Diferencias de satisfacción con el trabajo en Europa según nivel salarial

AuthorIoannis THEODOSSIOU, Konstantinos POULIAKAS
DOIhttp://doi.org/10.1111/j.1564-9148.2010.00073.x
Publication Date01 Mar 2010
Revista Internacional del Trabajo, vol. 129 (2010), núm. 1
Derechos reservados © Los autores, 2010
Compilación de la revista y traducción del artículo al español © Organización Internacional del Trabajo, 2010
Diferencias de satisfacción con el trabajo
en Europa según nivel salarial
Konstantinos POULIAKAS* e Ioannis THEODOSSIOU**
Resumen. Los datos de seis olas (1996-2001) del Panel de Hogares de la Unión Eu-
ropea (PHOGUE) indican que los trabajadores que cobran salarios bajos están
mucho menos contentos que los que perciben una remuneración alta en el sur de
Europa, si bien no ocurre lo mismo en los países del norte. Los empleos europeos
de remuneración modesta no son forzosamente malos, aunque sí lo son en algunos
países donde un sector de los trabajadores sufre de lleno el doble infortunio del tra-
bajo mediocre con salario bajo. Las diferencias nacionales obedecen a las carac-
terísticas propias de la transacción entre flexibilidad y seguridad, por lo que es
esencial impulsar políticas que mejoren la calidad del trabajo.
n la estela de los grandes cambios y reformas estructurales que llevan ade-
Elante las economías occidentales avanzadas desde finales del decenio
de 1970, debido a los cuales se ha agravado el reparto desigual de los ingresos
(OCDE, 1996), resulta alarmante el número cada vez mayor de trabajadores
que se suma a la categoría de los «trabajadores pobres». Los efectos del avance
incesante de la mundialización económica, el sector terciario y la sociedad del
conocimiento se agravan por la eclosión de nuevos regímenes de contratación
* Investigador titular del Centro de Investigación del Mercado de Trabajo Europeo
(CELMR), de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad de Aberdeen y del Insti-
tuto de Estudios del Trabajo (IZA) de Bonn; dirección electrónica: k.pouliakas@abdn.ac.uk.
** Profesor de Economía del Centro de Investigación del Mercado de Trabajo Europeo
(CELMR) y de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad de Aberdeen; dirección
electrónica: theod@abdn.ac.uk. Esta investigación amplía la labor realizada por Konstantinos
Pouliakas para el Departamento de Investigación Económica del Banco de Grecia en el marco del
proyecto EPICURUS que apoya la Comisión Europea. Se expusieron versiones anteriores del
presente artículo en la Conferencia de la Sociedad Económica Escocesa celebrada en Perth el
24 de abril de 2006 y en el segundo Simposio del Observatorio Helénico de Doctores de la Escuela
de Economía y Ciencia Política de Londres sobre la Grecia moderna, cuyo tema fue «Las investi-
gaciones actuales en ciencias sociales sobre Grecia» y que se celebró en Londres el 10 de junio de
2005, y en la conferencia anual de la European Low-wage Employment Research Network
(LoWER), congregada en Mannheim los días 15 y 16 de abril de 2005. Los autores agradecen al
doctor H. Gibson, del Departamento de Investigaciones Económicas del Banco de Grecia y a los
participantes en estas y otras reuniones su ayuda y sus valiosos comentarios.
La responsabilidad de las opiniones expresadas en los artículos sólo incumbe a sus autores, y
su publicación en la Revista Internacional del Trabajo no significa que la OIT las suscriba.
2Revista Internacional del Trabajo
«atípicos» como los de trabajo a tiempo parcial o temporal y los puestos con ho-
rarios intempestivos y salario bajo. Hay quienes consideran que estos cambios
son la respuesta obligada de unos mercados competitivos al declive de la de-
manda de trabajadores poco cualificados, pero otros temen que las personas
con retribuciones mediocres no puedan mantener un nivel de vida decente, de-
bido, sobre todo, a la desreglamentación del orden institucional que respaldaba
tradicionalmente sus salarios.
La Comisión Europea ha expresado en fechas más recientes su preocupa-
ción por que estos regímenes atípicos de empleo, además de reducir los salarios,
rebajen la calidad de los puestos de trabajo en lo tocante a la estabilidad del em-
pleo, el equilibrio entre el trabajo y la vida familiar, la formación y el aprendiza-
je profesionales a lo largo de la vida y la salud y la seguridad en los centros de
trabajo, entre otras cosas. La Comisión Europea sostiene que los trabajadores
con remuneración baja padecen un infortunio doble, ya que ganan menos (en
términos relativos o, incluso, absolutos) y ocupan puestos de trabajo que son in-
trínsecamente de mala calidad. Se piensa que ello es fruto de los fallos del mer-
cado o de las instituciones, o de la creencia de los empleadores de que las
mejoras de la calidad del trabajo reducen la flexibilidad. Se dice que estos dos
factores han fomentado la aparición en Europa de un mercado de trabajo divi-
dido en dos niveles:
el primer nivel lo forman puestos de trabajo cuyos titulares perciben una retribu-
ción decente, gozan de bastante estabilidad de empleo y de perspectivas razona-
bles de avance profesional y trabajan en unas condiciones laborales buenas por
lo común. El segundo nivel comprende no sólo los trabajadores desempleados y
los que han perdido la esperanza de hallar trabajo, sino los que desempeñan pues-
tos de mala calidad y cobran salarios bajos, cuyas relaciones de trabajo son pre-
carias o que carecen de expectativas de mejorar su instrucción y sus perspectivas
profesionales (Comisión Europea, 2001a, pág. 79).
Conforme a esta lógica, en el presente artículo trataremos de detectar si
hay algunas diferencias importantes en cuanto a la calidad del empleo entre los
trabajadores con remuneración alta y baja de once países europeos: Austria, Bél-
gica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y
Reino Unido. Estas diferencias, en caso de que realmente existan, corroborarían
la hipótesis de que en Europa han surgido unos mercados de trabajo fragmenta-
dos. A partir de datos de seis olas (1996-2001) del Panel de Hogares de la Unión
Europea (PHOGUE) y de valoraciones subjetivas de la satisfacción de los traba-
jadores con su trabajo —que nos sirven de indicadores de la calidad global del
trabajo—, mostraremos que los trabajadores con remuneración baja están mu-
cho menos satisfechos que los bien remunerados en España, Grecia, Irlanda, Ita-
lia y Portugal. En cambio, no parece que haya una diferencia considerable al
respecto en Austria, Bélgica, Finlandia, Francia y Reino Unido. Dinamarca des-
taca por ser el único país en el que los trabajadores con remuneración baja son
considerablemente más felices.
Los datos empíricos indican que en la Unión Europea (UE) los empleos
con remuneración baja no son necesariamente de mala calidad; antes bien,
sucede que la propia UE se ha dividido en dos niveles. En un grupo de países
Diferencias de satisfacción con el trabajo en Europa 3
—principalísimamente, los de la ribera mediterránea— los trabajadores con sa-
lario bajo han soportado de lleno el peso de sus empleos mediocres y mal remu-
nerados, mientras que en el otro grupo —la Europa septentrional— el propio
mercado de trabajo o el orden institucional o ambos han asegurado un grado de
protección social alto a los trabajadores con retribución baja. Estas averiguacio-
nes ponen de relieve la importancia que revisten al respecto las diferencias en lo
referente al mercado de trabajo, las instituciones laborales y el sistema de pro-
tección social que distinguen a las economías —dispares— de la UE. Desde la
perspectiva programática, revelan la complejidad que entrañaría aplicar un
marco regulador homogéneo para hacer frente al problema del empleo con re-
muneración modesta en toda Europa.
El resto del artículo consta de seis partes. La primera es un breve análisis
bibliográfico del acervo cada vez mayor de investigaciones que se han valido de
datos sobre el bienestar subjetivo como indicador sustituto de la calidad general
del empleo. En la segunda exponemos los datos usados en este estudio y unas es-
tadísticas resumidas. En la tercera parte explicamos a grandes rasgos la metodo-
logía econométrica, y en la cuarta damos las estimaciones empíricas de la
relación entre el trabajo con remuneración baja y la satisfacción laboral en once
países europeos. En la quinta parte procuramos explicar las diferencias empíri-
cas constatadas entre los países remitiéndonos a las características instituciona-
les y de otro tipo de sus mercados de trabajo. De hecho, los mercados laborales
europeos ofrecen una oportunidad única de estudiar estos asuntos porque pre-
sentan gran diversidad de métodos de ordenación de la actividad laboral en las
empresas, de instituciones del mercado de trabajo y de sistemas de protección
social, pero actúan dentro de un sistema macroeconómico y monetario unifica-
do. En la última parte extraemos las conclusiones de nuestro artículo.
Análisis de la bibliografía especializada
Ya desde la Cumbre de Lisboa del año 2000 los países de la UE consideran que
el objetivo de mejorar la «calidad del trabajo» es complementario y sinérgico
con los objetivos del «pleno empleo» y de la «cohesión social». Lo que hizo ver
la necesidad de que los gobernantes y especialistas se ocuparan de la calidad de
los puestos de trabajo fue comprobar que había «un riesgo importante de caer
en círculos viciosos de empleos de mala calidad y baja productividad, desem-
pleo, inactividad y exclusión social» (Comisión Europea, 2002, pág. 81). Ade-
más, se reconoció que no se puede hacer realidad todo el potencial de creación
de puestos de trabajo si éstos no son atractivos por su falta de calidad (Funda-
ción Europea, 2001, pág. 4). También es probable que el poner más el acento en
la calidad del trabajo abra el camino a un crecimiento más rápido del empleo y
a una mayor productividad (Comisión Europea, 2003). De ahí el que el fomento
de la calidad de los puestos de trabajo haya pasado a ser la piedra angular del
modelo social europeo en los últimos años.
Pues bien, como la «calidad del trabajo» es un concepto que abarca mu-
chos factores, todo intento de cuantificarla será muy discutible. Se ha dicho que

To continue reading

Request your trial