Elementos de un correcto enjuiciamiento

Autor:René Alfonso Padilla y Velasco
 
EXTRACTO GRATUITO

Planteamiento

Una resolución pronunciada en una causa en que intervengo personalmente ha puesto de relieve que existen etapas o incidentes en el proceso sobre los cuales las partes no tienen permitido hacer juicios acerca de la adecuación o no del trámite, o de la decisión respectiva; por ejemplo, cuando se trata de una relación entre el tribunal que conoce de la causa y su superior jerárquico.

Al respecto, por un lado, tenemos la necesidad que existan controles para los actos de los órganos detentadores del poder y, por otra, la exigencia de evitar la prolongación innecesaria del debate; razón por la cual, si bien los mecanismos de impugnación son de la esencia del Estado de Derecho, su regulación dimana de la ley para lograr la certeza y seguridad en las resoluciones, evitando una cadena ininterrumpida de impugnaciones.

Sistema de legalidad del recurso

En efecto, según el sistema de la legalidad del recurso los medios impugnativos están determinados por la ley, limitando la impugnabilidad a los aspectos trascendentales del proceso, evitando su ejercicio excesivo por las partes y promoviendo la culminación del caso. Como decía COUTURE, el escrúpulo de verdad cede ante la necesidad de firmeza1.

Sin embargo, ello no justifica o determina que existan cuestiones o etapas procesales excluidos de la posibilidad de crítica o examen por las partes legítimas, por cuanto, aunque ningún principio procesal es a priori absoluto, permitiendo regulaciones y variaciones técnicas en su ejercicio, no admiten una solución distinta sin entrar en colisión con los fundamentos mismos del sistema procesal escogido.

Así, si tenemos un sistema de enjuiciamiento sólidamente adherido al principio dispositivo, como dice CAMPS, las partes ─y sólo las partes─ son dueñas del proceso, desde el momento en que poseen de manera exclusiva, y utilizan a su antojo, la pretensión y la oposición a ella2; y, por otra parte, aun cuando tengamos un sistema en que se asigna al oficio judicial la calidad de director del proceso, el juez o jueza conducen el proceso, pero con los poderes de dirección que la ley les otorga no se descarta la posibilidad que adopten resoluciones que afecten la igualdad de trato y consideración de las partes.

Proposiciones ontológicas del Derecho procesal

Como escribió el Maestro de América, la ciencia del proceso no tiene como objeto de conocimiento tan sólo los actos procesales, las formas y los plazos. La ciencia del proceso se asiente sobre...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA