El corpus ideologico del franquismo: principios originarios y elementos de renovacion.

Autor:Gimenez Martinez, Miguel Angel
 
EXTRACTO GRATUITO

The ideological corpus of francoism: initial principles and elements of renewal

Desde que Juan Jose Linz (1964: 295) senalara la existencia de una > en el franquismo en contraposicion a la > propia de los regimenes totalitarios, los estudiosos se han dividido en torno a la cuestion de si habia o no una >. En esta linea, Amando de Miguel (1975: 237-352) llego a identificar hasta once mentalidades ideologicas presentes en el regimen de Franco: autoritarismo basico, regeneracionismo corporativista, conservadurismo nacionalista, tercerismo utopico, triunfalismo imperial, nostalgia liberal, nacional-catolicismo, catastrofismo antropologico, paternalismo elitista, tecnocratismo desarrollista y populismo aperturista. Tambien Salvador Giner y Eduardo Sevilla Guzman (1975) pensaban que al franquismo le faltaba una >, e incluso hablaban, a este respecto, de >. Ideologia, comentaban, tenia Falange, pero tras su marginacion del poder tras la II Guerra Mundial se acabo su capacidad para trasmitirla a la dictadura. Asi que a la > no le quedo otro remedio que asumir los segmentos ideologicos mas topicos, es decir, el rechazo de los partidos, la exaltacion de la familia, el clericalismo, la santidad de la propiedad privada, la glorificacion de las Fuerzas Armadas, el paternalismo tradicional catolico y las ideas corporativas a fin de acabar con la conflictividad.

En contraste, la existencia de una clara ideologia, y no mentalidad, en el franquismo ha sido subrayada por otros muchos autores, aunque no todos coincidentes en su caracterizacion. Como propiamente fascista fue definida por Carme Molinero y Pere Ysas (2003: 48), dados su nacionalismo radical con vocacion imperialista, su antimarxismo, su antiliberalismo y su anticapitalismo formal, aunque no dejaron de apuntar la singularidad del fuerte peso del tradicionalismo catolico y el protagonismo militar. Mas frecuente, incluso entre aquellos que han afirmado el caracter fascista de la dictadura, es la atribucion de una ideologia no fascista. Asi, Raul Morodo (1985: 17-18) insistio en la importancia del nacionalismo catolico y reaccionario de Accion Espanola. Ya antes, Fernando Urbina (1977) habia identificado en el franquismo >, nacionalcatolico, que entranaria una concepcion esencialista de la nacion espanola, en linea con una identidad catolica y espanolista que en ultima instancia remitia al siglo XVI como modelo historico. De manera similar, Alfonso Botti (1992: 149-194) ha localizado en el nacionalcatolicismo la esencia ideologica del regimen, aunque subrayando los elementos economicamente modernizadores de ese pensamiento politicamente reaccionario. En general, puede hablarse de la existencia de un amplio consenso entre los historiadores sobre los fundamentos nacionalcatolicos del discurso ideologico dominante en el franquismo. Sobre esta base y reconociendo la centralidad del ideario de Marcelino Menendez Pelayo, primero, y de Accion Espanola, despues, Pedro Carlos Gonzalez Cuevas (1998: 157) ha subrayado lo que de tradicional, catolico y atavico habia en la ideologia franquista, mientras que Ismael Saz (2001: 153-161; 2004) ha incidido en la modernidad de la misma y en su proximidad a las mas renovadas corrientes del pensamiento reaccionario y contrarrevolucionario europeo.

  1. POSTULADOS FUNDACIONALES

    Al igual que sucede con el debate sobre la naturaleza del regimen de Franco, no se puede ofrecer una respuesta univoca y global a la pregunta sobre cual fue la ideologia del franquismo: con el paso de los anos y a tenor de las circunstancias politicas, economicas, sociales y culturales, esta experimento una permanente evolucion o adaptacion. Asi pues, mas que una >, solo resulta posible senalar los rasgos o elementos ideologicos comunes validos para todos estos anos que, siendo capaces de asumir las matizaciones que dichas circunstancias impusieron, concuerdan con la relacion de fuerzas y el dominio ejercido por la > en el poder. El problema de la configuracion ideologica del regimen lleva necesariamente al recuerdo de los momentos finales de la Guerra Civil, pues la ideologia modulada a partir de 1939 resulto de la articulacion de los intereses convenientes para los grupos triunfantes en el conflicto belico. Vencedores fueron los representantes del capitalismo y del tradicionalismo en sus variadas manifestaciones, desde los grandes poseedores de tierras a la burguesia conservadora, pasando por los sectores mas caracteristicos del integrismo catolico: a estas fuerzas correspondio elaborar los postulados ideologicos fundacionales que informaron los primeros pasos del > (Gimenez Martinez, 2014: 64).

    Sin embargo, lo heterogeneo del bloque de poder dejo clara su incapacidad para elaborar por si mismo una ideologia que, en conjunto, sirviera para realizar la defensa comun de unos intereses concretos que eran los que mantenian la union. Por un lado estaba el tradicional empobrecimiento intelectual de la derecha espanola, primitiva y apegada a sus incumbencias inmediatas; por otro > que legitimara su dominacion y fuera capaz de dar > (Bozal, 1975: 93). Asi las cosas, las fuerzas dominantes necesitaron acudir a las fuentes que en aquellos momentos y en los posteriores podrian suministrarles un aparato ideologico, mas o menos solido, con sedimento superestructural. Cuatro eran esas fuentes: Falange, tradicionalismo, catolicos integristas de orientacion monarquica y Asociacion Catolica Nacional de Propagandistas (Diaz, 1973: 120). De ahi nacio la apelacion y el contenido ideologico de un bloque de poder que paso a justificar y a justificarse con elementos tomados de estas citadas fuentes. Lo abigarrado de los sectores que integraban el regimen impidio clase alguna de > o intencion de fidelidad en el respeto a las citadas fuentes, y obligo a una interpretacion acomodaticia de todas ellas, sobre todo del falangismo, bajo el arbitraje politico de Franco.

    Al servicio de este consensus que se trataba de crear estuvieron todas las herramientas de expresion ideologica del >. El control de la prensa y del sistema educativo; la aparicion de revistas como Escorial, Arbor o la Revista de Estudios Politicos, en las que curtieron sus armas los mas destacados ideologos del regimen; la utilizacion de los pulpitos; la creacion del Servicio Espanol de Magisterio; o las pretensiones iniciales del Consejo Superior de Investigaciones Cientificas son muestras de este empeno de integracion y transmision de ideologia. Como las luchas internas existieron (las de falangistas y catolicos no dejaron de manifestarse en cuantas ocasiones chocaban sus intereses, solo resueltas por la intervencion o la apelacion mediadora del Jefe del Estado), el resultado no pudo ser un todo muy articulado. Y precisamente esa era una de las notas que cualificaban mas distintivamente la estructura del aparato ideologico montado por el regimen. Asi, con rasgos imprecisos, con escasa originalidad, con continuas mezclas de atencion al pasado y llamadas al futuro, con muchos ingredientes de arma defensiva frente a enemigos reales o inventados, el conglomerado ideologico franquista lleno casi cuatro decenios de la vida politica espanola y sirvio para cumplir su funcion legitimadora.

    1.1. Nacionalismo espanol y vocacion imperial

    El bando rebelde se hizo pronto con el control del discurso nacionalista, fiel a una vision conservadora del mismo. Desde el primer momento, aunque no sin roces y disputas, convergieron en la Espana franquista el nacionalismo regeneracionista, el de tradicion catolica y el fascista (Saz, 2003: 35-58; Gallego, 2014: 569-591). Fue significativa igualmente la adhesion del catalanismo conservador al >. Fracesc Cambo, por ejemplo, tildo la Guerra Civil de >, y personajes como Joan Estelrich, Fernando Valls Taberner, Josep Pla o Ignacio Agusti, entre otros, colaboraron en los servicios de propaganda del Gobierno instalado por Franco en Burgos (Fontana Tarrats, 1977: 175-244). Sin embargo, la concepcion nacionalista del nuevo Estado no admitio hechos diferenciales, ni pluralidades linguisticas en pie de igualdad, ni descentralizacion de los poderes estatales, ni concesiones de autogobierno. Y es que el desenlace de la Guerra Civil fue considerado por los vencedores no solo como la victoria del orden catolico-tradicional sobre los revolucionarios, sino de la unidad nacional frente a los separatismos. El regimen suprimio los estatutos de autonomia y rescato la fraseologia joseantoniana para definir a Espana como > y para advertir a los separatistas de estar cometiendo > imperdonable (Primo de Rivera, 1976, I: 480).

    Como reforzamiento del ingrediente nacionalista se apelo a la >, la reclamacion para Espana de > y, respecto de America Latina, >. La vocacion imperial del Estado franquista y su expansion mas alla de las fronteras y del oceano, entronco con la necesidad de estrechar lazos con determinados paises amigos, lo que disimulaba y sustituia la hostilidad de otros, cuyas estructuras politicas quedaban oficialmente condenadas. Ya antes de la Guerra Civil, Ramiro Ledesma habia propugnado, en este sentido, una alianza con la Alemania de Hitler, la recuperacion de Gibraltar, la unificacion de la Peninsula Iberica y la aproximacion al > (Ledesma Ramos, 1968: 65). Heredera de este planteamiento es la obra Reivindicaciones de Espana, redactada por Jose Maria de Areilza y Fernando Maria Castiella (1941), que atribuia la decadencia nacional al papel de Francia e Inglaterra, y reclamaba Gibraltar, Marruecos, Argelia, Africa occidental y territorios del Mar Rojo y de la Cochinchina.

    El > extendio igualmente sus miras hacia Latinoamerica, apelando al pasado, la lengua y la religion comunes. Bajo la idea de la Hispanidad y de la >, lo que no dejaba de ser nostalgia por el imperio perdido, Franco encuadraba a las naciones > (Franco Bahamonde, 1951: 260). La universalidad del castellano y de > tendria como especiales destinatarios a aquellos paises que, como la Argentina de Peron, habian > y apoyado mejor a la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA