El derecho de alimentos a favor del Adulto Mayor. ¿Familia o Estado?

Autor:MSC. Nora Cedeño Guerra - Lic. Marianela Paneque Mojena
Cargo:Profesora Auxiliar de Derecho Civil y de Familia, Derecho Notarial del Departamento de Derecho, Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Granma, Miembro del Tribunal de Habilitación de Notarios y Presidenta de la Sociedad Científica de Derecho Civil y Familia en la Provincia de Granma. - Jueza del Tribunal Municipal Popular d
RESUMEN

La vejez es la última etapa de vida y desarrollo personal que inicia a los 60 años de edad. En este período se generan una serie de demandas de cuidado que requieren en gran medida del apoyo familiar. Para ello no son pocos los ordenamientos jurídicos que han concebido la prestación de alimentos como medida legal para suplir necesidades de primer orden. No obstante el Estado, y en consecuencia su ... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Introducción

La población mundial está envejeciendo progresivamente debido al aumento de la esperanza de vida, la disminución de las tasas de fecundidad, el tratamiento de enfermedades típicas de la senescencia; por lo que en el siglo XXI las sociedades se enfrentan a un gran desafío con la consolidación de una imagen encanecida. El envejecimiento tiene un precio: al inclinarse el equilibrio demográfico a favor de los individuos de más edad, se somete a prueba el orden político, económico y cultural de las sociedades. Este panorama aboca la necesidad de establecer políticas para proteger este sector, ya que implica un fenómeno con trascendencia en todos los ámbitos de la vida social, teniendo que generar sistemas integrales que no solo permitan prolongar la existencia sino también la calidad de vida de los adultos mayores.

En América Latina con una transición avanzada se encuentran los países de Argentina, Puerto Rico y Cuba. Se espera que para el año 2020 nuestro país sea el más envejecido de América Latina y para el año 2025 uno de los más envejecidos del mundo. Es por ello que en la preparación de asumir este fenómeno y crear condiciones de vida para que el adulto mayor viva con el mayor bienestar posible el Estado cubano lo ha asumido como uno de sus retos socioeconómicos más importantes a corto y mediano plazo, generando medidas y programas que incentivan la salud mental y social de las personas de la tercera edad.

Lo antes dicho ha conllevado que los ordenamientos jurídicos se pronuncien por su protección en correspondencia con la construcción social y cultural del envejecimiento, en aras del reconocimiento de las personas adultas mayores como sujetos de derechos para garantizar su incorporación a la vida social y familiar, como sujetos activos de su propio desarrollo personal.

Para lograr esas ansias de justicia social y pluralidad que sustentan muchas posturas a través de las normas jurídicas, como planteara PRIETO VALDÉS1 no sólo es necesario su existencia, sino que estas sean reales o materialmente aplicables, que existan las situaciones para la cual fueron creadas, que aún y cuando sus mandatos no se cumplan voluntariamente sean exigidos por los aparatos estatales correspondientes, que se sancionen sus incumplimientos y se ofrezcan las garantías para su realización, en síntesis sean eficaces o en otros términos que la norma del Derecho tenga una realización social.

La importancia del apoyo familiar a un adulto mayor es de gran necesidad ya que ayuda en los aspectos emocionales y afectivos, toda vez que esta etapa de la vida genera una serie de demandas de cuidados y afectos que requieren dedicación y entrega, en el que la familia tiene un deber de cuidado, sobre todo los hijos, debiendo aceptarlo como una responsabilidad moral.

Sin embargo, las relaciones familiares no solo abarcan aspectos morales, sino que constituyen una fuente variada de derechos y obligaciones. Dentro de esta última se encuentra el derecho de dar alimentos que impone la obligación de auxiliar al necesitado, por tanto la obligación moral se convierte en legal2. Por tal motivo podemos afirmar que el adulto mayor se convierte en sujeto del Derecho de Familia.

Se entiende por deuda alimenticia familiar, la prestación que determinadas personas, económicamente posibilitas, han de hacer a algunos de sus parientes, para que con ella puedan éstos subvenir a las necesidades más importantes de la existencia. Es claro que su contenido último es económico, pues se traduce en un pago de dinero o en la alimentación en la propia casa, pero la finalidad a que se atiende es personal. Como afirman DIEZ PICAZO Y GULLON3 “aunque patrimonial sea el objeto de la prestación, la obligación se encuentra conexionada con el desarrollo de la personalidad y de los derechos de este tipo”.

El derecho de alimentos viene regulado en el Código de Familia cubano de 1975, en el Capítulo I del Título III y presupone su necesidad por un sujeto que lo requiere para subsistir, y la existencia de vínculos parentales consanguíneos sin límites en la línea recta y hasta el segundo grado en la colateral, o de un vínculo matrimonial entre el sujeto que los necesitare y el compelido por ley a suministrarlos. Constituyendo los adultos mayores sujetos titulares de este derecho siempre y cuando se encuentren en las circunstancias exigidas en el referido precepto.

No obstante a lo anteriormente expuesto, lo cierto es que la política asistencial, en la actualidad establecida en los lineamientos 144, 154, 159 y 166 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, ha conllevado a que muchos de los aspectos propios de la obligación alimenticia a favor del adulto mayor se ha asumido por el Estado, y en consecuencia su satisfacción mediante cauces políticos ha exonerado a los familiares, quien en otro caso deberían ser quienes asuman tales responsabilidades que tributen a mitigar las obligaciones estatales al respecto.

De esta manera se conduce al planteamiento del problema científico de la investigación: Insuficiencias en la aplicación del derecho de alimentos a favor del adulto mayor que afectan su eficacia jurídica.

Es así que partiendo de esas consideraciones se define como objetivo general: Determinar pautas teóricas y prácticas con vistas a una efectiva aplicación del derecho de alimentos a favor del adulto mayor, a partir de una sistematización doctrinal, comparada y exegética del régimen jurídico de la institución, en aras de su perfeccionamiento en el Derecho familiar cubano.

Para la consecución del objetivo general se trazaron los siguientes objetivos específicos:

· Sistematizar los presupuestos teóricos del derecho de alimentos a favor del adulto mayor, a partir del análisis histórico y comparado de su regulación y aplicación en el área latinoamericana e hispana.

· Diagnosticar, a partir de los presupuestos teóricos sistematizados, el estado de aplicación de las normas reguladoras del derecho de alimentos a favor del adulto mayor, desde la praxis judicial del Tribunal Municipal Popular de Bayamo, proponiendo pautas para su perfeccionamiento.

Con vistas al desarrollo de la investigación se utilizaron los siguientes:

Métodos teóricos:

· Método histórico-lógico: el cual permitirá realizar un estudio de la evolución de la obligación de dar alimentos, como contenido de las relaciones jurídicas familiares, para ubicar principios y rasgos fundamentales que la han caracterizado en las diferentes etapas y tendencias de su desarrollo hasta lograr entender su aplicación actual para el adulto mayor.

· Método análisis-síntesis: para, desde la sistematización de los fundamentos teóricos de la obligación de dar alimentos para el adulto mayor, como contenido de las relaciones jurídicas familiares; los criterios sostenidos por los juristas y su expresión jurídica, determinar los sustentos teóricos de la regulación por parte de ordenamientos jurídicos foráneos. Además para caracterizar la institución objeto de investigación, a partir de un estudio legislativo y doctrinal.

· Método inductivo-deductivo: mediante el análisis en los diferentes textos sobre la obligación de dar alimentos para el adulto mayor, se deduce sus etapas, procesos de formación y consolidación para establecer conclusiones sobre el tema de investigación.

Propios de las ciencias jurídicas:

· Método jurídico comparado: se comparan las tendencias que siguen las legislaciones extranjeras en la obligación de dar alimentos para el adulto mayor, a partir de indicadores establecidos que permiten señalar el tratamiento de este tema en correspondencia con su efectividad y sujetos obligados: hijos o estado.

· Método exegético jurídico: los fundamentos teóricos que sustentan la obligación de dar alimentos para el adulto mayor se contrastó con la normativa vigente para poder diagnosticar sobre la situación actual de dicha institución en la praxis judicial del Tribunal Municipal Popular de Bayamo.

De los métodos empíricos: el análisis de contenidos que posibilitó la construcción del marco histórico y contextual del objeto de la investigación, incluyendo la revisión de textos, publicaciones de prestigio de diversos autores foráneos y nacionales y expedientes de procesos sumarios de alimentos radicados en el Tribunal Municipal Popular de Bayamo, lo que permitió dar una explicación de las tendencias que se presentan en torno la obligación de dar alimentos para el adulto mayor, así como la formación de un criterio sobre las posiciones doctrinales de los autores.

El trabajo se encuentra estructurado en dos capítulos, el primero se titula el derecho de alimentos a favor del adulto mayor: presupuestos teóricos y legislativos, donde se realiza un estudio de la configuración jurídica de la obligación alimenticia, a partir del análisis de las características de la ancianidad, con un enfoque transdisciplinario, de igual manera se comparan legislaciones de países cuya población ha aumentado a la par de revoluciones sociales, y países desarrollados donde el envejecimiento se comporta aceleradamente. En el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA