¿Es Alemania un socio leal en la Union Europea?

Autor:Fernández, Donato
 
EXTRACTO GRATUITO

Alemania es el principal responsable del agravamiento de la crisis económica en la UE. Ya lo fue en sus inicios cuando sus bancos, entre otros europeos, suscribieron grandes cantidades de hipotecas subprime de Estados Unidos que fueron el vehículo por el que se introdujo la crisis financiera en la UE. También tuvo responsabilidades muy directas en el incremento del endeudamiento de sus socios periféricos de la Eurozona --a los que ahora tacha de dilapidadores--, al prestarles sin mayores escrúpulos para engordaran la burbuja inmobiliaria. Pero esto es ya agua pasada, ahora lo que hay que debatir en si las medidas que se han tomado en Bruselas por imposición de Alemania, son las adecuadas para salir de la situación en la que nos encontramos. Porque, en contra de lo que generalmente se cree, esta crisis no es tan general como se predice: la mayor parte de los países del mundo que la han padecido la han superado sin mayores problemas aunque hayan tenido que ralentizar su crecimiento. Ahora la crisis se circunscribe fundamentalmente a la UE y de manera más específica a los países económicamente más débiles de la Eurozona (y también a otros de la Unión que no están en el euro).

Lo que la crisis ha puesto de manifiesto con absoluta claridad es la debilidad institucional de la UE para hacerle frente: la Eurozona es un área de integración monetaria pero no es una unión económica. Y esa es la cuestión central. La unión económica y monetaria (UEM) fue diseñada por el Tratado de Maastricht de forma dual: un ámbito de integración (el monetario) y otro de cooperación (fiscalidad y coordinación de las políticas económicas). Las consecuencias de esa dualidad se han traducido en que, cuando en 2008 se desencadenó la crisis, la Eurozona no pudo actuar con la agilidad necesaria para enfrentarse a la misma por carecer de instrumentos adecuados. Por esa razón, han sido los Estados --que son los responsables de no habérseles atribuido-- los que han tenido que asumir esa obligación. En consecuencia, en el área de integración más importante, el de la UEM, la supranacionalidad de las instituciones de la Unión en buena parte ha sido sustituida por el intergubernamentalismo de los Estados. Y Alemania ha dictado aquí sus reglas, y lo ha hecho por dos razones: para garantizar que sus bancos cobren sus préstamos externos y para beneficiarse de lo que el profesor Gustavo Matías ha calificado como el nuevo señoreaje (financiar sus emisiones de DP a coste prácticamente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA