El desafío de mirar y decir desde la sociología jurídica

Autor:Victoria Rangugni
Páginas:436-438

Page 436

No es nada fácil escribir algunas palabras que resulten un adecuado homenaje a Roberto Bergalli. No es que no tenga suficientes razones para hacerlo, sino que temo que la forma y el medio no sean los más idóneos. Me hubiese gustado encontrar un canal adecuado de comunicación que me permita expresar mi afecto, gratitud y reconocimiento; pero confieso que no supe buscarlo, ni encontrarlo antes. Así las cosas, me decido a escribir aquello que no pude decir en otro momento o lugar.

Tengo muchas cosas para agradecerle a Roberto; muchas tienen que ver con lo personal: con el invalorable apoyo que me dio cuando llegué a Barcelona, en los cuatro años que estuve allí, y después cuando volví a Buenos Aires.

También hay cuestiones académicas que debo agradecerle. No hace falta decir que he sido mucho menos permeable al conocimiento al que Bergalli me acercó, que a la entrañable amistad que me ofreció. Sin embargo, y a pesar de mis limitaciones, mi paso por el Master en Sistema Penal y Problemas Sociales que Roberto dirige en la Universidad de Barcelona, y la continuidad de los intercambios desde mi regreso a Buenos Aires, me permitieron construir una (nueva) mirada sobre y desde ese vasto universo de la sociología del derecho y, por tanto, una nueva forma de entender el mundo. No es poca cosa.

Fue Roberto Bergalli quien permitió que el confuso conjunto de aserciones propias del sentido común que yo cargaba se resquebrajara y diera lugar a una ávida curiosidad que, con el tiempo, se plasmó en estudio e investigación socio-jurídicos. Roberto me abrió la puerta a una rica y permanente discusión teórica, me mostró de cerca su sostenida denuncia de un derecho injusto, estructuralmente desigual y la severa crítica de un conjunto de instituciones que amparadas en un velo de neutralidad someten sistemáticamente a los más débiles. Me enseñó además que una y otra cosa deben vincularse sólidamente.

Su férrea militancia política y su sólido compromiso con el conocimiento me abrieron un camino que intento seguir transitando.

Precisamente en ese recorrido, y con las enseñanzas de Bergalli siempre a cuestas, es que formé parte de un importante trabajo de investigación sobre la población privada de libertad en las cárceles federales de la Argentina. De ese trabajo quiero contar algunas cosas porque allí se plasmaron muchas de ellas que le debo a Roberto y hoy quiero agradecerle.

Durante los años 2001, 2002 y 2003 se formó un pequeño grupo de...

To continue reading

Request your trial