La contribución de la Economía Política Internacional a la reflexión teórica de las Relaciones Internacionales

Autor:Caterina García Segura
Cargo:Profesora Titular de Relaciones Internacionales - Universitat Pompeu Fabra
Páginas:427-468

Page 427

Introducción

El presente1 trabajo pretende analizar la contribución de la Economía Política Internacional (en adelante EPI) a la reflexión teórica de la disciplina de las Relaciones Internacionales2 (en adelante RI). Aunque nos detendremos en ello más adelante, de entrada hay que señalar que la EPI es generalmente considerada como un área de estudio de las RI que estudia la sociedad internacional, en con-Page 428creto las estructuras de poder que la configuran, a partir del análisis de las interrelaciones que se operan entre Estados y mercados o, usando términos más amplios, entre actores políticos y fuerzas económicas. De manera simplificada podemos decir que la EPI pretende analizar las conexiones entre política y economía en las relaciones internacionales.

Desde estas páginas se defenderá la idea de que la EPI está desempeñando un papel dinamizador de la reflexión en el contexto de la efervescencia teórica provocada por las transformaciones del sistema internacional a partir del fin de la guerra fría. La EPI estaría alcanzando ahora, en los noventa, los que han sido sus objetivos desde su configuración como área de estudio de las RI: ampliar la agenda de estudio, superar la división artificial entre Economía y RI (o la más general entre Economía y Ciencia Política) e integrar el estudio de la política interna e internacional. De conseguir sus objetivos, la EPI dejaría de ser un área de estudio de las RI para ser simplemente la disciplina que estudia las relaciones internacionales, fuera cual fuera la denominación que prevaleciera.

Desde finales de los años ochenta, la EPI no sólo es más visible, lo que podría atribuirse a la gran proliferación de estudios realizados en este campo, sino que aparece más integrada en la producción teórica de las RI. En nuestra opinión, está cambiando el signo de la relación RI/EPI que había imperado desde los setenta en el sentido de que la EPI, que se había afianzado como área de estudio específica dentro de las RI pero que permanecía relativamente aislada de los trabajos teóricos de RI, se está convirtiendo en una perspectiva presente en las obras sobre la Teoría de las RI3 y en los trabajos de análisis de la sociedad internacional contemporánea. No obstante, actualmente es un proceso en curso, inacabado, en el que aún se detectan desajustes que hacen que no se pueda hablar de una verdadera integración y que justifica que todavía se hable de la EPI como área de estudio. Mientras que en los trabajos teóricos de RI la EPI ha encontrado un espacio cómodo, todavía debe consolidarlo en los trabajos de análisis de la realidad internacional. En este segundo campo, más que de integración debemos hablar de participación: participación que se traduce en la inclusión de un capítulo dedicado a la EPI en los trabajos de RI que puede guardar más o menos coherencia con el resto de la obra4.

Page 429

La mayor presencia de la EPI en la reflexión teórica de las RI está siendo posible gracias a una receptividad por parte de la disciplina que es un rasgo novedoso propio de los últimos años. La receptividad ha sustituido a la pasividad y al hermetismo anterior, en el marco del clima de apertura teórica que se da a partir del fin de la guerra fría. La confrontación de la disciplina con la nueva realidad internacional generó un proceso de replanteamiento de los fundamentos teóricos de la misma. Desde el fin del orden bipolar las RI han sido sometidas a examen a partir del cuestionamiento, no ya de su capacidad predictiva, sino de su capacidad explicativa ante el cambio acontecido. La disciplina se enfrenta al reto de explicar la naturaleza de las transformaciones de finales de los ochenta y el alcance de sus consecuencias sobre la sociedad internacional contemporánea. Con ello se resitúa en un primer plano la que sido una de las mayores disfunciones teóricas de la disciplina de las RI: la poca atención dedicada al cambio y la incapacidad explicativa que tradicionalmente ha demostrado ante él5. En este contexto de búsqueda urgente de explicaciones, la apertura a nuevas, o renovadas6, perspectivas ha facilitado que se pusiera de manifiesto la relevancia del enfoque de la EPI para la comprensión de algunosPage 430 de los problemas que han adquirido protagonismo en las relaciones internacionales de la posguerra fría7.

Como en los años setenta, momento del boom de la EPI como área de especialización, el resurgir de finales de los ochenta es un reflejo de los hechos8. Sin la crisis del sistema monetario internacional en los años setenta y sin el estallido del problema de la deuda en los ochenta no se entendería el porqué, el vigor y la dirección de las reflexiones teóricas de la EPI. Los hechos hacen que unas problemáticas cobren relevancia y que la de otras se desvanezca. En los ochenta empiezan a coincidir las problemáticas en alza en la disciplina de las RI con algunas de las que tradicionalmente habían sido tratadas más en profundidad por la EPI: la naturaleza política del proceso de globalización económica, las consecuencias de la globalización desigual, la estabilidad hegemónica, la erosión o transformación del papel del Estado en las relaciones internacionales, las dinámicas transnacionales, etcétera. De esta manera los caminos de las RI y la EPI que habían transcurrido paralelos empiezan a cruzarse.

Las aportaciones de la EPI a la reflexión teórica de las RI de la posguerra fría se desarrollan sobre los diversos niveles de conocimiento de la disciplina: ampliación de los programas de investigación (respecto a los tradicionales de las RI) y posicionamiento respecto a las cuestiones metateóricas (epistemológicas, metodológicas y ontológicas)9 debatidas actualmente. La EPI no había participado en los dos primeros debates de la disciplina10 puesto que no se había desarrollado como campo de estudio en los momentos en que éstos tenían lugar. PorPage 431 otra parte, aunque se puede sostener que inicia el llamado debate interparadigmático11, en el sentido que la EPI se articulará a partir de los primeros trabajos de los transnacionalistas, la propia naturaleza del tercer debate12 hizo que la EPI permaneciera en un discreto segundo plano y fuera desarrollando sus aportaciones desde un nivel distinto al nivel en que se desarrollaba la discusión central en la disciplina de las RI. Sin embargo las derivaciones de este debate en los últimos años le han permitido situarse en una posición nuclear13, han abierto unaPage 432 brecha por la que no sólo tiene cabida la renovada EPI liberal, que ha reorientado sus reflexiones al hilo de los acontecimientos, sino que la tienen aquellas aportaciones más innovadoras y más críticas con las distintas versiones/revisiones del realismo. Estas contribuciones son las que se agrupan en la llamada corriente crítica o heterodoxa de la EPI14, corriente que participa de lleno en las cuestiones debatidas actualmente en las RI y que se ha posicionado respecto a prácticamente todas ellas con la voluntad específica de renovar la disciplina, concediéndole una función emancipadora que no persiguen los enfoques tradicionales.

I La Economía Política Internacional y las Relaciones Internacionales: El carácter, el origen y la evolución de una relación
1. La Economía Política Internacional como área de estudio de las Relaciones Internacionales

La EPI es definida mayoritariamente como un área de estudio dentro de la disciplina de las RI. El hecho -sobre el que hay unanimidad entre los distintos autores que trabajan en este campo- de que no exista todavía una teoría general de la EPI15 explica que en ocasiones se discuta su naturaleza. Sin embargo, actualmente está plenamente aceptada su existencia como área de estudio16, esPage 433 decir, como un «conjunto de temas y problemas»17, una «serie de prácticas reconocidas», un «campo de investigación definido» o un «conjunto de cuestiones que se redefinen y reconceptualizan constantemente»18. También es cierta la afirmación complementaria de que existe más acuerdo sobre qué estudiar que acuerdo sobre cómo hacerlo19.

Para algunos autores la EPI es además una manera de pensar sobre el mundo, sobre la política y la economía mundial20, una alternativa a la disciplina en sí21, o una alternativa a la corriente dominante en la disciplina de las RI22. Otros autores se refieren a la EPI también como una manera diferente de enfocar la disciplina de las RI, pero ubican la diferencia en el nivel metodológico23. Y todavía podríamos distinguir otro grupo de autores que la consideran incluso como una disciplina aparte, distinta a las RI24.

La perspectiva adoptada en este trabajo es la de considerarla, en el estadio actual de su desarrollo, como un área de estudio dentro de las RI. Esta afirmación no impide que se contemple la posibilidad de que, superadas sus limitacio-Page 434nes presentes25, pueda ser el marco explicativo de las relaciones internacionales en una sociedad internacional globalizada.

Las razones que justifican la primera afirmación tienen que ver, por una parte, con los aspectos más formales vinculados a su origen y a su evolución académica y, por otra, con su contenido. En primer lugar, como veremos a continuación, la EPI surge desde el interior de la disciplina de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba