Etapas del proceso de sucesión en el territorio de la antigua URSS

Autor:Tatsiana Ushakova
Cargo del Autor:Profesora Colaboradora de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Universidad de Alcalá
Páginas:61-69

Page 61

1. Fecha de la sucesión: análisis cronológico de la disolución de la URSS

La desaparición de un Estado y la creación de otro nuevo constituyen, ante todo, el resultado de acontecimientos políticos y sociales. No obstante, el Derecho internacional no se muestra indiferente en relación con estos sucesos, sino que determina cuáles de ellos son significativos desde el punto de vista jurídico. Mediante esta apreciación, el hecho político y social se convierte en un hecho jurídico203. En este sentido, para el análisis del proceso de sucesión en materia de bienes, archivos y deudas de Estado en el territorio de la antigua URSS, es importante precisar la fecha de la sucesión. La Convención de Viena de 1983 la define en el artículo 2.1 (d):

“Se entiende por ‘fecha de la sucesión de Estados’la fecha en la que el Estado sucesor ha sustituido al Estado precedente en la responsabilidad de las relaciones internacionales del territorio al que se refiere la sucesión de Estados”. 204

Se deduce de la definición que, para referirse al paso de los derechos y obligaciones, tiene mayor relevancia el momento de la aparición del Estado sucesor, y no el de la desaparición del predecesor205. Ha mantenido este planteamiento la Comisión de Arbitraje, creada en agosto de 1991, en el marco de la ConferenciaPage 62 europea para la Paz en Yugoslavia206. En el caso del desmembramiento de la RFSY, fue imposible determinar la fecha en que desapareció la Federación. En cambio, en el mismo acontecimiento protagonizado por la URSS, supondría una mayor complicación atenerse a la fecha de la sucesión de cada uno de los nuevos Estados en su territorio. Además, el 8 de diciembre de 1991, en el Acuerdo sobre la creación de la Comunidad de Estados Independientes, se afirmó que había dejado de existir la Unión Soviética.

Tanto la disolución de la RFSY, como la de la URSS, duraron varios años. La crisis política de la Unión Soviética comenzó en el año 1989207, con el conflicto en el Cáucaso y los movimientos independentistas en los países bálticos. Después del fracaso de la operación militar en las repúblicas bálticas, en enero de 1991, y la declaración de ilegalidad de los plebiscitos sobre la autodeterminación de estos pueblos, por Decreto presidencial de 2 de febrero, tuvo lugar un intento de los poderes centrales de la URSS para salvar la Unión mediante un referéndum, que se organizó el 17 de marzo de 1991 en nueve de las quince repúblicas (con excepción de Armenia, Georgia, Moldova y los países bálticos). Más de tres cuartas partes de la población de las nueve repúblicas votaron a favor de mantener “la Unión Soviética renovada”208. Sin ánimo de incurrir en “simpatíasPage 63 imperiales”, y a sabiendas de que es irreversible la disolución de la URSS, podría hacerse un paréntesis en este recordatorio histórico y preguntarse si, jurídicamente, es mayor el peso de la voluntad de la población de las nueve repúblicas de la Unión Soviética, expresada en un referéndum, que el de una decisión tomada por los presidentes de tres de éstas. La respuesta, tal vez, llevaría a una conclusión poco favorable a la legalidad de la práctica internacional al respecto. El fracaso del golpe de Estado de 19-21 de agosto de 1991 provocó un cambio político radical en el territorio de la URSS: se reforzó el poder del Presidente Yelsin y se debilitó el poder central de la Unión. Las repúblicas, una tras otra, proclamaron su independencia209. El 5 de septiembre de 1991, el Congreso de los diputados populares suspendió la Constitución de la URSS, y la sustituyó por un régimen transitorio que reforzaba los poderes de las repúblicas. En noviembre del mismo año, el Banco Central declaró su incapacidad para hacer frente a los gastos del Estado, dado que la URSS necesitaba ayuda internacional. Acto seguido, Rusia asumió la responsabilidad en materia financiera y, con el apoyo de la mayoría de las repúblicas, se comprometió a responder de las deudas de la Unión Soviética.

En diciembre de 1991, se produjo la disolución de la URSS. En términos jurídicos, destacan dos fechas que marcan el fin de la existencia del Estado: el 8 de diciembre, cuando, por primera vez, la desaparición de la Unión Soviética se formalizó en el Acuerdo sobre la creación de una Comunidad de Estados Independientes, firmado por Belarús, Rusia y Ucrania, y el 21 de diciembre, cuando, según el Protocolo de Alma-Ata, otras nueve repúblicas se sumaron al Acuerdo. También es significativo el 21 de diciembre, por la dimisión del Presidente Gorbachov. No obstante, para determinar la fecha de la sucesión, las repúblicas prefirieron no recurrir a estos momentos históricos, sino establecerla en los acuerdos sobre la sucesión. Así, en el artículo 6 del Acuerdo de Moscú, de 4 de diciembre de 1991, sobre la sucesión en materia de deuda externa y activos de la URSS, se pactó:

“...que, de conformidad con el presente Acuerdo, la fecha de la sucesión es el 1 de diciembre de 1991”. 210

Es preciso prestar atención a otras normas del Acuerdo, que se refieren a la fecha de la sucesión. El artículo 1, que se ocupa de las nociones a los efectos delPage 64 Acuerdo, reproduce literalmente la definición de la fecha de la sucesión recogida en la Convención de 1983, y la advertencia del artículo 2.2 de la misma:

“Las disposiciones del presente artículo sobre los términos empleados en el presente Acuerdo se entenderán sin prejuicio del empleo de estos términos o del sentido que se les pueda dar en el derecho interno de cualquier Estado”.

A pesar de las referencias a la Convención de 1983 y, en particular, a la definición convencional de la fecha de la sucesión, el artículo 6 del Acuerdo no la sigue. Como se ha visto, el 1 de diciembre de 1991 no está relacionado ni con la disolución de la URSS, ni con la aparición de los Estados sucesores, sino, únicamente, con la voluntad de la Federación Rusa de asumir los derechos y obligaciones de la URSS, expresada, sobre todo, en el Decreto de 1 de diciembre de 1991211. De este modo, las disposiciones del Acuerdo en lo que concierne a la fecha de la sucesión se atienen a los criterios del derecho interno y, más en concreto, al de la Federación Rusa. El Acuerdo de 4 de diciembre de 1991, uno de los primeros acuerdos multilaterales entre los sucesores de la URSS, creó el marco en el que siguió el proceso sucesorio, con el papel hegemónico de Rusia.

2. Sucesión en materia de bienes, archivos y deudas en el territorio de la antigua URSS: etapas estratégicas
2.1. Proceso de sucesión, anterior a la creación de la CEI

La disolución de la Unión Soviética hizo necesario reconstruir todo el complejo de relaciones entre los sujetos que la integraron, y que luego se independizaron. En principio, esta tarea supondría consultar las normas de Derecho internacional que regulan la esfera de la sucesión de Estados. No obstante, el Derecho internacional no puede ofrecer mucho en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba