Filipinas: Forjar un futuro con trabajo decente

Autor:Jean-Luc Martinage
Páginas:6-11
RESUMEN

El tifón Haiyan - que devastó varias zonas de Filipinas - causó la muerte de miles de personas y provocó graves problemas económicos. Casi seis millones de trabajadores perdieron sus medios de vida. Una de las prioridades de la OIT ha sido brindarles asistencia para recuperarse y ayudarles a forjar un futuro mejor.

 
CONTENIDO
6
revista TRABAJO
El tifón Haiyan – que devastó varias zonas de Filipinas – causó la muerte
de miles de personas y provocó graves problemas económicos. Casi
seis millones de trabajadores perdieron sus medios de vida. Una de las
prioridades de la OIT ha sido brindarles asistencia para recuperarse y
ayudarles a forjar un futuro mejor.
Por Jean-Luc Martinage
Fotografías: Marcel Crozet y OIT Manila
FILIPINAS
7
revista TRABAJO
NÚMERO ESPECIAL DE 2014
Forjar un futuro
con trabajo decente
Nos reunimos con Cheche Ferreras en una pequeña
casa improvisada que sigue en pie milagrosamente entre
cientos de viviendas derruidas a las afueras de Basey, la
principal ciudad de la Isla de Samar, una de las tres zonas
más afectadas por el tifón Haiyan (conocido localmente
como Yolanda).
Antes de la llegada del Haiyan, esta mujer de 41 años,
madre de tres hijos, se ganaba la vida vendiendo en el
mercado local las esterillas que tejía. En Basey hay una
tradición muy arraigada de tejido de esterillas, sobre todo
entre las mujeres.
Los habitantes arman que dicha tradición existía antes
de la llegada de los españoles a Filipinas, transmitida de
madres a hijas.
Sin embargo, por primera vez en varias décadas, la
producción de esterillas prácticamente ha cesado porque las
tejedoras no disponen de tikog, una bra natural de una planta
acuática que crece en ciénagas de agua dulce y en arrozales. Es
la materia prima que se utiliza para tejer en Basey.
“El tejido ha sido siempre la fuente de ingresos de mi
familia”, arma Ferreras. “Pero el tifón nos despojó de
todo”, añade con tristeza.
revista TRABAJO
Alrededor de
padecieron las
consecuencias del tifón
Haiyan
perdieron sus medios de vida
ya tenían un
empleo vulnerable
y vivían bajo el
umbral de la
pobreza, o cerca
del mismo, antes
del tifón
se vieron afectados en el sector de los servicios
en la industria
14,2
millones de
personas
5,9
millones de trabajadores
2,6
millones de
esos trabajadores
el 51 por ciento,
es decir, 3 millones
de trabajadores,
el 16 por ciento,
(1 millón)
REPERCUSIONES DEL TIFÓN HAIYAN A NIVEL LABORAL
Con objeto de no perder la esperanza, los tejedores
siguen organizando asambleas para intercambiar
información e infundirse ánimo. Además de faltarles el
tikog, al igual que otros sobrevivientes deben hacer frente
al alto precio de los alimentos.
ELEMENTOS EN COMÚN ENTRE
EL TIKOG Y EL TRANSPORTE
La actividad tejedora tradicional es sólo uno de los
negocios que han padecido las consecuencias económicas
en las zonas afectadas.
En el centro de Tacloban – la ciudad que pasó a ser el
símbolo de la tragedia – nos reunimos con Judy Torres,
de 46 años, propietario de un triciclo de transporte y
organizador laboral. Al igual que muchos propietarios y
conductores de triciclos en Tacloban, Torres sufrió en su
actividad laboral las graves consecuencias del tifón, que
dañó la mayor parte de los vehículos, en muchos casos
destruyéndolos por completo.
No obstante, muchos de los triciclos averiados se
repararon. Torres y otros conductores comenzaron de
nuevo a llevar a sus clientes por las transitadas calles de
Tacloban, embotelladas por los minibuses del transporte
público – conocidos como jeepneys – las camionetas
de las organizaciones asistenciales y los camiones que
transportan ayuda humanitaria.
Torres insiste en que la falta de empleo es una prioridad
que debe abordarse con urgencia. En la parte posterior de
su triciclo decidió colocar un cartel en el que se pide crear
más empleos.
8
en la agricultura
33 por ciento,
(1,9 millones)
9
NÚMERO ESPECIAL DE 2014
“La OIT ha estado
sobre el terreno desde
el primer día para
ofrecer empleos de
emergencia y garantizar
oportunidades de
trabajo decente”.
SOBRE EL TERRENO DESDE
EL PRIMER DÍA
Los equipos de la OIT, sobre la base de su amplia
experiencia en actividades de respuesta a desastres en
Filipinas, han estado sobre el terreno desde el primer día
ayudando a las comunidades afectadas en actividades de
reconstrucción.
La OIT ayudó el Departamento de Trabajo y Empleo
(DOLE) a crear trabajos temporales en el marco de
“programas de empleo de emergencia” para ayudar
a mejorar las condiciones de vida y de trabajo de las
comunidades afectadas.
Los programas, de dos semanas de duración, ayudan
a lograr un empleo y un trabajo decente con un salario
Lawrence Jeff Johnson,
Director Ocina de la
OIT en Filipinas
Judy Torres y su triciclo
revista TRABAJO
mínimo garantizado, equipos y prendas de protección, y
permiten cotizar a un seguro de salud y seguridad social.
Aalgunos de los participantes se les ofrece también
formación u orientación profesional como ayuda para crear
su empresa.
Lilibeth Planas Sevilla es una de las sobrevivientes que
se beneció del programa. Esta mujer de 37 años perdió a
tres de sus cuatro hijos y a su esposo como consecuencia
del tifón. Se quedó sola con un único hijo que sobrevivió.
Antes del Haiyan vivíamos bien. Luego el tifón devastó
nuestras vidas. Destruyó mi casa y ahora vivo con mi cuñada”,
relata entre lágrimas.
“Me hablaron del programa de empleo de emergencia
de la OIT. Fue realmente útil para mí porque me permitió
ahorrar algo de dinero para comprar alimentos. Todavía doy
las gracias por que yo y mi hijo hayamos sobrevivido. Todo
lo que necesitamos ahora es que mi hijo vaya a la escuela, un
nuevo trabajo para mí y una casa en la que vivir”.
LIMPIAR LOS ESCOMBROS
El trabajo de Sevilla consistió en limpiar los escombros
que el tifón dejó tras de sí en su vecindario. En el marco
del programa de la OIT recibió un par de guantes, una
máscara, una camisa de manga larga y botas para evitar
laslesiones.
Los programas de empleo de emergencia también
permitieron a los sobrevivientes permanecer en las zonas
afectadas en lugar de tener que desplazarse a las grandes
ciudades, como la capital Manila, o al extranjero. De este
modo evitaron el trabajo no reglamentado o, en el caso de
los más vulnerables, convertirse en víctimas de la trata de
seres humanos.
“Estamos haciendo todo lo posible para brindar
acceso a un empleo seguro y decente que garantice
salarios mínimos, seguridad en el trabajo, el desarrollo
de competencias y protección social de conformidad con
las legislación nacional”, señaló Lawrence Je Johnson,
NÚMERO ESPECIAL DE 2014
Sobrevivientes del tifón participando en el programa de empleo de
emergencia de la OIT
Director de la Ocina Nacional de la
OIT en Filipinas.
“Queremos asegurarnos de que
los sobrevivientes del tifón Haiyan
no se ignoran en el proceso de
recuperación. Ellos han padecido
el trauma y el dolor de una grave
pérdida, por lo que es fundamental
velar por que no queden vulnerables y
expuestos a la explotación. No deben
ser víctimas otra vez al comenzar
a reconstruir sus comunidades. El
empleo de emergencia debería ser
tan seguro y decente como cualquier
otrotrabajo.
Lilibeth Planas Sevilla se beneció del
programa de la OIT
11