La OIT declara en la cumbre que el crecimiento sostenible comienza en el lugar de trabajo

Páginas:30-31
 
CONTENIDO

JOHANESBURGO, Suráfrica - Si las estrategias para el desarrollo sostenible para sacar a la gente de la pobreza y revertir la degradación medioambiental han de tener éxito, hay que mirar hacia el lugar de trabajo. Este fue el mensaje clave de la delegación tripartita del consejo de Administración de la OIT a la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible, celebrada en Johanesburgo del 26 de agosto al 4 de septiembre.

En su alocución ante la Cumbre, el Director General de la OIT Juan Somavía señaló que la adopción de tecnologías y prácticas respetuosas con el medio ambiente exigirá una revolución en la forma de trabajar de las personas y en los productos derivado de su trabajo. El reto de lograr un desarrollo sostenible, dijo, supone una gran oportunidad para lograr avances tecnológicos, inversiones, desarrollo de cualificaciones, igualdad de género y trabajo decente.

'Es vital gestionar el cambio por medio de una estrecha cooperación entre los gobiernos y los actores reales de la economía', dijo el Sr. Somavía. 'Son los trabajadores y empresarios organizados, los hombres y las mujeres quienes desempeñarán el principal papel en lograr la transición tecnológica hacia la sostenibilidad'.

'Recordemos que es a través del trabajo -y del trabajo llevado a cabo en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana- la forma de lograr que las gente salta de la pobreza, obtenga unos ingresos decentes, y que sociedad y medio ambiente se asocien de forma sostenible', añadió.

Otros miembros de la delegación de la OIT fueron el Presidente y Representante de los Trabajadores del Consejo de Administración de la OIT, Lord Brett; el Vicepresidente representante de los Gobiernos, embajador E-Y. Chung de la República de Corea; y el Vicepresidente representante de los trabajadores, Sr. D. Funes de Rioja. Los tres miembros del Consejo de Administración se unieron al Sr. Somavía en una Mesa Redonda sobre el Empleo, el Diálogo Social y la Protección Social auspiciada por la OIT, a la que asistieron más de 1.500 participantes en la Cumbre.

Tras meses de negociaciones y de reuniones preparatorias, el documento político final de la Cumbre incluía el acuerdo de 'proporcionar ayuda para aumentar las oportunidades de empleo generadoras de ingresos, teniendo en cuenta la Declaración Fundamental de Principios y Derechos en el Trabajo de la OIT'.

El Sr. Somavía, en su alocución ante la Cumbre, también relacionó el fracaso en lograr la sostenibilidad con la actual forma de globalización, a la que describió como 'avivadora y no unificadora de las divisiones sociales dentro de, y entre, países'. Para estudiar esta cuestión con mayor profundidad, la Comisión Mundial de la OIT sobre la Dimensión Social de la Globalización convino en la Cumbre celebrar una reunión de consulta con los representantes de la sociedad civil. Las dos presidencias, el Presidente Benjamín Mkapa de Tanzania y el Presidente Tarja Halonen de Finlandia, se unieron a otros cinco miembros de la Comisión en el evento.

El tema predominante de la Cumbre era promover acciones donde la pobreza y la degradación del medio ambiente fueran más acuciantes, centrándose particularmente en las cuatro siguientes áreas prioritarias expuestas por el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan:

aumentar el acceso al agua limpia y a saneamientos adecuados, aumentar el acceso a los servicios energéticos, mejorar las condiciones sanitarias y la agricultura, y proteger mejor la biodiversidad y los ecosistemas del mundo.