Docentes y formadores para el futuro

RESUMEN

La OIT estima que la cifra de desempleados ha crecido en más de 30 millones en todo el mundo desde 2007.

 
CONTENIDO

En el contexto de la implementación del Pacto Mundial para el Empleo, adoptado en 2009, una de las principales soluciones en la formulación de políticas para poner fin a la crisis del empleo en todo el mundo consistirá en dotar a los trabajadores de las destrezas necesarias para aumentar su empleabilidad.

Delegados representantes de trabajadores, empleadores y ministerios de trabajo y educación de 43 países, reunidos en Ginebra los días 29 a 30 de septiembre, propusieron la aplicación con carácter urgente de políticas y medidas que refuercen los sistemas de Educación y Formación Técnica y Profesional (EFTP) en todo el mundo.

En el Foro de Diálogo Mundial sobre la Educación y la Formación Profesional se examinó la manera en que los sistemas de EFTP pueden afrontar los retos relacionados con el empleo y el lugar de trabajo, mediante un desarrollo de cualificaciones equilibrado que responda con mayor precisión a las necesidades reales existentes en los centros de labor.

Resulta evidente la necesidad de una cooperación más estrecha entre empleadores y sindicatos, centros docentes y otras partes interesadas en la EFTP, con el fin de obtener resultados y evaluarlos.

En respuesta a tales retos, han surgido estrategias de desarrollo de competencias específicas para diversos sectores económicos, además de las elaboradas por grupos de países de gran relevancia, como el G20.

En el Foro se prestó especial atención a la formación, la remuneración, y las condiciones de enseñanza y trabajo de los profesionales de la EFTP. Los sistemas de EFTP tienen que hacer frente a una escasez mundial de docentes y formadores, a una fuerte competencia con las empresas privadas para la incorporación de profesionales cualificados, a nuevos perfiles de formación y capacitación de los docentes, a unos sueldos bajos, sobre todo en los países en desarrollo, y a la falta de infraestructuras y equipos actualizados.

“Hemos de considerar estos retos en un contexto de crecientes dificultades para la financiación, derivadas del estancamiento económico y de las rigurosas restricciones fiscales y presupuestarias impuestas por el Gobierno”, explica Michael Axmann, especialista principal de formación de la OIT.

Por otra parte, los sistemas de EFTP en todo el mundo se encuentran bajo presión para abordar otros retos relacionados con el empleo y el lugar de trabajo de un modo creativo y teniendo el empleo como objetivo prioritario, incluidos los que atañen al cambio de tecnologías, la reducción de los ciclos de producto, las nuevas formas de organización del trabajo, el desarrollo sostenible, y los “empleos verdes”. Utilizar las políticas de sistemas EFTP de la manera más eficaz en apoyo a la consecución de mayores niveles de formación y capacitación de los trabajadores ha adquirido una enorme importancia en las estrategias económicas, de empleo y de integración social en todo el mundo.

Satisfacer nuevas demandas mediante un empleo de mayor calidad

El empleo de docentes y formadores de sistemas EFTP varía con el tiempo y en los países de los que se trate pero, en cualquier caso, ha mostrado un fuerte crecimiento en algunos de ellos. En más de la mitad de los 23 países europeos de los que se dispone de datos comparables ha aumentado el número de profesores de enseñanza secundaria en los últimos años. En general, en el 60% de los países en desarrollo se elevó el empleo en este sector para atender el aumento de demanda en el período que condujo hasta el comienzo de la crisis financiera mundial.

Los países de renta alta han adoptado diversas medidas para abordar la escasez de personal docente efectiva o inminente, incluida la contratación transnacional, las políticas de incorporación y formación “aceleradas” y un mayor recurso a los regímenes de trabajo flexibles y a tiempo parcial. Los países de renta baja y media se enfrentan a menudo con nuevas demandas relativas a las estructuras profesionales y de empleo de los docentes de sistemas EFTP.

Como señala Bill Ratteree, uno de los coautores del informe de la OIT y especialista principal en educación*, “una novedad significativa es el aumento de mujeres docentes y formadoras en un sector de la educación en el que, tradicionalmente, han estado escasamente representadas. Una mayoría de países, en todas las regiones, refiere un mayor crecimiento del empleo en el caso de las mujeres docentes y formadoras, que en el de las cifras totales correspondientes”.

La formación de los formadores

Las funciones y responsabilidades cada vez más “multifuncionales” de docentes y formadores han dado lugar a la adopción de nuevos enfoques respecto al aprendizaje, con una mayor autonomía para las decisiones respecto a los programas y un mayor alcance respecto al ámbito laboral.

Una amplia gama de países requiere ahora de una importante experiencia laboral no académica, y hacen hincapié en la formación pedagógica como parte de la certificación y la formación general, en su empeño por romper las barreras entre las instituciones de EFTP y los lugares de trabajo.

Aumentan los mecanismos de evaluación del profesorado como parte de las reformas para preparar a los docentes para puestos de trabajo derivados de sistemas de EFTP e incrementar la efectividad.

La financiación de este nivel de enseñanza, al que se considera más costoso que la educación general, sigue siendo escasa. En los países en desarrollo, se encuentra cada vez en situación más comprometida a causa de los menores niveles de asistencia al desarrollo, y en las regiones industrializadas, a causa de la repercusión general de la recesión económica en curso en los presupuestos públicos. Las alianzas tradicionales entre entidades públicas y privadas constituyen una fuente de financiación muy necesaria, y puede que sean emuladas de una manera más amplia en el futuro.

Una necesidad de más diálogo social

Los cambios crecientes que atañen a la EFTP y su relación con el ámbito laboral han propiciado que el diálogo social entre gobiernos, empleadores y trabajadores resulte más pertinente que nunca para la búsqueda de soluciones en la formulación de políticas.

“Aunque el diálogo social entre gobiernos, empleadores, sindicatos y otros interlocutores crece, a menudo se ve limitado por unas instituciones o unos mecanismos deficientes o inexistentes. Ésta sigue siendo una de las cuestiones relativas a las políticas más oportunas, e incluso urgentes, en la reforma de la EFPT”, como se señala en el informe de la OIT, señala Bill Ratteree.

Después de dos jornadas de intenso debate, el Foro adoptó un conjunto de recomendaciones sobre la actualización y la reforma de la EFTP, entre las que figuran las relativas a las políticas para procurar un estatus superior y una nueva consideración para la EFTP; reforzar la asistencia al desarrollo destinada a los países para la recopilación de información actualizada y el análisis de la demanda y la oferta de destrezas; mejora de las cualificaciones, de la contratación y de la retención de docentes y formadores de EFTP; diseñar políticas de recursos humanos encaminadas a fomentar el empleo de mujeres y minorías cualificadas; conseguir una infraestructura de EFTP adecuadamente financiada, con equipos pedagógicos actualizados; reforzar el diálogo social entre empleadores y sindicatos representantes de docentes y formadores; y promover de los vínculos con el lugar de trabajo y las actividades de aprendizaje permanente.

En el Foro se solicitó asimismo a las OIT que ayude a los Estados miembros a atender sus necesidades en cuanto a la recopilación de datos de mayor relevancia, el intercambio de buenas prácticas, y la formulación de políticas y programas para abordar los retos relacionados con la EFTP.