluye contratos de adhesión y condiciones generales y un contenido contractual legal predeterminado. En este contexto, la forma tiene básicamente carácter protector del consumidor frente al empresario y, lógicamente, se centra en el documento privado.

Page 232

1.1. La forma del contrato

En su acepción normal, equivalente a medio de expresión del contenido contractual (declaración), la expresión «forma escrita del contrato» debe considerarse un estadio formal básico: contrapuesto a «forma oral» y sinónimo de «documento privado» 6. La escritura permite acreditar cuáles son los compromisos adquiridos, lo cual beneficia tanto al consumidor como al empresario que acuda a los tribunales para obtener el cumplimiento de la prestación 7. La función de la forma escrita (del contrato) no es servir de medio de prueba de la existencia del contrato frente a terceros (articulo 1218 del Código Civil); lo es simplemente entre las partes (ex artículo 1225 del Código Civil en relación con el artículo 1257 del Código Civil).

El Derecho comunitario de consumo no se refiere a las otras formas igualmente reguladas en los Derechos nacionales 8.

El tipo de forma (escrita, en este caso) se subordina a su valor o función. Es decir, que si bien aquél, explícita o implícitamente, puede venir legalmente impuesto, siempre está condicionado por la función que cumpla la forma: ad solemnitatem, ad probationem, requisito de ejercitabilidad de los derechos u oponibilidad frente a terceros 9. Tampoco sobre esto último se pronuncia elPage 233Derecho comunitario, lo que significa que los Estados miembros no sólo pueden adaptar el tipo de forma escrita a alguna de las funciones preexistentes en los respectivos ordenamientos jurídicos, sino que incluso pueden prever formas distintas, más severas10.

En definitiva, en el Derecho privado europeo la regulación de la forma del contrato supone un factor de unificación jurídica mínimo. Aunque los tipos no son libres, el legislador comunitario respeta las formas estatales y sus funciones tradicionales. En el Derecho español (en todo o en parte generalizable a otros ordenamientos) éstas son cuatro. Dos de ellas deben ponerse en relación con el negocio: son ad solemnitatem (artículo 1628 del Código Civil) y ad probationem (artículos 1218, 1225, 1280 del Código Civil). Las otras dos se refieren a una cualidad: la de la ejercitabilidad de los efectos o ad exercitium (Base 19 final, artículo 1279 del Código Civil) y la de inscriptibilidad del negocio o ad inscriptionem (artículo 3 de la Ley Hipotecaria). Sus funciones son objetivamente neutras porque no tienen en cuenta quienes son las partes. Y son de Derecho cogente, es decir, irrenunciables11.

Page 234

1.2. La formalización de la información

El Derecho comunitario potencia la función informativa de la forma y formaliza todo tipo de informaciones12: tanto las que proporcionan el contenido del contrato, como las declaraciones del empresario previas a la contratación, formen o no parte de aquél.

La formalización de la información tiene las siguientes funciones:

a) Función preventiva. La finalidad es poner al alcance del consumidor información escrita que le permita conocer con claridad aquello sobre lo que contrata y le permita su consulta en cualquier momento13. De ahí la frecuente equiparación de la forma escrita al soporte duradero14. Con ello se persigue evitar errores y, por ende, el efecto sorpresa en la contratación15.

b) Función de control. Del consumidor sobre el empresario, permite a aquél comprobar el cumplimiento del deber de información de este último y, a posteriori, apreciar si el contenido del contrato y el de la información contractual son conformes.

1.3. De la formalización de la información a la forma del contrato

A veces, la información que el empresario tiene la obligación legal de proporcionar debe incluirse en el contrato. En esos casos, la exigencia de forma se extiende a él 16. Lo que equivale a decir que éste es formal, pero no por si mismo, sino porque incluye informaciones que sí que lo son17.

Page 235

Desde este punto de vista, puede afirmarse que mientras que en los ordenamientos jurídicos nacionales la forma del contrato afecta a su conclusión, en el Derecho comunitario generalmente se localiza en un estadio anterior: en las informaciones precontractuales que, en su caso, luego se incorporan como contenido contractual18.

2. El Derecho material: los actos formales del proceso de contratación

Cuando las declaraciones en el proceso contractual comunitario de consumo son formales, la forma presenta dos binomios: por un lado, el ya visto, referido al contrato y la obligación de informar; por el otro, en cada uno de los elementos de esa dualidad, la forma externa y la forma interna. A ello se hará referencia con más detalle en los epígrafes siguientes.

2.1. El contrato

La forma escrita sólo se exige expresamente para algunos contratos: el de tiempo compartido19 y el de crédito al consumo 20. Por el contrario, en el contrato de viaje combinado la forma escrita es opcional 21.

Los dos primeros supuestos han sido calificados de «forma constitutiva» 22.

Tiene el sentido tradicional de medio de expresión de la declaración de voluntad. Es lo que podemos calificar de forma externa 23. Pero también existe unaPage 236forma interna del contrato, que equivale a la organización de su contenido. Sobre ello volveré más adelante24.

2.2. La información

La información es objeto de una obligación legal de hacer, unilateral del empresario, respecto de la cual la ley impone una forma. También aquí se puede diferenciar entre una forma interna (organización del contenido) y otra externa (por escrito). Tiene además un contenido determinado y unas modalidades de cumplimiento: previa, simultánea o posterior. Lo primero lo apunto ahora, sin perjuicio de profundizar sobre ello más adelante25.De lo segundo me ocupo en seguida26.

Es información tanto la que se incorpora como contenido obligatorio del contrato, como las declaraciones del empresario previas a su conclusión o posteriores. Sin embargo, cuando la información es contractual es preferible referirse a ella, no con ese término, sino con el de «cláusulas o menciones» (en alusión a la forma interna del contrato). Es más clarificador reservar la expresión «información» para tipificar la obligación legal del empresario.

a) La obligación de informar

Entre los efectos del contrato, según el artículo 1258 del Código Civil, unos son...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA