El enemigo - una aproximación al concepto

Autor:Kai Ambos
Cargo del Autor:Catedrático de Derecho Penal, Procesal Penal, Comparado y Derecho Penal Internacional, Universidad de Göttingen
Páginas:83-95
RESUMEN

1. El enemigo en la filosofía del derecho y del Estado. 2. El enemigo en la praxis política. 3. Resumen: enemigo interno y externo.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 83

1. El enemigo en la filosofía del derecho y del Estado

En sus escritos sobre el Estado ideal, Aristóteles exige que sus ciudades se preparen para tiempos de guerra y para tiempos de paz. Se debe evitar que los enemigos conquisten la ciudad y ello a través de mecanismos reforzados y zonas y formas de construcción de difícil acceso8. Cuando trata el tema del enemigo externo, las reflexiones de Aristóteles sobre aquellos ciudadanos del Estado que "se deberían haber comportado como las partes de un todo al que pertenecen" hacen referencia al enemigo interno: El que no puede o no debe vivir en comunidad no es "miembro del Estado y por tanto, ni un animal ni un Dios"9. Más claro aún se lo pone Zeus a Hermes en el mito de Prometeo: "a quien no puede hacer suyas las costumbres y el derecho se le puede matar como se mata a un miembro enfermo del Estado"10. Cice-Page 84rón, por el contrario, advierte sobre sólo tomar en consideración a los conciudadanos y no a los extranjeros; y ello debido a que en ese caso, la sociedad común al género humano desaparece y con ella "el buen hacer, la generosidad, la bondad, y la justicia"11. Este ideal de respeto mutuo referido al extranjero tiene, no obstante, ciertos límites en relación con los enemigos: "Cuando un buen hombre pudiera robar las ropas del cruel e inhumano tirano Parláis para no morirse de frío, ¿no lo haría?"12. El propio Cicerón proporciona la respuesta a esta pregunta retórica; así, no lo considera reprochable cuando el bien social restringe los derechos "de quien no resulta en modo alguno útil"13. Más aún; en este ámbito resultan necesarias la separación y la exclusión:

"Con tiranos no existe sociedad alguna, sino la más tajante de las separaciones y no es contrario a la naturaleza robar a quien resulta un honor matar. Toda esta estirpe que trae consigo la desgracia y esta alejada de Dios, debe ser excluida de la comunidad de los seres humanos, pues del mismo modo que algunas partes del cuerpo han de ser amputadas cuando ellas mismas pierden la sangre y en cierto sentido el aliento de la vida, perjudicando a las demás partes del cuerpo, asimismo esta bestialización con forma humana, este monstruo horroroso debe ser excluido de la común humanidad del cuerpo"14

También en el Digesto15 se distingue entre enemigos externos e internos: enemigos son aquellos con los que entramos en guerra; en general, la-Page 85drones y piratas16. También es enemigo aquel que, con mala intención y espíritu traicionero, abandona la patria17; pero no lo es, sin embargo, aquel con quien existe una relación de amistad, hospitalidad o análogas18.

Para LOCKE, la violencia de un miembro de la en sí misma "pacífica" comunidad natural19 conduce al estado de guerra20, el cual anula todos las obligaciones fundamentadas en el contrato social y otorga a cada individuo el derecho a oponerse al agresor.21 LOCKE diferencia entre éste estado de guerra limitado que se desencadena mediante una infracción de la ley y la rebelión contra el orden establecido22. Mientras que en este caso depende de en qué medida la autoridad estatal ha provocado la rebelión23, en el estado de guerra es "razonable y justo que yo tenga un derecho a eliminar aquello que amenaza con eliminarme. Puesto que, al igual que la ley fundamental de la naturaleza es que la humanidad perdure tanto como sea posible, debe preferirse la seguridad del inocente cuando no pueda perdurar la seguridad de todos".

Al hombre que le declara la guerra a uno, se le debe matar como a un animal carnívoro, puesto que "ese tipo de seres humanos no están vinculados mediante la ley común de la razón, y no conocen otras reglas que Page 86 no sean las de la fuerza bruta y la violencia. Por tanto, se les debe tratar como a animales carnívoros, como a cualquier criatura peligrosa y lesiva que le aniquila a uno en cuanto cae en su poder" 24.

Mientras que en este punto se trata de la vida en común de unos ciudadanos con otros y de la exclusión de aquellos que abandonan el pacífico estado natural -y que por tanto deben ser tratados como animales carnívoros- en otro lugar LOCKE se refiere a la vulneración de los derechos políticos y en el resultante derecho de resistencia del pueblo25 frente al enemigo común:

"Quien usurpe violentamente, ya sea señor o súbdito, los derechos del príncipe o del pueblo que conlleve un golpe de estado a la constitución y a la totalidad de la estructura de un gobierno justo, es culpable del peor de los delitos que, en mi opinión, puede cometer un hombre. Debe responder por todos los males de derramamiento de sangre, robos y devastación que provoca en un país la destrucción del gobierno. Y quien se comporta de esta manera es considerado, con razón, como el enemigo común, como parásito de la humanidad y debe tratársele en correspondencia como tal" 26.

En la concepción de Rousseau -que se fundamenta igualmente en el contrato social-, el hombre que vive en la comunidad política tiene deberes como súbdito y derechos como ciudadano27. Se convierte en enemigo aquel que sólo persigue su propia ambición de poder y posesión despreciando con ello las normas sociales y, de esta manera, el bienestar de los Page 87 demás28. La ruptura del contrato social equivale a renuncia a las cualidades en cuanto a persona moral y representa una traición a la patria:

"En tanto que infringe sus leyes, deja de ser un miembro de ésta y le hace la guerra. (...) Al culpable se le deja morir más por enemigo que por ciudadano" 29Como tal, no "es una persona moral, es un individuo y en este caso constituye un derecho de guerra matar al derrotado" 30. La ruptura del contrato social y la resultante exclusión de quien lo rompe como enemigo interno debe diferenciarse de la situación de la guerra entre dos Estados, en la que los soldados se enfrentan a limine como enemigos31, empero sólo mientras dure la guerra: "en cuanto se deponen [las armas] y se entregan se convierten de nuevo en hombres por antonomasia -dado que ya no son ni enemigos ni instrumentos de los enemigos-"32. La exclusión del enemigo fundamentada en el contrato social se convierte asimismo en manifiesto político de la revolución francesa:

"Depuis le peuple francais a manifesté sa volonté tout ce qui lui est opposé est hors le souverain; tout ce qui est hors le souverain est ennemi. (...) Entre la peuple et ses ennemis il n´y a plus rien de commun que le glaive"33. También merecen ser mencionados Hobbes y Fichte, quienes parten -al igual que Locke y Rousseau sobre la base del contrato social-Page 88 de una recaída en el estado de naturaleza cuando se producen delitos cualificados como la rebelión, ... etc. Como consecuencia de ello no se castiga a un súbdito sino a un enemigo (Hobbes)34, esto es, al autor se le proclama como "una cosa, una pieza de ganado" y se le relega al estado de la proscripción (Fichte), que autoriza a cualquiera -no sólo al Estado- a "prenderle y a torturarle y matarle arbitrariamente" 35. De manera similar, según Kant36, se puede tratar como enemigo al hombre o al pueblo en estado de naturaleza que a través de la presunta falta de Ley de este estado representan una amenaza37. Sin embargo, no se debe perder de la vista que para filosofos de la ilustración como Kant el concepto del enemigo fue estrechamente vinculado a la doctrina de la guerra justa.38

La comprensión moderna del concepto de enemigo, de acuñación jurídica, debe vincularse decididamente a Carl Schmitt39. Para Schmitt el enemigo es medida central, poder definitorio y esencia de lo político:

"Todo antagonismo u oposición religiosa, moral, económica, étnica o de cualquier clase se transforma en oposición política en cuanto gana la fuerza suficiente como para agrupar de un modo efectivo a los hombres en amigos y enemigos" 40.

Page 89

El enemigo no constituye un contrario general o privado en el sentido de un competidor o un antagonista; éste sólo lo es el enemigo abierto: "Hostis is est cum quo publice bellum habemus"41. "Existencialmente", el enemigo es, "en un sentido especialmente intensivo, algo diferente y ajeno"; con el enemigo pueden darse conflictos "que no pueden decidirse ni mediante una norma general adoptada con antelación ni a través del fallo de un tercero "indiferente" y en este sentido "imparcial""42. Mientras que con el enemigo privado se puede acordar la paz43, la respuesta que, en última instancia, se le puede dar al enemigo público es siempre la guerra. Por tanto, enemigo y lucha no constituyen en modo alguno conceptos que pertenecen a una discusión puramente espiritual o a una lucha simbólica:

"Los conceptos de amigo, enemigo y lucha adquieren su sentido real por el hecho de que están y se mantienen en conexión con la posibilidad real de matar físicamente. La guerra procede de la enemistad, ya que ésta es una negación óptica de un ser distinto. La guerra no es sino la realización extrema de la enemistad"44.

Por tanto, la guerra debe continuar siendo una posibilidad real "mientras que el concepto de enemigo tenga sentido"45, puesto que tampoco "la guerra adquiere su sentido para referirse a ideales o normas jurídicas, sino para dirigirse contra un enemigo real" 46. Por tanto, Page 90 en el sistema de Schmitt no hay lugar para el "enemigo de la humanidad" en el sentido de Locke, puesto que humanidad y la agrupación en amigos y enemigos se excluyen mutuamente47. El concepto de humanidad implica un estado en el cual desaparece "la distinción entre amigo y enemigo también por la mera eventualidad"48. Quién deba ser considerado en el caso concreto como un enemigo, vendrá determinado, al menos en situaciones críticas, por el Estado49; esto es por quien detenta el poder fáctico de decisión en el Estado: el soberano50.

2. El enemigo en la praxis política

Hasta hoy, en la práctica política, la calificación del contrario como "enemigo"...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA