Día Internacional de las Personas con Discapacidad 2007

Páginas:43
RESUMEN

Más de 650 millones de personas de todo el mundo viven con una discapacidad, la mayoría de ellas en países en desarrollo. Aunque se ha avanzado mucho en los últimos años en cuanto a la mejora de sus vidas, millones de estas personas siguen sufriendo violaciones de sus derechos, según señala un nuevo informe mundial de la OIT titulado The right to decent work of persons with disabilities, presentado con ocasión del Día internacional de las personas discapacitadas.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

Page 43

Subraya el trabajo decente para las personas con discapacidad

Según el informe, las estadísticas disponibles indican que la tasa de inactividad de la población activa de trabajadores con discapacidades tiende a ser muy superior a la de otros trabajadores. Por ejemplo, el 40 % de los discapacitados en edad de trabajar tenía empleo en la UE en 2003, frente a un 64,2 % de las personas sin discapacidad. Además, el 52 % de las personas con discapacidad en edad de trabajar en la UE son económicamente inactivas, frente a un 28 % en el caso de las que carecen de discapacidad.

Los discapacitados, y las mujeres con discapacidades en particular, suelen encontrarse en una situación muy desfavorecida en el mercado de trabajo. Tienden a ser más inactivos, a encontrarse sobrerrepresentados entre los desempleados, y a percibir unos ingresos muy inferiores a los de las personas sin discapacidad. Su experiencia en la vida adulta se ve a menudo plagada de frustraciones, desánimo y una disminución de la confianza en las virtudes que pueden aportar al mercado de trabajo, puesto que sus aspiraciones profesionales, sencillamente, no se materializan en un empleo.

El informe mundial destaca asimismo otros muchos retos que afrontan las personas con discapacidad en el ámbito laboral. Los trabajadores discapacitados suelen concentrarse en puestos de escaso nivel y remuneración, y no están representados adecuadamente en escalas superiores. Los problemas de acceso al entorno físico, incluidos los que atañen al transporte, la vivienda y los lugares de trabajo, y el riesgo de perder prestaciones al ponerse a trabajar, combinados con los prejuicios que perviven entre muchos empleadores, compañeros de trabajo y el público en general, agravan una situación ya de por sí difícil.

Entre las mejoras logradas en las dos últimas décadas ocupa un lugar destacado el Convenio sobre los derechos de las personas con discapacidad de las Naciones Unidas, adoptado por la Asamblea General de esta institución en diciembre de 2006. Este instrumento constituye una plataforma que permite a todas las partes interesadas avanzar juntas para garantizar que las personas con discapacidad disfruten de los derechos humanos en un plano de igualdad con los demás. Estos principios del nuevo Convenio de las Naciones Unidas son conformes con las normas de la OIT correspondientes, incluido el Convenio sobre la readaptación profesional y el empleo (personas inválidas), 1983 (núm. 159), que ha sido ratificado por 80 países.

El informe concluye que las personas con discapacidad constituyen un grupo amplio de potencial frecuentemente desaprovechado, y que son trabajadores eficaces y fiables cuya probabilidad de permanecer en el puesto de trabajo es superior.

La OIT organizó un debate de expertos en su sede principal de Ginebra sobre el "Trabajo decente para las personas con discapacidad", como parte de una serie de actividades de ámbito mundial encaminadas a promover un mejor entendimiento de las cuestiones de discapacidad, y a movilizar el apoyo a la dignidad, los derechos y el bienestar de estas personas. Al mismo tiempo, se celebraron otros actos con ocasión del Día en todo el mundo. Para más información, véase www.ilo.org, URL skills).