Crónica de la política exterior española (julio 2002-julio 2003)

Autor:Castaño García/Rodríguez Manzano/Sotillo Lorenzo
Cargo:Prof Esc Univ. U. Complutense de Madrid/Prof U Stgo de Compostela/Prof U. Complutense
Páginas:997-1066

Page 997

1. Cuestiones generales

El 10 de julio se publica la comunicación del Gobierno solicitando la celebración de un debate sobre la política general en torno al estado de la Nación (BOCG/C, Page 998 serie D, núm. 387) El debate tiene lugar los días 15 y 16 en el Pleno del Congreso (DS/C, núm. 179 y 180). El Presidente del Gobierno comienza su intervención refiriéndose a los recientes acontecimientos de la isla de Perejil, que sólo contribuyen a empeorar unas relaciones que deberían ser normales entre vecinos que, por otra parte, mantienen intensas relaciones comerciales y de otro tipo. Informa del comunicado dirigido al Gobierno de Marruecos en el que se expresa el deseo de mantener unas relaciones diplomáticas fluidas, basadas en el respeto mutuo. La postura del Gobierno es que hay que volver al statu quo anterior a la «ocupación de la isla, que España no acepta hechos consumados y que se harán todos los esfuerzos posibles para restaurar la legalidad internacional». En la última parte de su primera intervención aborda la proyección exterior de España y se refiere a las conversaciones sobre Gibraltar; a la lucha global contra el terrorismo; a las estrechas relaciones con Estados Unidos, afirmando que España se ha convertido en una «firme impulsora de una nueva forma de entender la cooperación entre EEUU y Europa»; al compromiso de promover acuerdos entre la UE e Iberoamérica y con la estabilidad y el desarrollo de los países mediterráneos; con relación a la ayuda al desarrollo afirma que debe ser eficaz, y eso sólo se consigue si existen bases políticas y económicas sólidas en los países de destino y reafirma la posición común de la UE en la Conferencia de Monterrey.

El 17 de julio los ministros de Defensa y Asuntos Exteriores informan, conjuntamente, de la evolución de los acontecimientos tras la ocupación de la isla de Perejil (DS/C, Comisiones, núm. 543).

A pesar de las acciones policiales tanto en España como en Francia, y de una mayor colaboración internacional contra el terrorismo, ETA asesina el 4 de agosto, en Santa Pola (Alicante), mediante un coche bomba, a Silvia Martínez, una niña de 6 años y a Cecilio Gallego, hiriendo a otras 34 personas. En Leitza (Navarra), el 24 de septiembre, mata al cabo de la Guardia Civil Juan Carlos Beiro Montes. El 25 de octubre, el Consejo de Ministros remite a las Cortes el proyecto de ley sobre Orden de Detención y Entrega, más conocida como «euroorden». Ese mismo día, los ministros de Defensa de la OTAN, reunidos en Varsovia, condenan el asesinato de Leitza, reafirmando su determinación en combatir el terrorismo y reforzar su cooperación para acabar con él.

En el aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001, el presidente del Gobierno, José María Aznar, habla por teléfono el 10 de septiembre de 2002 con el presidente de EEUU, George W. Bush, para manifestarle la solidaridad del Gobierno y el pueblo español. Al día siguiente, en el Congreso de los Diputados, Aznar responde a una pregunta del Grupo Socialista afirmando que «estaremos siempre con aquellos que con nosotros y como nosotros luchan por la causa de la libertad y contra el terrorismo», en relación al anunciado ataque de EEUU contra Irak; desde la oposición se crítica que Aznar comprometa una posición sin consultar previamente. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero comentó en el Congreso que «no vamos a respaldar la implicación de España en una acción militar unilateral de EEUU contra Irak si no hay respaldo del Consejo de Seguridad y de la comunidad internacional democrática». Ese mismo día, el Pleno del Senado aprueba por unanimidad una declaración institucional con motivo del primer aniversario de los atentados del 11 de septiembre (DS/S, Pleno, núm. 100, de 11 de septiembre, p. 5966). El día 12, en el Foro ABC, Aznar subraya su postura al declarar Page 999 que «si me dan a elegir entre Bush y Sadam, no tengo duda de cuál es mi sitio ni cuál debe ser el sitio de España».

El Príncipe Felipe comienza en Bruselas, el 15 de septiembre, un viaje de dos semanas que le llevará a varios países europeos (Bélgica, Alemania, Francia, Italia, Bosnia y Kosovo) para conocer el trabajo de las organizaciones de seguridad y defensa de la UE y de la Alianza Atlántica.

En el Congreso de los Diputados, el PP y CiU rechazan, el 18 de septiembre, una proposición no de ley del PSOE, IU y BNG para que, mientras dure la labor de la ONU, España no se implique en un acción militar unilateral de EEUU contra Irak, y que cualquier decisión al respecto se presente previamente a la Cámara. El diputado popular, Gustavo de Arístegui, rechaza la propuesta por prematura (DS/C, Pleno, núm. 187).

El 24 de septiembre la ministra Palacio informa en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de las líneas generales de su departamento (DS/C, Comisiones, núm. 554).

El diario El País publica, el 30 de septiembre, una encuesta del Instituto Opina en la que el 87,1 de los encuestados está en desacuerdo con una posible guerra contra Irak, aunque el 58,6 por 100 considera que Sadam Hussein representa una amenaza para la paz mundial; el 70,6 por 100 opina que el ataque debe contar con la aprobación de la ONU. El 80,9 por 100 no apoyaría el envío de tropas españolas a esa guerra.

El 16 de octubre, la ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, comparece -a petición propia- en la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado para informar sobre las líneas generales de su departamento (DS/S, Comisiones, núm. 342, de 16 de octubre de 2002).

En pleno debate sobre las actuaciones contra Irak, el Encargado de Negocios de la Embajada española en Bagdad (único diplomático español en esa capital), Fernando Valderrama Pareja, dimite el 17 de octubre. Valderrama explica que «es una cuestión de coherencia, ya que resulta difícil defender posturas que no se comparten, en especial cuando no se recibe el más mínimo apoyo»; subraya «que tal como está planteada la situación, te piden elegir entre Bush y Sadam, y yo no estoy con ninguno de los dos». Para la ministra, la dimisión se debe a «problemas personales, estrés y no haber sido capaz de resistir la presión del puesto». Palacio nombra, al día siguiente, a Eduardo Fernández Quesada como sustituto de Valderrama. El 4 de abril de 2003, el Ministerio le comunica la sanción de suspensión de empleo y sueldo durante ocho meses.

El presidente Aznar habla por teléfono con el presidente Bush, el 14 de noviembre, sobre la Resolución 1.441 adoptada sobre Irak por el Consejo de Seguridad.

El 21 de noviembre, el Gobierno responde -en el Pleno del Senado- a una pregunta del senador José Castro Rabadán (Grupo Socialista) sobre las previsiones «en orden a apoyar la intervención militar de los Estados Unidos de América contra Irak». El Gobierno afirma en la respuesta que «no ha comprometido su apoyo militar porque se están tratando de agotar todas las vías diplomáticas para acabar con una amenaza que se extiende más allá de Oriente Medio» (BOCG/S, serie I, núm. 541, de 21 de noviembre de 2002, pp. 133 y 134). Page 1000

La fragata Navarra, que participa en la operación «Libertad Duradera» aborda en el Océano Pacífico, el 9 de diciembre, al carguero So-San que transportaba 15 misiles Scud, aunque posteriormente la Administración de Estados Unidos ordena su liberación con el fin de que pueda proseguir su viaje hasta Yemen. El incidente pone en cuestión la participación española en esa operación, aunque tanto el Subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz, como el Secretario de Estado Colin Powell hablaron con los ministros Trillo-Figueroa y Palacio, respectivamente, para ofrecer sus disculpas.

Ese mismo día, el senador del Grupo Parlamentario Socialista, José Castro Rabadán, recibe respuesta escrita del Gobierno a su pregunta sobre las previsiones «en orden a mantener informadas a las Cortes Generales del alcance y evolución de los acontecimientos referidos a la posible guerra contra Irak». Recordando que el Gobierno «ha mantenido informadas en todo momento a las Cortes Generales sobre la evolución de la situación en Irak y sobre la postura del Gobierno español al respecto», se afirma que es su propósito «mantener esta política de información constante sobre la evolución de la cuestión iraquí, y observar en todo momento la legalidad vigente ante cualquier decisión que eventualmente se tome» (BOCG/S, serie I, núm. 551, de 10 de diciembre de 2002, p. 85).

El 17 de diciembre la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso debate y rechaza una proposición no de ley del Grupo Mixto relativa a la posición del Gobierno en el supuesto de un ataque militar de EEUU a Irak (DS/C, Comisiones, núm. 655).

El 18 de diciembre...

To continue reading

Request your trial