Los Derechos Humanos

AutorJorge Carpizo
Páginas25-36

Page 25

El tema de los derechos humanos es recurrente en la historia de la humanidad porque está estrechamente ligado con la dignidad humana; tuvo un gran impulso hace poco más de dos siglos con las declaraciones norteamericanas y francesas sobre ellos, pero es especialmente después de la Segunda Guerra Mundial y en las décadas posteriores cuando se convierte en una de las grandes preocupaciones de las sociedades y el tema se internacionaliza. Los horrores y barbaries del fascismo, y especialmente del nazismo, provocaron una reacción e indignación mundiales. Con claridad se vio que este planeta tenía una alternativa: vivir civilizadamente en regímenes democráticos y representativos donde se respete la dignidad humana o en regímenes salvajes donde impere la ley del más fuerte y del gorila.

En 1945, al término de esa guerra, difícil era predecir las tendencias y cambios que se iban a dar en los próximos años para proteger y respetar los derechos humanos. Ha sido una etapa heroica, donde se han logrado importantes victorias, pero aún el camino por recorrer es muy largo y muy difícil, porque todavía, a pesar de los grandes progresos internacionales, regionales y nacionales en esta materia, en la gran mayoría de los países, hoy en día, existen violaciones de derechos humanos que indignan a la conciencia más moderada, porque aún prácticas atroces como la tortura y las ejecuciones extrajudiciales ocurren cotidianamente en muchos países.

En consecuencia, si bien el tiempo transcurrido desde entonces ha sido importante para la historia de los derechos humanos, tanto desde el punto de vista teórico como práctico, es indispensable que los años venideros sean mucho más fructíferos que los pasados, porque lo que el mundo aún tiene que alcanzar en materia de derechos humanos es gigantesco.

La preeminencia de la idea de la dignidad humana no está a discusión, se la acepta desde las más diversas teorías y filosofías; es un valor supremo encima de los demás. Por ello, como elegantemente ha afirmado Héctor GROS ESPIELL, los derechos humanos no se extinguirán nunca, "porque por ser consustanciales con laPage 26 idea del hombre, subsistirán siempre ontológicamente y renacerán en la realidad de la existencia política, ya que la libertad jamás podrá ser eliminada, porque el hombre es, en esencia, su libertad" 1. Así es, y por ello el interés por los derechos humanos no es una moda transitoria, no es algo pasajero que hay que soportar por algún tiempo mientras se crean o reviven otros temas. Los derechos humanos son el tema de hoy y de siempre porque son lo más valioso que el hombre tiene y es su dignidad.

Tratar de predecir el futuro es muy difícil y con facilidad se yerra; sin embargo, sí es posible apuntar algunas tendencias sobre los derechos humanos, contemplando su desarrollo a partir de 1945 y qué ha sucedido desde 1965. Si es posible, tomando el pulso a lo que está aconteciendo en el mundo de nuestros días, sintiendo y comprendiendo las aspiraciones de nuestras sociedades, las cuales están generalmente mejor informadas y organizadas que en cercanas épocas anteriores. Desde luego, sólo se puede hablar de tendencias, las cuales se modificarán o alterarán de acuerdo con múltiples circunstancias que es imposible conocer de antemano, pero lo que sí se puede asegurar es que esa lucha por la dignidad humana, aunque tenga tropiezos y retrocesos, caídas y percances, triunfará, necesariamente tiene que triunfar, si es que el hombre como tal, como hombre, es el que continuará habitando este planeta.

Los derechos humanos se han internacionalizado y esta tendencia continuará. Los Estados miembros de la ONU, al adherirse a su Carta, reconocen que los derechos humanos son parte ineludible del mundo internacional y por tanto no son exclusivamente preocupación de cada uno de ellos. Ésta es la razón de que a partir de 1948, se hayan expedido declaraciones universal y regionales, pactos, convenios, protocolos sobre derechos humanos. Todos son importantes, realmente importantes. Crean conciencia y precisan estos derechos. Ayuda a que se les conozca y se les discuta más.

Sin embargo, lo realmente trascendente es la existencia de controles internacionales sobre su cumplimiento, o como bien sePage 27 ha dicho, la eficacia del sistema internacional depende de su aptitud para imponer sus garantías contra el poder estatal 2. De aquí la existencia de comisiones y cortes internacionales y regionales. Estas comisiones y cortes se encuentran aún con problemas diversos. Desde luego su competencia tiene que ser aceptada por el Estado, el cual puede hacer las reservas que considere necesarias. En diversos casos el individuo no llega directamente a ellas sino a través de un intermediario y con frecuencia la actividad de estos órganos se ve obstaculizada por insuficiencia de recursos económicos. Aquí podemos encontrar dos tendencias importantísimas: i) cada día más Estados aceptan la competencia de las comisiones y cortes como ha acontecido en Europa occidental y como ya está sucediendo en América, aunque en este continente el proceso sea más lento y con más reticencias, y ii) cada día más los individuos pueden recurrir directamente a las instancias internacionales, siempre y cuando se hayan previamente agotado las internas. Realmente este principio rompió una de las bases del derecho internacional clásico, en donde generalmente sus sujetos eran los Estados.

La internacionalización de los derechos humanos y la creación de esas comisiones y cortes internacionales y regionales crea un problema con la idea clásica de soberanía. Esta cuestión es un tema apasionante que implica una revisión de las teorías tradicionales de la soberanía y sobre la cual aún no existen todas las precisiones que necesariamente tendrán que darse en la doctrina y en la realidad.

Por ahora, sólo asentemos que, en la realidad, los países han delegado y subordinado, en muy diversos grados, algunos aspectos de su soberanía mediante todas o algunas de las siguientes condiciones: i) ha sido por voluntad propia; ii) la participación en el organismo supranacional es en plan de igualdad con los otros Estados; iii) se trata de alcanzar fines o desarrollar actividades que se realicen mejor por Estados asociados que solos; iv) se aceptan instancias jurisdiccionales supranacionales, porque se reconoce que los asuntos en cuestión son de interés de la comunidadPage 28 internacional o regional; y v) se crean órganos regionales de carácter político, como el Parlamento Europeo. Así, la idea de...

To continue reading

Request your trial