El desempleo alcanzó su nivel más alto en 2009

Páginas:27-29
RESUMEN

La OIT en su informe anual Tendencias mundiales del empleo, publicado en enero señala que en 2009 el número de desempleados en el mundo casi alcanzó la cifra de 212 millones de personas, tras experimentar un incremento sin precedentes de 34 millones respecto a las cifras de 2007. Juan Somavía, Director General de la OIT, apeló a la puesta en práctica de la misma decisión política que rescató a los bancos para salvar y crear puestos de trabajo.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

Page 27

Basándose en las previsiones económicas del FMI, la OIT estima que, probablemente, el desempleo mundial se mantendrá en un nivel alto a lo largo de 2010. En las economías desarrolladas y la Unión Europea se prevé que el desempleo aumentará en otros 3 millones de personas en 2010, mientras que se estabilizará en los niveles actuales, o se reducirá sólo ligeramente, en otras regiones.

Según el informe, las medidas de estímulo coordinadas han evitado una catástrofe económica y social mucho mayor. Sin embargo, millones de hombres y mujeres de todo el mundo siguen sin trabajo, sin prestaciones de desempleo o sin cualquier otra forma viable de protección social.

“En momentos en que el Foro Económico Mundial se reúne en Davos, queda claro que la prioridad política hoy en día es evitar una recuperación sin trabajo”, dijo el Director General de la OIT, Juan Somavía. “Precisamos la misma decisión política que en su momento rescató a los bancos para salvar y crear puestos de trabajo y ayudar a las personas. Esto podrá lograrse mediante una fuerte convergencia de políticas públicas e inversión privada”.

La OIT señaló asimismo que el número de jóvenes desempleados en el mundo aumentó en 10,2 millones en 2009 en comparación con 2007, lo que supone el mayor incremento registrado desde 1991. Somavía agregó: “La población activa a nivel mundial ha venido creciendo a un ritmo de 45 millones de personas por año, por lo que es necesario enfocar las medidas de recuperación en la creación de empleo para los jóvenes que acceden al mercado de trabajo por primera vez”.

De acuerdo con la OIT, se estima que la población con empleo vulnerable en el mundo supera los 1.500 millones de personas, lo que equivale a más de la mitad (50,6%) de la población activa mundial. Se estima que el número de hombres y mujeres con empleo vulnerable aumentó en más de 110 millones en 2009, en comparación con el año anterior.

[VER FOTO EN PDF ADJUNTO]

El informe señala también que 633 millones de trabajadores y sus familias vivían en 2008 con menos de 1,25 dólares de Estados Unidos y que otros 215 millones de trabajadores se situaban cerca del umbral de la pobreza y corrían el riesgo de caer por debajo de éste en 2009.

El informe de la OIT1 advierte que es urgente establecer una amplia cobertura social básica para proteger a los pobres de los efectos devastadores causados por las fuertes fluctuaciones de la actividad económica.

Page 28

[VER FOTO EN PDF ADJUNTO]

- Otras conclusiones importantes de tendencias mundiales del empleo

• La tasa de desempleo mundial se elevó al 6,6% en 2009, lo que supone un aumento de 0,9 puntos porcentuales respecto a 2007. Sin embargo, se registraron importantes variaciones entre regiones, desde el 4,4% en Asia oriental hasta más del 10% por ciento en Europa central y sudoriental (países no pertenecientes a la UE), la Comunidad de Estados Independientes (ECS y CEI) y el norte de África.

• La tasa de desempleo juvenil a nivel mundial aumentó en 1,6 puntos porcentuales respecto a 2007, y alcanzó el 13,4% en 2009. Este incremento es el mayor desde 1991, primer año del que se dispone de estimaciones mundiales al respecto.

• Los efectos globales de la crisis económica en hombres y mujeres son mucho más importantes que las diferencias entre estos grupos.

• Cálculos preliminares del crecimiento de la productividad del trabajo, medida en términos de rendimiento por trabajador, indican que disminuyó en todas las regiones, con excepción de Asia oriental, Asia meridional y el norte de África. La mayor disminución (-4,7 por ciento) se registró en Europa central y sudoriental (países no pertenecientes a la UE) y la CEI, revirtiéndose así parte de lo conseguido en la primera mitad de la década.

• Como resultado del descenso del rendimiento por trabajador, las condiciones de trabajo se deterioran, especialmente en regiones en las que la productividad laboral ya era baja antes de la crisis económica, como el África subsahariana.

Para hacer frente a estos temas, los mandantes de la OIT, que representan la “economía real”, han convenido en la adopción de un Pacto Mundial para el Empleo que contiene un conjunto de políticas viables y de probada eficacia para promover una sólida respuesta al desafío del empleo haciendo hincapié en la creación acelerada de puestos de trabajo, la implantación de sistemas sostenibles de protección social, el cumplimiento de las normas del trabajo y el fortalecimiento del diálogo social. El Pacto ha recibido un fuerte respaldo de los Jefes de Estado del G20, así como de la Asamblea General de las Naciones Unidas. La reconsideración de las políticas es esencial, porque no saldremos de la crisis aplicando las mismas políticas que condujeron inicialmente a su desencadenamiento.

Perspectivas regionales

El informe de la OIT pone de relieve amplias variaciones en los efectos de la crisis sobre el empleo en las distintas regiones y países, así como en las perspectivas de recuperación del mercado de trabajo.

La tasa de desempleo en las economías desarrolladas y la Unión Europea aumentó al 8,4% en 2009, frente al 6,0% en 2008 y el 5,7% de 2007. Se estima que el número de desempleados en la región aumentó en más de 13,7 millones entre 2007 yPage 292009, con un incremento cercano a 12 millones sólo en 2009. El empleo en los sectores industriales se vio más afectado que el de la agricultura o los servicios.

En general, y a pesar de representar menos del 16% de la población activa a escala mundial, la región de las economías desarrolladas y la Unión Europea ha contabilizado más del 40% del aumento del desempleo global desde 2007.

Se prevé que el desempleo en esta región seguirá siendo elevado y que la tasa de desempleo regional llegará al 8,9% en 2010.

En el África subsahariana, se estima que la tasa de desempleo se elevó al 8,2% por ciento en 2009 y se esperan muy pocos cambios entre 2009 y 2010. Este limitado aumento no refleja la verdadera repercusión de la crisis en el África subsahariana y debe considerarse conjuntamente con indicadores como los del empleo vulnerable y el número de trabajadores pobres2.

En el norte de África, se estima que la tasa de desempleo general alcanzó el 10,5% en 2009 y se prevé que seguirá siendo elevada en 2010 (10,6%). Esto supondría un aumento de 300.000 desempleados en 2010 con respecto a 2009. En general, es probable que la débil condición en la que se encontraban los mercados de trabajo antes de la crisis agrave el impacto de la reducción del crecimiento económico, y se cree que la región necesitará un período prolongado para recuperarse.

En Oriente Medio, la tasa de desempleo regional no aumentó de manera significativa entre 2007 y 2009, y se espera que permanezca relativamente inalterada en 2010 (en torno al 9,3%). Sin embargo, considerando que cerca del 23% de los trabajadores de la región pertenecen a familias con menos de 2 dólares de Estados Unidos al día, los efectos de la crisis deben medirse también en términos del aumento del empleo vulnerable: toda reducción en la calidad del empleo podría dar lugar asimismo a un incremento de la pobreza.

En América Latina y el Caribe, se estima que la tasa de desempleo aumentó del 7% en 2008 al 8,2% en 20093, lo cual representa 4 millones más de desempleados en ese último año. Las estimaciones actuales indican además que el porcentaje de trabajadores en situación de extrema pobreza oscilaba entre el 7,0 y el 9,9% en 2009, lo que representa un incremento de hasta 3,3 puntos porcentuales respecto a 2008. En 2010, se prevé que el desempleo disminuya ligeramente a cerca del 8,0%, lo que refleja las mejores perspectivas hacia finales de 2009.

En Asia oriental se estima que el desempleo se aproximó al 4,4% en 2009, frente al 4,3% de 2008 y al 3,8% de 2007. Una rápida mejoría en el mercado nacional de China, así como sus efectos positivos indirectos en los países vecinos, permitieron la mejora de las cifras económicas y del mercado de trabajo para la región. Se prevé que la tasa de desempleo regional disminuya ligeramente hasta el 4,3% en 2010.

La región de Asia sudoriental y el Pacífico comprende varias economías muy dependientes del comercio exterior y de los flujos de inversiones. Se estima que la población con empleo vulnerable en la región aumentó hasta los 5 millones de 2008.

Se estima también que la tasa regional de desempleo aumentó hasta alcanzar el 5,6% en 2009, lo que supone una subida de 0,2 puntos porcentuales respecto a 2007, y está previsto que se mantenga estable en 2010.

[VER FOTO EN PDF ADJUNTO]

Europa central y sudoriental (no UE) y la Comunidad de Estados Independientes (CEI) experimentaron los efectos regionales más intensos en lo que respecta al crecimiento económico en 2009, con un aumento de 2,0 puntos porcentuales en la tasa de desempleo, que pasó del 8,3% en 2007 a un 10,3% estimado en 2009. La previsión actual es de una leve disminución de la tasa de desempleo, hasta alcanzar el 10,1%.

-----------------------------

[1] El empleo vulnerable se define como la suma de trabajadores por cuenta propia más los trabajadores que contribuyen a los ingresos familiares.

[2] Se definen como trabajadores pobres las personas que, aunque trabajan, se encuentran por debajo del umbral de pobreza.

[3] Este dato contrasta con la tasa de desempleo regional urbano de América Latina y el Caribe, estimada en un 8,5% (media ponderada) por la OIT para el período comprendido entre enero y septiembre de 2009 (OIT: Panorama Laboral 2009, Lima, 2010).