La crisis económica reduce a la mitad el crecimiento global de los salarios

Páginas:45-45
RESUMEN

Según un reciente informe de la OIT, la crisis financiera y económica ha reducido a la mitad el crecimiento mundial de los salarios en 2008 y 2009.

 
CONTENIDO

Page 45

Ver nota 2,

A partir de los datos facilitados por 115 países y territorios que cubren al 94% de los cerca de 1.400 millones de asalariados del mundo, el Informe Mundial sobre Salarios 2010/2011. Políticas salariales en tiempos de crisis señala que el crecimiento de los salarios mensuales medios se redujo a escala mundial del 2,8% en 2007, en vísperas de la crisis, al 1,5% en 2008 y al 1,6% en 2009. Si se excluye a China de los datos agregados, el crecimiento total de los salarios cayó al 0,8 en 2008 y al 0,7 en 2009.

El informe menciona las notables variaciones en las tasas de crecimiento salarial de unas regiones a otras. Así, mientras que en Asia y América Latina el crecimiento disminuyó pero mantuvo el signo positivo, en otras regiones como Europa Oriental y Asia Central, experimentó una caída espectacular. Las economías avanzadas registraron un descenso del nivel de salarios reales, que se redujeron en 12 de 28 países en 2008 y en siete países en 2009.

Según el Director General de la OIT Juan Somavía, "este estudio muestra otra cara de la persistente crisis del empleo. La recesión no sólo ha sido una catástrofe para los millones de personas que perdieron su empleo, sino que también ha afectado a los que lo han conservado, pero han visto su poder adquisitivo y su bienestar general reducidos drásticamente".

El informe -el segundo que publica la OIT sobre esta cuestión desde 2008- señala que el impacto de la crisis a corto plazo en los salarios se debe contemplar en el marco de una disminución a largo plazo del porcentaje de éstos en los ingresos totales, de una desconexión creciente entre el crecimiento de la productividad y los salarios, y de una desigualdad salarial generalizada y cada vez mayor.

En particular, el informe indica que desde mediados de la década de 1990, el porcentaje de personas con salarios bajos -es decir, con menos de dos tercios de la media salarial- ha aumentado en más de las dos terceras partes de los países sobre los que hay datos disponibles.

De cara al futuro, el informe sostiene que el ritmo de recuperación dependerá, al menos en parte, de la capacidad de los hogares de utilizar sus salarios para aumentar el consumo.

"El estancamiento de los salarios fue un desencadenante importante de la crisis y sigue debilitando la recuperación en muchas economías", señaló el Sr. Somavía. "Estamos ante un mundo en el que, a una demanda agregada insuficiente se unen grandes necesidades insatisfechas y un nivel alto y continuo de desempleo. Los responsables de la formulación de políticas macroeconómicas deben prestar atención al empleo y la fijación de salarios para reforzar la tímida recuperación registrada y abordar los desequilibrios sociales y económicos a largo plazo".

CONCLUSIONES PRINCIPALES DEL INFORME

· El 50% de los países ha ajustado el salario mínimo, ya sea como parte de su proceso normal de revisión de éste o con el fin de proteger el poder adquisitivo de los trabajadores más vulnerables. Es un elemento que diferencia a esta crisis de las anteriores, en las que se siguió el modelo de congelar el salario mínimo.

· En el caso de los trabajadores con salarios bajos, que están especialmente expuestos a los riesgos de la pobreza, es necesaria una mejor articulación entre el salario mínimo y las políticas sociales y del mercado de trabajo.

· Los salarios se ajustan mejor a la productividad en los países en los que la negociación colectiva cubre a más del 30% de los trabajadores; el salario mínimo reduce las desigualdades en la mitad inferior de la distribución salarial.

· La negociación colectiva y el salario mínimo, junto con unas políticas de ingresos bien diseñadas, pueden aumentar la renta de los trabajadores en la recuperación.

[2] OIT : Informe Mundial sobre Salarios 2010/2011. Políticas salariales en tiempos de crisis (Ginebra, 2011).