Raza y los discursos de la diferencia, (1880's-1940's)

Autor:Florentino Rodao
Cargo del Autor:Real Colegio Complutense at Harvard University - Madrid
Páginas:105-128
 
EXTRACTO GRATUITO
RAZA Y LOS DISCURSOS DE LA DIFERENCIA
(1880’s-1940’s)
Florentino Rodao1
Real Colegio Complutense at Harvard University - Madrid
INTRODUCCIÓN
En las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX, la expansión
colonial europea vivió una etapa de esplendor gracias, en parte, a las nuevas
acepciones del concepto de raza. La superioridad militar de las metrópolis
europeas resultó potenciada por el progreso de las comunicaciones, de las
ciencias, como la medicina, y de otros ámbitos de la vida material, aunque
también por el perfeccionamiento de los sistemas de control ejercidos por
el imperialismo, que legitimaban la dominación con unos discursos de la
diferencia más sofisticados.
Las antiguas jerarquías discursivas, basadas en la llamada escala natural
como reflejo de un orden de origen divino, pasaron a expresarse mediante
datos cuantificables y materiales, tales como la producción industrial, el de-
sarrollo científico, las poblaciones de los imperios o las extensiones territoria-
les, en lo que empezó a llamarse la Escalera de la civilización, que hacía uso de
un término antiguo, raza, cuyo significado fue remodelado. Hasta entonces,
el concepto de raza había sido más bien “una ideología visual”2, relacionado
con la sangre, que denotaba características somáticas, pero desde el siglo XIX
adquirió nuevos matices y, con ello, un rol creciente para la definición, clasi-
ficación y esquematización de identidades. Nuevas ramas científicas como la
antropología física o la craneología permitieron cuantificar unas diferencias
a partir del análisis de huesos y delimitar más nítidamente las fronteras entre
1 El presente trabajo es resultado del estudio realizado dentro del Group of Advanced Resear-
ch “From Empire to Nations. The Making of Modern Nations in the Crisis of Atlantic Empires (17th to
20th Centuries)”. Juan Francisco Fuentes (dir.). Real Colegio Complutense at Harvard University, vera-
no de 2010.
2 Stoler, Ann L. “Sexual Affronts and Racial Frontiers. European Identities and the Cultural
Politics of Exclusion in Colonial Southeast Asia”, en Cooper, Frederick y Stoler, Ann, Tensions of Empire.
Colonial Cultures in a Bourgeois World, Berkeley y Los Ángeles, California, University of California Press,
1997, pág. 203.
106 Florentino Rodao
las “razas” que, además, parecían innatas y prometían ser inalterables. Así, el
racismo se convirtió, según define Michael Foucault, en “ideología científica”3
y pasó a ser clave para codificar los discursos de la diferencia, ya fuera para
redibujar las fronteras interiores entre pobres y clases medias más allá de los
discursos nacionalistas4, como para delimitar rangos, bien entre colonizados y
colonizadores o entre las emergentes naciones-estado5. Las nuevas jerarquías
discursivas, en definitiva, estaban basadas en unas metodologías novedosas,
pero también en la adaptación de un término antiguo.
Los españoles las afrontaron en condiciones especiales. Aunque poseían
un amplio imperio (en el Caribe, en torno a Filipinas y en el África ecuato-
rial), su pérdida en 1898 les obligó a revaluar su posición en ese nuevo orde-
namiento, pero acabaron poniendo en duda las bases de la propia Escalera
de la civilización y con ello de la jerarquización discursiva impuesta en las
décadas finales del siglo XIX. La principal dificultad durante este período,
que coincide básicamente con el régimen de la Restauración, entre 1875 y
1931, estriba en la incomodidad ante esa nueva forma de clasificación, por-
que los españoles se sentían perjudicados por la posición que ocupaban en
ella, pero también porque ni siquiera sus élites conocían ni comprendían
esa nueva jerarquía discursiva.
A pesar de ello, no hay un estudio comprehensivo sobre la percepción
de los españoles de sí mismos ante la nueva jerarquización en esta etapa.
Los estudios sobre el papel de España en el exterior en torno a 1898 siguen
centrados en las críticas internas y en las diferencias regionales, y muestran
escaso interés hacia las comparaciones con otros países en tesituras parecidas,
como Turquía, Portugal o Japón, pero sobre todo hacia los discursos de la
diferencia. Este trabajo intenta esbozar, por medio de la intersección con
las nociones de nación,imperio,ciencia y religión, los cambios en el discurso
sobre la raza, considerándola, de acuerdo con Paul Kramer, algo dinámico,
contingente y transnacional6. Con el análisis del concepto de raza a través de
períodos de paz y de guerra, se pretende además contribuir a profundizar
en el conocimiento de la percepción de los españoles sobre su posición en el
mundo y, en definitiva, sobre ellos mismos.
Teniendo en cuenta su delicado papel en el espacio público, se argumenta
que los españoles desarrollaron ante los nuevos discursos raciales diferentes
estrategias centradas en la apropiación del término, que pueden entender-
se como una metamorfosis creativa para resituar la posición de España en el
mundo y que es comparable a la de otros pueblos. Para analizarla, este trabajo
3 Foucault, Michael. Power/Knowledge: selected interviews and other writings 1972-1977. Colin Gor-
don (ed.). New York, Panteon Books, 1980, pág. 223.
4 Stoler, Ann y Cooper, Frederick. “Between Metropol and Colony: Rethinking a Research
Agenda”, en Tensions of Empire..., pág. 7.
5 Bayly, Charles A. The Birth of the Modern World, 1780-1914. Global connections and comparisons.
Oxford, Blackwell Publishing, 2004, págs. 228-234.
6 Kramer, Paul A. The Blood of Government. Race, Empire, the united States & the Philippines. Que-
zon City: Ateneo de Manila University Press, 2006, pág. 4.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA