Discurso de despedida del director saliente, Profesor José Morande Lavín.

Autor:Morande Lavín, José
Cargo:Discurso
 
EXTRACTO GRATUITO

Discursos pronunciados en el acto de transmisión de mando del Instituto de Estudios Internacionales, el 4 de agosto de 2014.

En primer término, deseo felicitar muy sinceramente al Profesor Walter Sánchez González, por su reciente elección como director del Instituto de Estudios Internacionales para el periodo 2014-2018. Hago extensivo este sentimiento a nuestro claustro académico, que en forma decidida y mayoritaria apoyó la postulación del profesor Sánchez.

Al concluir un periodo de ocho años en la dirección del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, quisiera compartir algunas experiencias y reflexiones personales acerca de nuestro legado histórico, identidad y trayectoria institucional reciente.

Desde su creación, el Instituto se ha identificado como un centro de enseñanza e investigación superior sobre los aspectos políticos, jurídicos, económicos e históricos de las relaciones internacionales. Actualmente, lo definimos en nuestro plan de desarrollo institucional como el principal centro académico del país que aborda interdisciplinaria y transversalmente los temas internacionales y que aspira a ser un referente de internacionalización y formación de especialistas para la universidad, para el país, para América Latina y para otras regiones del mundo.

En perspectiva y sin ser historiador de oficio, permítanme algunas licencias para referirme brevemente a nuestra gestión, como herederos, testigos y sujetos de nuestro propio pasado, presente y futuro.

Al conmemorar los cuarenta años de vida institucional, nos referíamos al contexto internacional y al ambiente nacional y universitario de mediados de los años sesenta, como también al espíritu imaginativo, creativo y visionario de su fundador Claudio Véliz. En efecto, un conjunto de factores relacionados entre sí, que anticipaba los efectos de una incipiente globalización transnacional en Chile y en la región latinoamericana, hizo propicia la gestación de una idea y la materialización de un proyecto universitario como el del Instituto.

Fue este el escenario que en 1966 llevó a que desde Londres, el profesor Claudio Véliz, con el apoyo entusiasta del reconocido historiador británico Arnold Toynbee y con la colaboración de insignes figuras intelectuales y universitarias de Chile, Europa y América Latina, lideraran la creación de un centro de estudios internacionales en la región.

Bajo la inspiración del Royal Institute of International Affairs o Chatham House, abrieron un espacio desde el cual observar e investigar los nuevos desafíos que presentaba el sistema mundial y, a la vez, facilitar, desde el ámbito académico, propuestas profesionales para la participación de Chile en el concierto internacional.

De esta manera, a partir de la distensión del escenario mundial de la época, junto con la creciente participación de América Latina en la política internacional, las élites políticas y ciudadanas chilenas tuvieron la gran oportunidad de establecer al más alto nivel académico, un centro de investigación, enseñanza y divulgación de los asuntos internacionales dentro de la universidad, fundada y dirigida en los albores de nuestra república por uno de los intelectuales y estadistas más brillantes del siglo XIX, don Andrés Bello.

Así lo entendieron también las autoridades universitarias y de gobierno de la época en nuestro país. En efecto, dos eximios humanistas y educadores públicos chilenos, el rector de la Universidad de Chile, profesor Eugenio González--con el acuerdo del Honorable Consejo Universitario--y el señor ministro de Educación Pública, profesor Juan Gómez Millas, apoyaron y dispusieron en forma entusiasta la creación del Instituto de Estudios Internacionales, dependiente de la Rectoría de esta casa de estudios.

Identitariamente, la impronta latinoamericana de esta casa fue definida desde su nacimiento. El instrumento legal respectivo incluyó entre sus objetivos la colaboración científica con la política exterior de los países latinoamericanos y la realización de estudios e investigaciones acerca de los problemas que generan las relaciones internacionales, especialmente en lo que se refiere a sus repercusiones en América Latina.

En virtud de este mandato fundacional, la trayectoria y vigencia actual del Instituto le permite asentar y proyectar su tradición de excelencia académica y ser referente latinoamericano en los estudios internacionales.

Hoy, próximos al medio siglo de existencia, asistimos a una etapa de renovación de la dirección institucional, con un legado de crecimiento académico y con tareas y metas concretas cumplidas y por desarrollar.

Cuando asumimos la dirección del Instituto en 2006, invitamos a los miembros de nuestra comunidad a una tarea conjunta que reflejara ampliamente los valores de la Universidad de Chile, esto es, la apelación a su tradición de tolerancia, diálogo, respeto mutuo y calidad en el trabajo académico...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA