Editorial

Páginas:6-6
 
CONTENIDO
6
revista TRABAJO
La OIT conmemora su centenario este año, tras llevar a cabo una formidable labor
a lo largo de 100 años refrendada por la determinación conjunta de gobiernos,
trabajadores y empleadores de promover la causa de la justicia social y fomentar el
trabajo decente.
EDITORIAL
Ello brinda la ocasión ideal para rememorar nuestros
numerosos logros. Solo hay que pensar en cómo sería
nuestra vida si no se hubiera limitado la cantidad de horas
durante las que trabajamos, no dispusiéramos de nes de
semana, o las mujeres embarazadas no tuvieran ningún
tipo de cobertura social. Cabe considerar asimismo
la enorme repercusión que han tenido las normas
internacionales aprobadas por la OIT en la lucha contra el
trabajo forzoso y el trabajo infantil.
Podrían citarse muchos ejemplos más. Algunos de ellos
se destacan en la presente edición de la revista Trab aj o
relativa al Centenario.
Sin embargo, no es el momento para la complacencia.
El mundo del trabajo está sujeto a transformaciones
cuyo alcance y ritmo de avance no tienen parangón, a raíz
de las innovaciones tecnológicas, la variación demográca
y el cambio climático. Cabe esperar que en algunos
sectores se pierdan puestos de trabajo, pero que en otros
se cree empleo. A todos nos compete afrontar esos retos
y aprovechar las oportunidades que surjan. Y debemos
hacerlo plenamente convencidos de que el futuro del
trabajo no está condicionado de antemano.
Nuestra labor se rige por los principios
fundamentales de la OIT, en virtud de los cuales se
establece que no puede haber paz sin justicia social,
que el trabajo no es una mercancía, que la libertad
de expresión y de asociación son esenciales para el
progreso constante y que la pobreza en cualquier lugar
del mundo constituye una amenaza para la prosperidad
de todos.
Todo ello se pone de maniesto en el importante
informe de la Comisión Mundial sobre el Futuro del
Trabajo, tema que será objeto de debate en la 108ª
Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo que
tendrá lugar en junio de 2019.
Con objeto de facilitar los avances y sentar las bases
de un futuro justo sostenible, es necesario invertir en las
personas. Ello conlleva invertir en la creación de empleo,
en el desarrollo de competencias y en la implantación
de programas de protección social, así como en las
instituciones relativas al mercado laboral.
No debemos ser meros observadores pasivos, sino
promotores del cambio, como lo hemos sido a lo largo de
nuestros 100 años de historia.
en el que las personas
sean el aspecto
Un futuro del trabajo
prioritario
Por Guy Ryder,
Director General de la OIT
El Director General de la OIT, Guy Ryder, en el lanzamiento del informe de la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo
© Marcel Crozet/OIT