Derecho a la Protección Judicial

Autor:Centro de Derechos Humanos
Páginas:10-11
10
“[…] [L]os Estados tienen la facultad de controlar y regular el ingreso y permanencia de personas extranjeras en su territorio

      

medida punitiva al migrante que reingresara de manera irregular al país tras una orden de deportación previa no constituye
 (Caso Vélez Loor
La Corte IDH estima que los objetivos considerados legítimos que están detrás de la detención de las personas procesadas,
condenadas y en situación migratoria irregular, son disímiles y por tanto, deben necesariamente traducir se en un sistema de detención
también diferenciado. Esto indica que el Estado, al disponer la restricción del derecho a la libertad de los migrantes irregulares, debe no sólo

      
reclusión de condenados o procesados, tales requerimientos no se cumplen, pues la privación de estas personas en ese tipo de lugares no
se condice ni es idónea para alcanzar los objetivos permitidos; a la vez que acarrea la afectación ilegítima de la dignidad de estas personas
y de una serie de otros derechos cuyo ejercicio se hace impracticable por las condiciones y funcionamiento que caracterizan a los recintos
de detención penal17.

En el caso Ibsen Cárdenas, la Corte IDH reitera su jurisprudencia18 

[…] [E]n ciertas circunstancias el Derecho Internacional considera inadmisible e inaplicable la prescripción así como las
        
poder punitivo del Estado sobre conductas cuya gravedad hace necesaria su represión para evitar que vuelvan a ser cometidas.
(Caso Ibsen Cárdenas, párr. 207)
En el mismo sentido, en el caso Gomes Lund la Corte IDH precisó que toda forma de amnistía respecto de graves violaciones a los

la posibilidad de validar algunas modalidades de amnistías de dichos crímenes por el hecho de que ellas sean el resultado de un acuerdo
político, destinado a la transición democrática y emanado del Poder Legislativo, como era el caso de Brasil. La Corte IDH enfatizó que la


En cuanto a lo alegado por las partes respecto de si se trató de una amnistía, una autoamnistía o un ‘acuerdo político’,

de la Convención incluye a las amnistías de graves violaciones de derechos humanos y no se restringe sólo a las denominadas
‘autoamnistías’. Asimismo, como ha sido señalado anteriormente, el Tribunal más que al proceso de adopción y a la autoridad
que emitió la Ley de Amnistía, atiende a su ratio legis: dejar impunes graves violaciones al derecho internacional cometidas por
el régimen militar. La incompatibilidad de las leyes de amnistía con la Convención Americana en casos de graves violaciones de
derechos humanos no deriva de una cuestión formal, como su origen, sino del aspecto material en cuanto violan los derechos
. (Caso Gomes Lund, párr. 175)
El deber de los jueces de realizar un “control de convencionalidad” de las normas internas
En los casos Cabrera García, Gomes Lund, Ibsen Cárdenas y Vélez Loor, la Corte IDH puso especial énfasis en el deber de los jueces
nacionales de realizar un control de convencionalidad entre las normas internas y la Convención Americana.

García Ramírez en el caso Myrna Mack Chang. Este control consiste, básicamente, en el análisis de compatibilidad entre la Convención
Americana y otros instrumentos internacionales, por una parte, y las disposiciones del derecho interno de los Estados, por la otra.20 La

(i) las obligaciones internacionales deben ser cumplidas de buena fe; y (ii) no es posible alegar el derecho interno para incumplir dichas
obligaciones, conforme al artículo 27 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados21.
Es evidente que la Corte IDH, en el ejercicio de su jurisdicción, realiza este control de convencionalidad para determinar la

lo que interesa destacar es que, a partir del caso Almonacid Arellano, la Corte IDH ha hecho expresa referencia a este concepto para
establecer que el Poder Judicial de los Estados debe también realizar un control de convencionalidad entre las normas jurídicas internas y
la Convención Americana, agregando que, en esta tarea, la judicatura debe tener en cuenta no solamente la Convención, sino que también
la interpretación de la misma efectuada por la propia Corte IDH.22 Esto da cuenta de la doble dimensión del control de convencionalidad, en
sede internacional (por la Corte IDH) y en sede nacional (por el Poder Judicial de cada Estado)
“Este Tri bunal ha establecido en su jurisprudencia que es consciente de que las autoridades internas están sujetas
al imperio de la ley y, por ello, están obligadas a aplicar las disposiciones vigentes en el ordenamiento jurídico. Pero cuando
un Estado es Parte de un tratado internacional como la Convención Americana, t odos sus órganos, incluidos sus jueces,
17 Al respecto, la Comisión Interamericana ha indicado enfáticamente que los Estados deben desarrollar sistemas de detención civil, acorde a la situación de las personas que infringen reglamentaciones migratorias. Entre
otras cosas, la Comisión sostiene que la detención que pueda ser procedente en su caso debe permitirles mantener privacidad, movimiento y recreación al aire libre, contar con espacios apropiados para recibir visitas y
   
uniformes similares a los de una prisión; los detenidos no deben ser sometidos al uso de esposas o grilletes, deben tener amplio acceso a las comunicaciones a través de teléfono, Inter net y correo electrónico. Ver CIDH,
Informe sobre Inmigración en Estados Unidos: Detenciones y Debido Proceso
18 

19 Estudios Constitucionales
Mack Chang, supra
20 Ibídem, Hitters, p. 110.
21 Estudios Constitucionales
22 Almonacid Arellano, supra

supra nota 4, párr. 287.
23 supra nota 8, p. 120-121.
IV. DERECHO A LA PROTECCION JUDICIAL
11
también están sometidos a aquél , lo cual les obliga a velar por que los efectos de las disposiciones de la Convención no se
   
         
internas y la Convención Americana, evidentemente en el marco de sus respectivas competencias y de las regulaciones
procesales correspondientes . En esta tarea, los jueces y órganos vinculados a la administración de justicia deb en tener en
cuenta no solamente el tratado, sino también la interpretación que del mismo ha hecho la Corte Interamericana, intérprete
última de la Convención Americana”. (Caso Cabrera GarcíaCaso Gomes Lund, párr. 176; Caso
Ibsen Cárdenas, párr. 202; y Caso Vélez Loor, párr. 287)
En el caso Cabrera García, como destaca en su voto razonado Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot quien fue juez ad-hoc en este
caso24, la Corte IDH realizó los últimos avances en esta doctrina25   
órgano vinculado a la administración de justicia en todos los niveles26.
   
   en el marco de sus respectivas competencias y regulaciones procesales pertinentes27. Por
otra parte, este control de convencionalidad alcanza a cualquier regla jurídica doméstica (ley, decreto, reglamento, ordenanza, resolución,
 

28.
Aun cuando existen todavía numerosos aspectos no resueltos por la Corte IDH ni por la doctrina en relación a los alcances de
este control de convencionalidad en sede nacional, este control ya puede considerarse “como una de las herramientas más prácticas e
inmediatas para elaborar un ius commune en la región”.
Ámbito de aplicación del artículo 8 de la Convención Americana
a) Extensión a la etapa de investigación que sirve de presupuesto a un proceso
La Cor te IDH ha señalado que las garantías del artículo 8.1 de la Convención no se aplican solamente a tribunales o procesos
judiciales, sino también a los procedimientos que, aun cuando no sean estrictamente jurisdiccionales, constituyen el presupuesto de un
proceso judicial, tales como las tareas de investigación de cuyo resultado depende el inicio y el avance del mismo.
En el caso Rosendo Cantú, haciendo aplicación de este principio, la Corte IDH señaló que, aunque no hubieran existido actuaciones
propiamente judiciales en el fuero militar, el hecho de que las investigaciones penales referidas a la violación sexual sufrida por Valentina

[…] la Corte concluye que la inter vención del fuero militar en la averiguación previa de la violación sexual contrarió los
parámetros de excepcionalidad y restricción que lo caracterizan e implicó la aplicación de un fuero personal que operó sin tomar
en cuenta la naturaleza de los actos involucrados […][L]a incompatibilidad de la Convención Americana con la inter vención del

la propia investigación, dado que su actuación constituye el inicio y el presupuesto necesario para la posterior inter vención de
un tribunal incompetente. Con base en lo anterior, la Corte concluye que el Estado violó los derechos a las garantías judiciales
    
misma, en perjuicio de la señora Rosendo Cantú [...]”. (Caso Rosendo Cantú, párr. 161)
b) Aplicación de las garantías mínimas del artículo 8.2 a procedimientos no penales
Frente a la pregunta de si el procedimiento administrativo al que fue sometido el señor Vélez Loor debía regirse por las garantías del
   

          
como el que afectaba a Vélez Loor. Lamentablemente, la Corte no precisó si la razón de ello radicaba en la naturaleza o características
de este procedimiento, sino que sólo aludió a su jurisprudencia previa en la que sostuvo que tales garantías se extendían también a la

“[…] [E]l artículo 8 de la Convención consagra los lineamientos del debido proceso legal, el cual está compuesto de un
conjunto de requisitos que deben observarse en las instancias procesales, a efectos de que las personas estén en condiciones de
defender adecuadamente sus derechos ante cualquier tipo de acto del Estado que pueda afectarlos. Adicionalmente, la Corte ha


la administración dictar actos administrativos sancionatorios sin otorgar también a las personas sometidas a dichos procesos
las referidas garantías mínimas, las cuales se aplican mutatis mutandis en lo que corresponda”. (Caso Vélez Loor, párr. 142)
Medidas para asegurar el acceso a la justicia de niños y niñas
En caso de que sea un menor de edad quien ha sido víctima de una violación de derechos humanos, la postura de la Corte ha sido
que el Estado asume una posición especial de garante. Conforme ésta, el Estado debe atender a las necesidades especiales de este titular
de derechos, de manera de resguardar los derechos de los niños y niñas.
24 Caso Cabrera García, supra
25         


26 Caso Cabrera García, supra
27 Ibídemsupra nota 8, p. 120-124; y Hitters, supra
28  comosupra nota 8,
pp. 125-127.
29 supra nota 8, p. 127-128). Mac-Gregor se pregunta si la declaración de inconvencionalidad produciría efecto
ex nunc (hacia el futuro) o ex tunc (retroactivo) en Caso Cabrera García, supra 
30 supra
31 
32 

V. DERECHO AL DEBIDO PROCESO